FmBolivia
Radio FmBolivia

Aprehenden a Max Mendoza, dirigente “universitario” allegado a Evo Morales

34

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

A días del congreso universitario que se realizará en Potosí, el actual presidente de la Confederación Universitaria de Bolivia (CUB), Max Fernando Mendoza Parra, quien fue denunciado por al menos nueve delitos, fue aprehendido ayer en Cochabamba, según informó el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, en sus redes sociales.


“Informamos al pueblo boliviano, que el exdirigente universitario, Max Mendoza, por determinación del Ministerio Público, fue aprehendido en #Cochabamba por los delitos de usurpación de funciones y conducta antieconómica (sic)”, escribió Del Castillo y acompañó la publicación con una fotografía del dirigente universitario junto a un efectivo policial.


Max Fernando Mendoza Parra, es estudiante de segundo semestre de la carrera de Agronomía y también de Derecho en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) de Cochabamba desde 1989. Cada gestión se matricula para mantener su estatus de “estudiante” y con ello seguir encaramado en las dirigencias estamentarias desde la Federación Universitaria Local (FUL) hasta el cargo de presidente de la CUB desde 2013.


Mendoza Parra, “estudiante” de 52 años, que ganaba un sueldo de Bs 21.870 como miembro del Presídium del Consejo Nacional Universitario, y cuya papeleta de pago es solventada desde el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB).


El sujeto, que se ha visto confrontado con periodistas que se contactaron con él, luego de los sucesos luctuosos ocurridos en la Universidad Autónoma Tomás Frías (UATF) de Potosí, rechazó responder cualquier pregunta “personal” y se amparó en su calidad de dirigente para exigir “respeto” en declaraciones a radio Compañera de La Paz y el programa Fama Poder y Ganas de Santa Cruz.


El deceso de cuatro estudiantes universitarias en Potosí, el 9 de mayo, provocado por una avalancha humana, trajo a la memoria otro hecho de luto que ocurrió en la Universidad Pública de El Alto (UPEA) el 2 de marzo del año pasado, cuando ocho estudiantes cayeron del cuarto piso de una de las facultades tras romperse las barandas de seguridad por la aglomeración de personas. En ambos casos el origen de la tragedia se dio en las convocatorias para la elección de nuevos representantes estudiantiles.


Las pugnas de poder y la angurria por captar espacios en los centros de estudiantes o la FUL de las universidades estatales tiene que ver con el manejo de fondos que destina la “autonomía universitaria” a esos estamentos. Millones en moneda boliviana se mueven cada año en becas y las representaciones logran remuneraciones por “gastos de representación”. A aquello se suma la nula reglamentación para el ejercicio de las dirigencias, pues una vez adentro, los “estudiantes” se pueden convertir en “ejecutivos vitalicios” de sus carreras.

ALLEGADO A MORALES
Max Mendoza cobró notoriedad en 2018, cuando se encargó de presidir la representación estudiantil en el XIII Congreso Nacional de Universidades de Potosí que se suspendió por la muerte del estudiante de la UPEA, Jonathan Quispe, asesinado por impacto de proyectil en las movilizaciones de El Alto en mayo de ese año.


Según los registros universitarios, a partir de esa fecha Mendoza goza del salario mensual de más de Bs 21 mil, por ser miembro del presídium de la CUB, pese a que su mandato como presidente de esa instancia, originada en 2013, debía concluir en 2020. La justificación fue que la pandemia impidió la elección de un nuevo “ejecutivo”.


Desde su cargo, Mendoza ostentó poder, pues se relacionó directamente con el Movimiento al Socialismo (MAS), cuyo registro como militante figura además en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), para ser miembro de las comisiones de evaluación a los postulantes a las elecciones judiciales y a la designación del Fiscal General del Estado.


Sin embargo, el hecho que lo relaciona directamente con el expresidente Evo Morales en un plano personal se dio en 2020, cuando el periodista español Alejandro Entrambasaguas reveló que Mendoza se comunicó con Noemí M., la entonces pareja del jefe cocalero que estaba en Argentina tras su renuncia en noviembre de 2019 y un breve paso por México.


El 9 de abril de 2020 el “estudiante” universitario escribió a la joven: “Buenas noches, compañera. Mi nombre es Max Mendoza. Soy presidente de la CUB. Quiero hablar con el jefe”.


El periodista de OK Diario dejó entrever que Mendoza conocía la relación sentimental de Morales con la joven, cuya condición de edad se encontraba en investigación bajo la sospecha de pedofilia del jefe masista. Asimismo, se confirmaba que el dirigente quería coordinar acciones con el expresidente, que se encontraba asilado en una mansión de una zona residencial de Buenos Aires.


“Buenas noches, compañero. Discúlpame, ya no estoy en Buenos Aires. Comunícate con su secretaria Lourdes”, respondió Meneses cuatro días después y Mendoza de inmediato concluyó la comunicación con un “mil gracias”.


En otras oportunidades y grabaciones se escucha a Mendoza como un operador de Morales. Incluso el presidente de la CUB señaló que tuvo reuniones con el líder masista unas 50 o 60 veces.
“Yo he tenido unas 50 o 60 reuniones con el entonces presidente Evo Morales y también con él hemos generado una amistad”, confirmó Mendoza en días anteriores.
MÁS DE UN MILLÓN
DE BOLIVIANOS
Max Mendoza recibió más de un millón de bolivianos y otros Bs 87.480 en aguinaldos durante todos estos años al frente de la CUB, informó el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Óscar Heredia, en entrevista con el portal Urgente.bo.


“Se va a establecer responsabilidades y si se ha vulnerado la norma, por lógica deducción, tiene que devolver el dinero, eso es una responsabilidad civil. Es mejor que lo haga, porque al final las leyes emitidas por el anterior Gobierno, hace responsables de la deuda que hace daño al Estado. Cualquier daño económico al Estado, si está demostrado y ha vulnerado la norma, tiene que devolver”, declaró.
Heredia aclaró además que la designación de Mendoza en ese cargo la realizó el rector de la UATF, Justo Roberto Bohórquez, la misma autoridad con la que el “estudiante” coordinó el fallido Congreso de Universidades de 2018.


Mendoza, sin embargo, solo tiene declarado un patrimonio de Bs 274.351 como rentas pasivas en la Contraloría General del Estado.


El secretario ejecutivo de la Confederación Universitaria de Docentes (CUD) del CEUB, Carlos Salinas, en entrevista con un medio escrito de La Paz, aclaró que el cargo de miembro de presídium no existe para fines salariales, pero mediante una resolución administrativa se le dio el cargo de secretario nacional a.i. de la CEUB con la instrucción de pagos desde el primer día hábil de 2019.


Salinas también confirmó que Mendoza recibe pagos por los viajes realizados a Cuba y Venezuela, además de denunciar que desde aquel cargo, el “estudiante” logra hacer contratar o destituir a cualquier trabajador universitario.

DENUNCIA
El pasado viernes, el abogado y docente universitario, Wilfredo Chávez, presentó una denuncia formal contra Mendoza, a la misma se sumaron políticos de oposición y oficialismo, un estudiante, además de la UMSA.


“Esperé la anunciada convocatoria que hizo el rector para que analicemos la posibilidad de la denuncia contra Max Mendoza, puesto que su actitud mancha a la Universidad Pública de Bolivia. Como no me convocó he interpuesto la denuncia, espero que la Fiscalía de curso y luego se adhiera la UMSA a través del Rector”, dijo Chávez a EL DIARIO después de presentar la denuncia.


El fiscal departamental de La Paz, William Alave, manifestó el viernes que las denuncias contra Mendoza llegaron a seis y que los tipos penales van desde peculado, uso indebido de influencias, beneficios en el cargo, usurpación de funciones, contratos lesivos al Estado, contribuciones y ventajas ilegítimas del servidor público y uso indebido de bienes y servicios públicos. Asimismo dijo que se solicitó una alerta migratoria para asegurar su presencia en el proceso.


Chávez adelantó que ampliará la denuncia contra otros que actuaron junto con Mendoza. “Obviamente él no podía cobrar los sueldos sin una autorización del exrector de Potosí y el expresidente de la CUD. Ellos deberán explicar porque autorizaron algo tan ilegal”, afirmó.


Ante las denuncias, el pasado jueves, Mendoza convocó junto a sus allegados a no asistir al congreso, donde entre otras cosas se decidirá su futuro, alegando que no había seguridad para los asistentes.
Al respecto, Salinas dijo que el congreso universitario se realizará con la presencia o no de Mendoza.

“Nosotros hemos sostenido una reunión con todos los rectores y todos han garantizado la presencia de sus delegaciones, el hecho de que no asista una FUL, la CUD o la CUB, a través de su representante Max Mendoza, no incide en nada para que no se realice el congreso, las delegaciones son por universidades, donde hay docentes de base al igual que los estudiantes”, declaró a radio Compañera. (EL DIARIO y Visor21)

Fuente: El Diario

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas