Mensaje de Jeanine Añez: La responsabilidad que nos correspondía ya la hemos cumplido

32

En un mensaje al país de 34 minutos, la presidenta Jeanine Añez hizo un recuento de los “innumerables” casos de presunta corrupción cometidos por la gestión del expresidente Evo Morales y dijo que todo lo que correspondía a su gobierno respecto a la convocatoria a las elecciones ha sido cumplido.

“Decimos con orgullo que toda la responsabilidad que nos correspondía ya la hemos cumplido”, dijo la mandataria en medio de fuertes presiones de su partido para que postule a la Presidencia en las elecciones de mayo próximo.

Señaló, asimismo, que su gobierno se propuso tres objetivos para unir al país: La pacificación, las medidas orientadas hacia la transición democrática y la gestión eficiente y honesta del aparato estatal. Hizo un recuento de cada uno de esos ejes recibiendo el aplauso de los presentes en el Palacio Quemado.

“Hemos encontrado el país en un estado francamente complejo y difícil”, dijo para enumerar los problemas económicos heredados por Morales y “los centenares de casos de corrupción” de la pasada administración.

Dijo que “nos mintieron” sobre las reservas de gas y que dejaron seis años continuos de déficit fiscal y cinco años de déficit comercial.

“Bolivia tuvo cinco veces más ingresos, pero no tenemos cinco veces mejor salud, educación ni mejores empleos”, señaló.

Asimismo, denunció una confiscación de casi el 90% de los recursos del IDH de las regiones que, según dijo, fueron usados para el despilfarro del MAS.

Sobre los actos de corrupción mencionó que hubo “un abuso de los recursos a favor de un partido político” e incluso para partidos extranjeros, en alusión a Podemos, de España.

Puso el ejemplo de un senador, del que no dio su nombre, que inventó el nombre de un pueblo para asignarle obras y recursos del Fondo Indígena.

Aseguró que la planta de úrea, que debió estar enclavada en Puerto Suárez, terminó, por motivos políticos, en Bulo Bulo provocando un millonario daño al Estado.

Sobre Entel denunció que se convirtió “en la caja chica del MAS” provocando una pérdida de 1.700 millones de bolivianos.

El programa de los médicos cubanos también fue duramente criticado. Añez señaló que solo un tercio eran médicos y que sólo recibían el 30% de la asignación económica que Bolivia entregaba para ellos.

“No me tiembla la mano ni me temblará la mano en proteger los recursos de aquellos que buscan utilizarlos para su enriquecimiento personal o para promover sus agendas políticas”, dijo.

Hizo un repaso también por el fraude electoral cometido en las elecciones del 20 de octubre, del que acusó directamente a Evo Morales.

Sin embargo, Morales insiste que no hubo fraude electoral y que fue víctima de un golpe de Estado. Eso, pese a los informes de la OEA y de la Unión Europea que constataron el dolo electoral.

Por eso, Añez aseguró que su administración se enfocó en un proceso electoral que será el más observado y abierto de la historia de Bolivia.

Hizo un repaso también por los logros de su gestión, entre los que señaló todo el andamiaje legal y económico para garantizar las elecciones, el incremento del presupuesto de salud, la reducción del precio de la electricidad, la reestructuración de las relaciones internacionales y las tareas antidrogas.

En ese tema, señaló que ha instruido “una política de mano dura contra el narcotráfico y el narcoterrorismo”, destacando el hallazgo de fábricas de cocaína y la extradición de dos narcos. “La industria que más había crecido en estos años es la industria de la cocaína”, afirmó.

Expresó que Bolivia saldrá adelante porque el año pasado fue “capaz de derrotar al fraude electoral y a un gobierno autoritario que pretendía quedarse eternamente en el poder”.

Señaló también que el país fue capaz de derrotar la violencia e implantar la paz. “Nuestro norte ha sido derrotar a la violencia sin usar violencia”, afirmó, aunque tuvo que usar la fuerza para imponer el orden en Sacaba y Senkata de El Alto, operativos que dejaron un saldo de 19 muertos. La crisis, en total, se saldó con 35 muertos, aunque al menos tres de ellos, murieron durante el gobierno de Morales.

Pagina Siete.