“El 3 de mayo se juega el periodo de transición”

17

Gisela Rubach, estratega en comunicación política, considera que en las elecciones del 3 de mayo se juega el periodo de transición.

Rubach, oriunda de México, es una de las expositoras del foro Bolivia 2020, crisis, transición y nuevo ciclo, que se llevará adelante el 24 y 25 de enero en Santa Cruz, en Utepsa.

Después del 20-O, ¿cuál es el escenario en el que prevé que competirán las campañas?

Hay que entender que el MAS tiene un voto duro. Yo diría no el 47% que tuvo Evo el 20 de octubre, pero probablemente andará entre un 25%, 28%, 30%. Esa es su base. Independientemente de que ya fueron nominados sus dos candidatos y su fórmula, hay un masismo todavía duro en varias regiones. Y el reto es ¿cómo se va a dividir el 70% restante?

A diferencia de la elección del 20 de octubre, cuando había un objetivo de sacar a Evo -ese objetivo ahora no da-, todo parece indicar que habrá varios candidatos en esta búsqueda de tener varias opciones y que no un solo candidato, nuevo caudillo, tenga el control como lo tuvieron en Bolivia en 14 años.

¿Qué se juega el 3 de mayo?

Se juega el periodo de transición de los próximos cinco años, de dejar las bases de la nueva visión y proyecto de Bolivia país, donde seguramente en esta transición se retomará las cosas buenas que hizo Evo. Veremos seguramente en las propuestas de los candidatos cosas nuevas. Yo creo que el gran tema será el de la no reelección.

El MAS, sin Evo y con Arce ¿tiene oportunidad de ganar?

Dependerá de qué hagan los cinco o seis candidatos que habrá en la oposición. No creo que gane la elección en la primera vuelta. Sí le va a permitir si no se activan todos los otros partidos que no son del MAS, porque el MAS con su 25,30% va a tener un peso en el nuevo congreso. Donde sí no veo nuevamente es si hay segunda vuelta, la posibilidad de que el MAS gane.

¿De qué dependerá que Mesa o los cívicos puedan superar el uno al otro?

Van a competir y va a depender de qué suceda en el escenario. El tema de los candidatos todavía no está definido. Falta un candidato por definir, si va a entrar a la competencia o no, que es Samuel Doria Medina. Ayer tuvieron una reunión de partido, donde acordaron que participarán como partido. Hay una incógnita también: si la Presidenta irá de candidata o no.

Veremos también qué harán los jóvenes. Si van a seguir encantados después de todo ese movimiento de las pititas y demás con Camacho o voltearán a ver otras opciones.

Todavía la moneda está en el aire, la historia no se ha escrito y 90 días es una campaña muy larga, donde ganará el que tenga la oferta que la gente quiere y que cometa los menores errores en la campaña.

Pagina Siete.