Cada tres horas una mujer es asesinada

El estudio acerca del impacto e indicadores de feminicidio en América Latina, efectuado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la Cepal, revela que cada tres horas muere una mujer por hechos de violencia de género y violencia íntima.

El feminicidio, entendido como la expresión de la violencia extrema contra las mujeres, cobró la vida de al menos 2.795 mujeres durante la gestión 2017 en la región.

Es estudio realizado por el Cedla, con relación a Bolivia, señala que este fenómeno tiende a incrementar, el 2017 el registro fue de 10,2 muertes de mujeres, el 2016 el ponderado fue 5.8, en Honduras, uno de los más altos, “en Bolivia y República Dominicana también se observaron altas tasas para el año 2017, iguales o superiores a 2 casos por cada 100.000 mujeres”, señala el informe.

Este mismo estudio revela que del total de homicidios registrados, entre 2016 – 2017, en siete países de la región el 59 % son feminicidios, mientras que en 10 países 57.6 son feminicidios íntimos.

La gravedad y la tendencia al aumento de este fenómeno, 18 países latinoamericanos se vieron en la obligación de modificar sus leyes para sancionar el feminicidio. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible para los países de Latino América han definido metas e indicadores para la igualdad de género y la construcción de sociedades pacíficas e inclusivas.

La medición de los feminicidios es particularmente importante para dar respuestas a la necesidad de eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación, asimismo propone reducir significativamente las tasas de mortalidad en todo el mundo, por cualquiera de los motivos.

En el marco de la Conferencia Estadística de las Américas, el indicador de feminicidio ha sido incorporado en el conjunto de indicadores priorizados por el Grupo de Coordinación Estadística para la Agenda 2030, lo que reclama a los países a mejorar los registros administrativos y su indicador nacional.

En el caso de Bolivia, registros de la Fiscalía General del Estado (FGE), dan cuenta que entre enero y agosto de este 2018 se registraron 76 feminicidios, siendo los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba los de mayor incidencia, a esa fecha 17 y 16 respectiva mente.

Los desafíos planteados por la Cepal, para reducir los indicadores de violencia y femicidios identificó al menos cuatro aspectos.

Comprender que todas las formas de violencias que afectan a las mujeres están determinadas, más allá de su condición sexual y de género, por diferencias económicas, etarias, raciales, culturales, de religión, y de otros tipos. Esto permitiría avanzar en políticas públicas para su erradicación que consideren la diversidad de las mujeres y las variadas características en que se expresa la violencia contra ellas.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más