Gobierno aprueba “plan desbloqueo” con tractores y el diálogo por el censo está congelado

El Gobierno y el Movimiento Al Socialismo (MAS) ratificaron el “plan de desbloqueo” que se activará este sábado, mientras las posibilidades de diálogo para evitar el paro por el censo están congeladas a horas del “cabildo del pueblo” que congregará a las bases del partido azul.

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, se reunió a primera hora este viernes con legisladores y concejales de Santa Cruz para aprobar el operativo que contará con el apoyo de maquinaria, además de personal de entidades públicas.

“Los hermanos senadores, diputados y concejales me han visitado para decirme que pueda colaborar a los vecinos de los barrios de Santa Cruz para que se haga la liberación de algunas rutas importantes para que se pueda circular de manera normal”, afirmó Montaño tras la reunión, que tuvo lugar en la sede de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).

Como lo hizo en otras ocasiones, Montaño cuestionó a las instituciones cruceñas que se movilizan para exigir el censo en 2023, para que sus resultados permitan ajustar la cartografía electoral y la distribución de recursos antes de las elecciones nacionales de 2025.

Por su lado la dirección nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS) planteó el traslado a Santa Cruz de más de 2.000 “delegados” de los diferentes departamentos para conformar “grupos de negociación pacífica” para que “eliminen los bloqueos en el inicio del paro”.

El documento llama a la conformación de esos colectivos, que comenzarán a operar desde las 05:00 del sábado, en inmediaciones de las avenidas Roca y Coronado, en el cuarto anillo de la capital cruceña, pero Montaño anticipó acciones desde las cero horas.

El planteamiento fue confirmado a EL DEBER por el vicepresidente del MAS, Gerardo García. Dijo que por la “gran preocupación” que tienen, porque “nadie quiere que se perjudique Santa Cruz” y que “no hay necesidad de hacer paro» para «perjudicar y maltratar a la gente”, es que “sugirieron” el traslado de “pacificadores” de todos los departamentos para que “eliminen los bloqueos”.

De hecho, decenas de esos “delegados” comenzaron a llegar desde las primeras horas de este viernes a la capital cruceña. EL DEBER consultó a varias operadoras de transporte interdepartamental en Cochabamba. “No hay pasajes”, esa fue la respuesta.

La aerolínea estatal BoA también tiene todos los pasajes vendidos “desde el jueves por la noche”. Funcionarios de varias entidades intentaron comprar boletos en La Paz, pero este viernes “ya no había disponibilidad”.

El jueves por la tarde, llegaron a esta redacción denuncias de varios funcionarios públicos que reclamaron por la obligatoriedad del viaje a Santa Cruz para participar del Cabildo del pueblo. Muchos de ellos informaron que sacaron días “a cuenta de vacación” para asistir. En otras dependencias y ministerios hubo “aportes voluntarios” para las personas seleccionadas.

“Esta movilización se hace con delegados políticos del MAS que hay en cada ministerio o gobernación y es normal en tiempos de campaña electoral. Muchas veces, hemos ido bajo esta modalidad a concentraciones, especialmente en el Trópico de Cochabamba”, explicó un funcionario que pidió el anonimato.

Diálogo

El segundo vicepresidente del Comité Cívico, Stello Cochamanidis, indicó más temprano que el diálogo seguía “congelado”, precisamente por las declaraciones de Montaño que no aportan al acercamiento.

“Pedimos que no caigamos en las provocaciones. Los vecinos de Santa Cruz harán una protesta pacífica y ciudadana, hasta que el Gobierno nos escuche. Este pedido no es un capricho de dos o tres personas es un pedido que favorece a toda Bolivia”, indicó.

En ese marco, dirigentes cívicos esperan que las personas que participen de la asamblea del oficialismo concluyan el evento de manera pacífica. Negó que exista una movilización para evitar esta concentración a la que calificó de “política”.

El concejal José Quiroz (MAS) explicó, por su lado, que el cabildo de esta noche “no será político” y reclamó el derecho para que la voz “de todos los sectores de Santa Cruz y de las provincias se escuche en ese evento”.

La Central Obrera Departamental (COD), la Federación de Campesinos de Santa Cruz, la Confederación de Mujeres Bartolina Sisa y la facción oficialista de la Confederación de Indígenas de Bolivia (Cidob) inscribieron el evento como el “Cabildo en defensa de la democracia y la economía” ante el Tribunal Electoral que observará el evento.

Las cuatro organizaciones son parte del Pacto se Unidad, el conglomerado social del MAS que sostiene al Gobierno. Quiroz dijo “ninguna autoridad política participará» en la testera.

El plan del Instituto Nacional de Estadística (INE) prevé realizar el censo en 2024 y entregar los primeros resultados de población a partir de 2025, dos meses antes de los comicios nacionales. El resto de los datos, entre ellos los que tienen que ver con las universidades públicas, se presentarán hasta finales de 2026.

El cabildo organizado por las organizaciones del MAS no prevé pronunciarse sobre el censo, pero reclamará a los cívicos por dañar la economía “de las familias bolivianas”. Las organizaciones prevén otorgar plazo “para que se levante el paro”.

El jefe del MAS, Evo Morales, desde su cuenta en Twitter dijo que “debe imponerse un diálogo de buena fe”. Lo escribió a pesar de la decisión del Pacto de Unidad que este lunes celebrará una reunión en Santa Cruz “para abogar por la paz”.
El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más