FmBolivia
Radio FmBolivia

Paceños madrugan y votan con “conciencia” en las urnas

7

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

“He venido temprano porque no quiero quedar fuera. Quiero que mi voto cuente”, dijo ayer contundente Ramiro, mientras ingresaba al colegio Franz Tamayo de la zona de Villa Victoria. Llegó a su mesa a las 8:15 y estaba en el puesto número seis de la fila.

El vecino aseguró que este año decidió “madrugar” porque en anteriores elecciones asistía a sufragar después del mediodía. “Quiero participar sin ningún problema y elegir a las nuevas autoridades nacionales”, dijo.

Al igual que Roberto, cientos de paceños acudieron a las urnas desde muy temprano. Página Siete recorrió la ciudad y visitó seis unidades educativas de las laderas, el Centro, Sopocachi y Miraflores. Desde las 8:30, este medio ya observó la gran afluencia de gente.

“Ya vinieron a votar más de 50 personas y recién pasó media hora del inicio de la jornada electoral”, dijo el presidente de la mesa uno del colegio Ayacucho.

Pese a madrugar y asistir a los recintos, los electores pasaron por momentos incómodos porque no encontraron sus mesas y denunciaron falta de información.

“Cómo es posible que no se coloquen los letreros en la puerta para indicar por abecedario la ubicación de las mesas electorales”, comentó Juliana, en el recinto del colegio Franz Tamayo.

A su lado, Lupe Ríos, también se quejó. “En vano uno viene tan temprano, no hay letreros, no hay nada y ahora debo hacer fila para que me indiquen dónde está mi mesa”, dijo la mujer, quien hacía fila en un punto del Servicio de Registro Cívico (Serecí), donde dos jóvenes ayudaban a las personas a buscar sus puntos de sufragio, previa presentación del carnet de identidad.
Un adulto mayor pide ayuda de la Policía, ayer en el colegio Hugo Dávila.

Un panorama similar se observó en varios recintos. En el colegio Holanda se publicó una lista en la pared, pero muchas personas no encontraban sus nombres. “Mami, creo que esta lista no es de El Tejar, sino de Chamoco Chico”, gritaba una niña de 10 años, quien subió a las graderías, para revisar las minúsculas listas.

Como la pequeña, decenas de personas debían subir las gradas para averiguar la ubicación de su mesa de sufragio. “Hay mucha desinformación. Cómo pudieron colocar las listas ahí arriba. No podemos subir, las gradas son muy altas”, dijo Elvira.

César Loayza aprovechó la jornada y ofrecía la opción de averiguar los lugares de votación a través de un celular a cambio de un boliviano. “Ayer realicé un recorrido por el recinto, por eso, puedo decirle a una persona en qué mesa vota y dónde se encuentra esa urna”, dijo.

El notario electoral, Jhimy Zavaleta, contó que ante el instructivo que prohíbe el uso de celulares por parte de los votantes, se armaron mesas especiales dentro de las aulas. “Hay un vocal en cada mesa que está vigilando. Si la persona saca foto a su papeleta, anulan su voto”, explicó.

En el resto de las mesas de los diferentes recintos, los jurados apelaron “a la conciencia de la gente” el uso del celular. El presidente de una mesa del colegio Hugo Dávila explicó “no se puede requisar a la gente, pero el uso de este dispositivo depende de su conciencia”.

En las mesas donde se emitían certificados de impedimento, se observaron largas filas. Los pacientes del complejo hospitalario de Miraflores llegaron a ese recinto para buscar el documento.
La gente acudió desde muy temprano para emitir su voto.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

Adultos mayores, los más cumplidos

“Desde ayer (sábado), he pedido y exigido a la educadora que me lleve a votar. Por eso, esta mañana (ayer) me levanté a las 6:00”, dijo emocionada Sonia Elizabeth, de 80 años e interna del Hogar María Esther Quevedo.

La educadora del centro contó que llevó a tres adultos mayores al colegio Ayacucho. “Estaban desesperados de ejercer su voto”, dijo la profesional, mientras retornaba al hogar con los tres abuelitos.

Contó que 10 internos salieron del hogar para sufragar. “Aunque saben que no es necesario que vayan a votar, ellos quieren hacerlo y no podemos negarnos a su pedido. Es su voluntad”.

Los otros adultos mayores fueron a sufragar al colegio Villamil y al Liceo Técnico de La Paz.

Sabino, otro interno del hogar, contó orgulloso que se puso su mejor saco para participar de la “fiesta electoral”. “Temprano me he levantado y ahora ya cumplí con mi patria”, dijo.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas