Luis Arce niega que haya «represión» contra los medios de comunicación

El presidente Luis Arce afirmó que en Bolivia no existe ninguna «represión» contra los medios de comunicación del país y aseveró que hay una plena libertad de expresión.

Sin embargo, varios medios de comunicación denunciaron acciones de presión. Los Tiempos informó en su momento que sufre presión y asfixia política.

El mandatario dio una entrevista a la cadena rusa RT, en la que habló de diversos temas.

«En nuestro actual gobierno no hay ninguna represión a ningún medio de comunicación. Nosotros creemos que la libre expresión forma parte de los principios de la democracia. Nosotros vemos en los medios de comunicación inclusive posiciones políticas, en varios medios bolivianos, pero eso no nos amedrenta», dijo.

Declaró que los medios perdieron credibilidad y que, en las elecciones de 2020, en las que ganó con más de 55 por ciento de los votos, hubo mucha desinformación.

«Por ejemplo, hubo medios que decían que nos iban a ganar, decían que llegaríamos a un empate y que habría segunda vuelta, trataban de desinformar para llegar a ciertos objetivos que buscaban. El pueblo demostró que los medios tradicionales, la televisión, la prensa escrita, no funcionan en nuestro país cuando se trata de direccionar la mentalidad de los bolivianos y el resultado de las elecciones ha sido la mejor muestra, la mejor encuesta, que han perdido bastante credibilidad nuestros medios de comunicación, lamentablemente», precisó.

También habló de la relación de Bolivia con Estados Unidos, señalando que la misma está estancada y sin embajadores, pero que se puede hablar de comercio y otras áreas.

«Con Estados Unidos continuamos sin tener embajadores. Es un país con el que podemos conversar temas comerciales y otros, pero definitivamente no tenemos embajadores, y creo que las relaciones como están, así se van a mantener, no pensamos que haya mayores progresos en nuestras relaciones, por esos antecedentes históricos que tenemos», explicó.

En 2008, el entonces presidente Evo Morales expulsó al embajador de EEUU en Bolivia, Philip Goldberg, y el país del norte respondió con la misma moneda.

Arce se encuentra en EEUU, donde participó de la Asamblea de la ONU.

«Es una visita muy corta, porque tenemos una ausencia de las dos máximas autoridades en nuestro país, así que tenemos que volver rápido», apuntó.

Aprovechó el espacio para nuevamente criticar la gestión de Almagro al mando de la OEA y abogó por la reformulación o cierre de ese organismo regional, debido a que no cumple con la misión que se le designó.

«Hay que cambiar al señor Almagro, eso está claro, lo han pedido varios países, no sólo Bolivia. Hay que discutir si la OEA en este marco, en el que hay injerencia en las decisiones democráticas y procesos electorales de los países, cuál es el papel que debe cumplir, o su reformulación o su eliminación, no cumple adecuadamente lo que se ha designado inicialmente como su misión», dijo.

Fuente: Los Tiempos

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más