Tasa de interés pasiva muestra ligero aumento

9

La tasa de interés pasiva en caja de ahorro, en el sistema financiero, sube ligeramente en un contexto, en el que las alarmas por liquidez se activaron al registrar menor brecha entre créditos y depósitos. Los datos del Banco Central de Bolivia (BCB) muestran un promedio de 1,48 por ciento hasta el 13 de septiembre.

La información del BCB señala que el promedio de la tasa de interés pasiva en los bancos múltiples está en 1,5 por ciento; mientras que en los micros el porcentaje alcanza a 1,4 por ciento; en banca PyME la cifra es de 1,2 por ciento; en vivienda 2,7 por ciento; y en cooperativas es 1,4 por ciento.

Se observa un poco de incremento, ya que hace unos meses atrás el interés en caja de ahorros casi llegaba a cero, debido a la liquidez que se presentaba en el mercado nacional.

El informe macroeconómico de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) muestra cómo se va reduciendo la brecha entre depósitos y cartera, al indicar que antes alcanzaba a más de más de 100 millones de dólares, pero los últimos datos muestran los primeros perdieron terreno.

“Después de 13 años y 7 meses, a julio de 2019 la cartera de créditos en el sistema financiero superó a los depósitos en 88 millones de dólares”, señala el documento.

A julio de 2019, la cartera de créditos registró un valor de 26.273 millones de dólares y los depósitos a 26.186 millones. A fines de 2005, los créditos superaron a los depósitos en 161 millones de dólares.

En una entrevista con este medio de comunicación, hace unas semanas atrás, el analista económico José Gabriel Espinoza dijo que ese indicador de menor brecha entre depósitos y cartera, a la larga puede representar un problema.

Advirtió que no será sostenible y en algún momento enfrentarán con problemas de liquidez, aunque la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) asegura todo lo contrario.

A principios del presente mes, el Banco Central aprobó la Resolución 115/2019, que señala que el Comité propuso al Directorio del BCB la modificación de los niveles de efectivo en bóveda del BCB, establecidos en el “Protocolo frente a posibles corridas bancarias”.

Al respecto, los entendidos en la materia sostienen que la medida del ente emisor solo busca garantizar la liquidez, en especial en época electoral, y más cuando hay incertidumbre en los resultados.

SIN PROBLEMAS

Mientras tanto, un boletín de prensa de la ASFI asevera que las entidades financieras no presentan problemas de liquidez y que el mayor crecimiento de la cartera con relación a los depósitos denota la dinámica de la economía nacional.

El dato presentado sobre el total de la cartera de créditos del sistema financiero del país incluye a entidades que en la actualidad no captan recursos del público y que utilizan fuentes de financiamiento alternas a los depósitos para canalizar recursos al crédito, como es el caso de las Instituciones Financieras de Desarrollo (IFD) y el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), que suman una cartera total de $us 984 MM, haciendo que la brecha entre depósitos y créditos colocados sea mayor ($us 795 MM).

ASFI precisó que varias entidades financieras, por la naturaleza de su negocio, casi en todo momento han realizado operaciones con brechas negativas entre los depósitos y la cartera, como son algunos bancos especializados en microfinanzas, cooperativas de ahorro y crédito abiertas y entidades financieras de vivienda.

Por otra parte, en relación a apreciaciones respecto a que existiría una supuesta falta de liquidez, la entidad reguladora señaló que los indicadores muestran una situación distinta, destacando que, al 31 de agosto de 2019, el nivel de activos líquidos del sistema financiero alcanzó los $us 7.458 MM, experimentando un incremento de 1,2 por ciento con relación a julio de 2019. Con estos recursos, el 56 por ciento de los depósitos de corto plazo están cubiertos, aspecto que denota la fortaleza del sistema financiero para cumplir con sus obligaciones inmediatas.

El Diario