Muñoz reveló que el capitán Aparicio fue quien hizo las gestiones para que Nállar se entregue

El mayor Álvaro Julio Muñoz Mejía, exjefe del Grupo de Inteligencia y Operaciones Especiales (GIOE) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), declaró sobre los operativos posteriores al asesinato de tres policías en el municipio de Porongo. Hizo revelaciones, como que tuvo un informante “Martín”, que le dio la información para el encuentro y posterior aprehensión de Misael Nallar, principal acusado por este hecho.

El policía, ahora acusado por el crimen y libre con medidas sustitutivas, relató cómo llegó a Nallar, que tenía informados a los altos jefes policiales y dijo que teme por su vida.

EL DEBER accedió al texto de sus declaraciones ante la comisión fiscal y agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), judicializadas como anticipo de prueba en cámara gesell. Entonces reveló que su camarada Rubén Aparicio tenía la información sobre el paradero del presunto asesino y la pesquisa interpreta que era el informante, cuyo seudónimo es Martín, quien logró la entrega. Incluso Muñoz, deduce que Aparicio puede tener relación familiar con Nallar, para haber logrado que se someta a la justicia de manera voluntaria.

“Sobre mi guía informante Rubén Aparicio y de toda mi actuación yo comuniqué todo a mis superiores. Personalmente, al comandante Johnny Aguilera; al coronel José Illanes, director nacional de la Felcn; y, por teléfono, al coronel Erick Holguín y al coronel Miguel Ángel Burgoa. Indiqué que había un oficial que sabía dónde se encontraba este señor y que se iba a generar un operativo para capturarlo”, dice en la declaración.

Muñoz pidió garantías, dice que teme por su vida y la de su familia; defendió el galardón de excelencia que le entregaron el ministro Eduardo Del Castillo y el excomandante policial Johnny Aguilera “porque su actuación fue idónea”.
Lo que sorprendió a los fiscales, a investigadores fue que, tras su declaración en la cámara gesell, sacó su celular, llamó al ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, al entonces comandante general Johhny Aguilera, a otros altos jefes policiales. Les dijo: “Si me mandan a la cárcel verán, contaré todo, tienen que hacer algo, porque si piso la cárcel me van a conocer”. La acción dejó perplejos a sus camaradas y fiscales, de acuerdo con fuentes reservadas para este reportaje.

El día del triple asesinato
Muñoz respondió de esta manera a las preguntas de los investigadores y fiscales en la cámara Gessel.
En horas de la tarde del 21 de junio de 2022, ¿nos puede decir qué hizo su persona?

“En la tarde fui a almorzar con un camarada a las 12:30 al local Los Cambitas en la Doble Vía a La Guardia. Retorné a las 2:30 y me quedé ahí hasta que recibí la llamada del director departamental de la Felcn, mi coronel Portanda. Me indicó a las 18:30 que todo el personal dependiente de mi persona, tenía que salir al ‘plan Z’, que había dispuesto el Comando Departamental de la Policía. Me comuniqué con mi personal de operativos, el capitán Soliz, y me recogieron de mi domicilio a las 20:00 horas”.

Dijo que trabaja 15 años en la Policía, no tiene antecedentes y que el 21 de junio era jefe del Gioe. Su función era realizar trabajos antinarcóticos dentro y fuera de Santa Cruz. En sus entrevistas y declaraciones de prensa escrita, televisiva y redes sociales, usted afirmó haber aprehendido al señor Misael Nallar? “Si, yo lo detuve, yo en ese momento conocía, tenía conocimiento de que había una orden de aprehensión del miércoles 22. Yo estaba en el operativo de entrega del señor Nallar, obviamente yo no contaba con la orden de aprehensión que contaba el señor Nallar en físico. Es por eso que yo lo trasladé a la Felcc, posteriormente al DACI, entregándolo al mayor Pérez. No es la primera vez que hacemos estos trabajos y lo coordinamos con los grupos, y cabe señalar que ni el Mayor Pérez tenía la aprehensión. Lo dejé como arrestado, no realicé ningún informe de acción directa, solo lo dejé como arrestado”.

El mayor Muñoz aseguró que arrestó a Nallar en la estación de servicio de Los Troncos. ¿Misael Nallar estaba solo al momento de su aprehensión?

“Yo estaba atento a cualquier movimiento extraño que podría suscitarse en el lugar y solo percaté una persona que estaba levantando las manos, y nos dirigimos hacia el ingreso de Los Troncos, (a) unos 100 metros. Esa noche ya estaba oscuro, ya lo estaba esperando, él estaba levantando las manos y se levantó la polera, lo vi en señal de que era él, solamente estaba esperando la persona a la que se tenía que entregar. Yo estaba atento a todo movimiento, vi casi al frente de nosotros a una persona que levantaba las manos y su polera, nos dirigimos hacia a él y lo metimos a la camioneta. Llegamos, me bajo del vehículo, viene caminando, viene a la parte de atrás, cierro la puerta y nos vamos. Doy parte inmediatamente y pongo en el teléfono ubicación en tiempo real, pido apoyo y me dirijo a la Felcc. Lo paso al vehículo y procedo al cacheo y era totalmente peligroso. Dentro de la camioneta lo procedo a cachear, las puertas ya estaban cerradas con el seguro de bebé. Se vino con su polera, pantalón, no se pudo secuestrar nada, no había nadie más, yo solo vi eso, no le encontré nada. El cinturón creo que sí lo tenía, le coloqué manillas.

Yo estaba en mi camioneta con mi chofer, el capitán Douglas Soliz, avancé tres metros hasta donde estaba Misael. Sí habían personas ahí.
¿Quién le indica a dónde tenía que trasladarse y en qué horarios?
“Como señalé, para este operativo de entrega tengo un informante, bueno él ha sido denominado ‘Martin’. Ese creo que es el problema de todo esto que está aconteciendo y me siento mal, porque yo para cumplir mis funciones y realizar mi trabajo encomendado por mis superiores tengo que estar sufriendo bullying, pérdida laboral, tengo que estar sufriendo diferentes conjeturas de mi procedimiento que ha sido excelente. Yo, señor fiscal, le digo el nombre, pero yo necesito garantías. Yo sé que en esta situación de trabajos de Inteligencia, estamos amparados por un decreto y secreto profesional, yo quisiera comentárselo a usted, pero quisiera que me meta a esa oficina”.

No se qué pueda pasar mañana
¿Va a revelar la identidad de su informante? “Por el momento, no. Yo solamente estoy pidiendo mis garantías que el Estado y usted deberían darme, usted tiene que darme las garantías, que simplemente no me pase nada a mí y a mi familia en mi integridad física. Por tantas cosas que pasaron por esta situación no los voy a matar.
¿Usted cree que por revelar a su informante le va pasar algo?.

“Yo creo que sí, yo le estoy diciendo que sí lo voy a hacer, pero necesito las garantías. En base a este caso, es uno más de los operativos que he realizado, pero yo sé que al revelar esto me estoy metiendo la soga al cuello, si no es a mí o a mi familia; es lo único que le estoy pidiendo, yo quiero cooperar, he cooperado desde el primer momento, no he recibido nada; hasta ahora quiero librarme y respirar tranquilo de esto, yo ya no sé qué pueda pasar mañana.

El taller Team 777
El mayor Muñoz, aseguró que pudo verificar que en el taller Team 777, de Misael Nallar en el Urubó, habían cámaras de seguridad y DVR, pero que desconoce su paradero.

¿En las horas siguientes al asesinato se sabe que usted fue el primero en llegar al garaje Team 777 y la hacienda la Bendita de propiedad de Misael Nallar. Precise las horas en las que llegó a ambos lugares?.

“Al garaje llegamos a las 2:30 a 3:00 de la madrugada, pero no fui yo el que solamente llegó. A la cabeza estaba el sub director de la Felcc, el mayor Pérez, personal de Diprove. Se ingresó al garaje. Mi personal vio que no existían personas en el lugar, entonces es por esa razón que mi persona y el personal nos retiramos, quedándose todos los jefes antes mencionados con su personal. Jamás he ido a la propiedad La Bendita.

A las 12:30-1:00 ya estaba el personal de Diprove en el Urubo. Ingresamos al Team 777, no vimos personas y nos salimos; los que se quedaron fueron el personal de la Felcc y Diprove. Fuimos porque habría la información de que ahí habrían dejado los Cuadratracks. Ese dato me dio el informante, mi personal del GIOE no estábamos contemplados a La Bendita. En el Team 777 dimos una vuelta rápida todos, no vi un DVR, pero sí habían cámaras, había mucho licor, equipo de sonido, buggies y, si habían cámaras, entonces sí habían DVR.

“Lo primero que hacemos es asegurar el lugar que no exista peligro, cuando yo verifiqué el lugar, ingresamos todos. Como le digo, recién estaba empezando a trabajar con ellos dos semanas a tres; yo hago un trabajo de administración de ellos, ellos hacen patrullas. Como al principio le mencioné, al momento de recibir la llamada del coronel del plan Z, el que organizó los grupos fue mi jefe operativo.

Fiesta antes del crimen en el 777
Según las investigaciones de la Felcc, antes del triple asesinato pudo haberse celebrado una fiesta en el taller de team 777 de Misael Nallar, con la presencia del mayor Muñoz y del capitán Rubén Aparicio.

¿Los días anteriores al 21 de junio estuvo en una fiesta con otros de sus camaradas en el Team 777 de Misael Nallar?, se le preguntó. “No estuve y tampoco conocía a Misael Nallar, respondió el policía.
Si no lo conocía, cómo explica que ejecutó la aprehensión de un sujeto que horas antes podía estar con otra vestimenta y otras características somáticas que acude al surtidor y aparece repentinamente?
“El día 21, a horas 8:30-09:00 de la noche, el mayor Pérez me manda el nombre y características de Misael Nallar, donde ya la Felcc habría identificado a este señor, es por esta razón que di parte de igual manera del señor ya buscado y procedimos a su búsqueda. Yo consideré a Nallar totalmente peligroso”.

Si lo conceptuaba peligroso, ¿por que acude al lugar de su aprehensión solo usted? “Porque el informante que tenía estaba como intermediario para la entrega del señor Nallar y una de sus condiciones de entrega era no ver a policías en el lugar, ya que el señor temía por su vida. El informante Martín me dijo que no quería ver policías ahí porque lo iban a matar, que se iba a entregar. Con todo lo que charlé con el informante y hasta ahora, llegué a la conclusión (de que) al único que no lo conocían en Santa Cruz era a mí y creo yo que, al momento, no tenía conocimiento de este señor en Santa Cruz”.

¿Por qué no previno que Misael Nallar en el lugar de su aprehensión pudo haber estado custodiado de guardaespaldas fuertemente armados?
“Si lo previne, pero a costa de realizar un trabajo de entrega, dejé a mi personal de mi dependencia a kilómetros mucho antes (de 15 a 20 km), para que no sean alertados en el lugar de entrega, ellos eran los de mi oficina. Fui solo con mi chofer y teníamos armas de reglamento. La hora de la aprehensión fue de 18:30 a 19. A las 21:00 debió estar en la Felcc central en la oficina del DACI a cargo del Mayor Pérez”.

El mayor Muñoz respondió a interrogantes directas de los investigadores. Entre ellas que el acta de aprehensión de Nallar da cuenta que la hora de aprehensión de Nallar fue a las 18:20 del 22 de junio. Muñoz respondió que él no llenó el acta. Asimismo, ante la pregunta de, si Nallar era un prófugo de un triple asesinato, ¿por qué no lo entregó de inmediato? Él dijo que lo entregó de inmediato.

Muñoz aclaró: “como ya mencioné, yo no contaba con la orden de aprehensión, pero sí tenía conocimiento de que existía. El general Aguilera me indicó que sí existía, el coronel Holguín también y que no me preocupara por eso”.
El video da cuenta de que a horas 18:30 en el surtidor Flores, donde dijo usted que aprehendió a Misael Nallar, llega un motorizado de color blanco.

“De inmediato, por su detrás se aproxima una camioneta con faros encendidos. Asimismo, se aprecia que el conductor desciende. Por las características físicas y somáticas se trataría de Misael Nallar que tiene en la mano un celular y se lo ve que conversa y luego se despide de personas que están dentro del motorizado. Incluso levanta en sus brazos a un bebé y luego se sube a la camioneta de color negro. Su persona en ese momento ¿se encontraba dentro de la camioneta de color negro? Muñoz responde: “Sí desciendo de la camioneta y trasladé al señor Nallar al interior”. Ante la pregunta de por qué como policía no le puso manillas en el instante que Nallar bajó del vehículo blanco, respondió que “porque era un operativo de entrega rápido y tenía que salir del lugar rápidamente, las manillas le puse dentro de la camioneta”.

También lo interrogan sobre por qué no aprehendió a las personas que ocupaban el motorizado de color blanco si estos estuvieron ocultando y encubriendo a Misael Nallar. Respondió: “Vuelvo a repetir, lo único que yo tenía que realizar era la aprehensión de Nallar, no llevaba orden de aprehensión”.

Los agentes le preguntaron también al mayor Muñoz ¿por qué no secuestró los celulares a las personas que estaban en el motorizado blanco? Y respondió que en su cabeza solo estaba la aprehensión de Nallar.
¿Por qué le mintió a toda la población boliviana diciendo que su persona aprehendió a Misael Nallar?. “No mentí, yo lo aprehendí, yo lo arresté, yo no mentí”.

Aparicio
Muñoz, aseguró que nadie le dijo que declare de esta manera. “Nadie, fui yo espontáneamente”.
¿Fue Rubén Aparicio el que le guiaba a dónde tenía que desplazarse y qué hacer. Qué tiene que ver Rubén Aparicio Villarroel? “Es el oficial que trabaja en la Felcn y, bueno, de lo que hay que hacer papeleos y demás, yo creo que debería ayudarme, el señor Aparicio, el señor Martín.

¿Quién le proporcionó los datos de cómo encontrar a Misael Nallar?. El mayor Muñoz responde: “El ya antes mencionado”.

¿Sabe qué relación tenía el capitán Rubén Aparicio con el señor Nallar? “Antes no, ahora deduzco, que sí, tal vez tenga relación familiar para que él haga que el señor se entregue, él hizo todo para entregarlo. Comuniqué esto a mis superiores, al general Aguilera al coronel Illanes, al coronel Holguín , al coronel Miguel Ángel Burgoa. Esos son mis directos, a los dos primeros de manera personal, a los demás por teléfono. En el Comando Departamental indiqué que había un oficial que sabía dónde se encontraba este señor y que se iba a generar un operativo para capturarlo”.
¿Qué hizo para merecer el galardón a la excelencia policial? “El operativo que se ha desplegado por órdenes desde el Comando General, el Ministerio de Gobierno, y que mi persona no ha actuado de manera arbitraria en ningún momento. Siempre he dado parte de todo pueden comprobar estos partes”.

¿Diga si sabe dónde se encuentra destinado el señor Rubén Aparicio?. “En la Felcn, creo en Cobija”.
¿Diga el declarante si desea agregar algo más a la presente declaración informativa policial?. “Temo por mi vida y lo que le he pedido al fiscal es que temo por mi vida y la de mi familia y que mi profesionalismo en el operativo ha sido idóneo y que si se he implicado el nombre del informante es que pido a su persona y al Ministerio Público que se me dé la protección adecuada”.

La razón de su libertad
Informes recogidos por EL DEBER dan cuenta de que tras su declaración el viernes 12 de agosto por la tarde, el mayor Álvaro Julio Muñoz, en plena cámara gesell sacó su celular y llamó al general Johnny Aguilera, al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo y a otros altos jefes policiales. Les dijo que “si llego a pisar la cárcel, me conocerán, hablaré y contaré todo. Me conocerán, entonces tienen que hacer algo”. La tarde del viernes, tras ser aprehendido fue conducido a la Felcc de La Guardia. Sostuvo una reunión prolongada con los fiscales encargado de las investigaciones, les contó todo y se informa que los dejó sorprendidos.
El domingo siguiente, el juez de La Guardia, Rodrigo Vedia, dictó medidas sustitutivas como la presentación ante la Fiscalía cada 30 días, arraigo, prohibición de comunicarse con las víctimas y un garante.
El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más