Médicos fueron expulsados de cinco municipios que querían ocultar el virus

17

“Nos están perjudicando”, gritaba una vecina del municipio de Eucaliptos del departamento Oruro, mientras otros pobladores rodeaban y expulsaban a la directora y a los médicos del centro de salud. Los pobladores echaron y atacaron al personal de salud por confirmar casos positivos de Covid-19 y por no revelar los nombres de los infectados, además los culpaban porque el pueblo formaba parte de la lista de los 10 municipios de riesgo alto y por ello debía mantener una cuarentena estricta.

No es el único caso. En las últimas dos semanas –desde la aplicación de la cuarentena dinámica- directores y médicos de establecimientos de salud fueron expulsados y agredidos sólo por revelar casos positivos en cinco poblaciones que quieren ocultar la presencia del virus para beneficiarse con la flexibilización.

Representantes del sector de salud lamentaron este tipo de ataques y amenazas contra los médicos que cumplen con su trabajo. El secretario ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes) de La Paz, Fernando Romero, pidió garantías para los galenos. “Para nosotros es muy doloroso es servir y ser maltrados”, aseguró.

“Estas personas se apostaron en las puertas del centro de salud para exigir que la directora se retracte y diga que en Eucaliptos no hay coronavirus”, contó el alcalde de esta población, Jaime Ramírez. El municipio aún está catalogado como de Riesgo Alto y registra 11 casos y tres muertos por el virus.

Este hecho –que ocurrió la anterior semana- fue denunciado por el sector médico. “Los obligaron de manera reprochable y con una actitud violenta a revelar los nombres de los pacientes infectados, vulnerando el derecho de confidencialidad del propio paciente”, contó uno de los dirigentes del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes) de Oruro.

“Nos gritaban que el coronavirus es un invento de los médicos”, contó uno de los funcionarios de salud que estaba en la ambulancia que fue atacada por una turba en el municipio cruceño de Yapacaní, donde en los últimos días hubo bloqueos y protestas.

Los médicos y trabajadores de salud también recibieron amenazas por confirmar la existencia de casos positivos de Covid-19 en esta población. Varios de los profesionales contaron que no hay garantías para desenvolver su trabajo, además que viven con miedo por las amenazas y la pandemia.

Estos constantes ataques provocaron la renuncia de las directoras del hospital de primer nivel, Rosa Zarate y del centro comunitario, Mery Linares, además de la coordinadora de Covid-19, Melina Venegas.

Yapacaní es otro foco de conflicto, además de preocupación pues registra 10 pacientes positivos de Covid-19 y dos muertos por este virus, un hombre de 71 años y una mujer de 44.

El fin de semana, luego de confirmar el primera caso positivo de Covid-19, la directora del Hospital Municipal de Caranavi, Pamela Rojas, recibió amenazas de muertes por parte de varios pobladores. Ante esta situación, la profesional de salud presentó su renuncia.

“Han hecho escapar a una doctora porque querían quemarla por haber dicho que había un caso, entonces hay que tener cuidado con la información porque la población no reacciona adecuadamente. Los pobladores no querían que se diga que hay coronavirus”, dijo a Página Siete el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, René Sahonero.

En el trópico cochabambino, pobladores persiguieron y tildaron de mentirosos a médicos que realizaron controles de contactos de pacientes con coronavirus. Incluso varios de los vecinos increpaban a los galenos indicando que no hay gente enferma en el sector. Según uno de los profesionales, los vecinos no quieren que relacionen a su localidad con el coronavirus.

En Alto, varios profesionales de salud fueron atacados y apedreados por vecinos. “Cuánto les pagó el Gobierno para que haya coronavirus”, le gritó uno de los manifestantes a una enfermera que fue interceptada en un punto de bloqueo.

17 ataques y agresiones contra galenos

Desde el reporte de los primeros casos de coronavirus hasta esta semana –hace más de 60 días- se registraron al menos 17 ataques, agresiones y maltratos contra el personal de salud en más de cinco departamentos. En algunos casos, los médicos se vieron obligados a replegarse por la falta de garantías.

El ataque más reciente ocurrió en los últimos dos días en el municipio paceño de Caranavi. Este hecho fue condenado por el sector de salud y las autoridades.

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, pidió al Gobierno brindar las garantías necesarias al personal que se encuentra amenazado. Indicó que la OMS recomendó a los gobiernos “monitorear ataques contra los trabajadores de la salud para impedirlos y asegurarse de que puedan responder de manera rápida, adecuada y apropiada en caso de producirse un ataque, garantizando la protección de los trabajadores en salud”.

Beni: Galenos marchan para exigir insumos de bioseguridad

Página Siete / La Paz

En medio de la explosión de casos de Covid-19 y denuncias de corrupción por la compra de respiradores, profesionales de salud -entre médicos, enfermeras y sanitarios y médicos- salieron a las calles de la ciudad beniana de Trinidad para protestar por la falta de insumos de bioseguridad. Los galenos demandaron además reactivos y medicamentos para luchar contra el coronavirus.

“La Federación de Trabajadores de Salud Pública del Beni está de luto, perdimos colegas en esta batalla, en esta guerra silenciosa. ¡No nos callaremos, tenemos que hablar!”, comentó ayer miércoles entre lágrimas una de las trabajadoras de salud.

“Estamos muy preocupados. No hay condiciones de trabajo”, contó otra de las profesionales de salud. Pidió la atención inmediata de las autoridades departamentales y nacionales. Los profesionales de salud tomaron las calles de la ciudad de Trinidad con carteles.

Declaratorio de desastre

El miércoles, el Concejo Municipal de Trinidad declaró desastre municipal debido a que no cuentan con los especialistas para la atención de los pacientes del coronavirus. Este hecho -según las autoridades- provocó el colapso del sistema de salud trinitario ante la pandemia.

“Pese al accionar del municipio de Trinidad, para hacerle frente a esta pandemia, se ha hace evidente la falta de médicos en la jurisdicción municipal, así como la falta de especialistas para la atención a las personas afectadas por el coronavirus, lo cual rebasa la capacidad del sistema de salud trinitario”, se lee en la declaratoria de desastre. La medida tendrá vigencia hasta que cese la emergencia en la que se centra en Trinidad.

Pagina Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More