IME exige pago o no entregará software y accesorios que cuestan $us 1,4 MM

27

Por ahora, el país cuenta con 170 respiradores básicos que ya han sido distribuidos personalmente por la presidenta Jeanine Añez en las capitales de departamento. Pero esos respiradores están sin el software ni los accesorios que los convertirían en una versión “avanzada”, y la empresa intermediaria no entregará estos productos adicionales hasta que el Gobierno boliviano pague más de 2 millones de dólares, que corresponden al 50% del costo total. Y el Gobierno congeló ese pago.

Así, los 170 ventiladores –que la compañía que los fábrica vende la unidad en 7.194 dólares– continúan en su versión básica, por lo que su utilidad depende de la existencia de respiradores profesionales. Por eso los intensivistas y médicos alertaron desde un principio que no sirven, porque en el país existen pocos respiradores profesionales.

Y si el Estado quiere que estos equipos funcionen en su versión avanzada, pero mantiene su decisión de congelar el pago del saldo a la intermediaria, debe pagar más de 1,4 millones de dólares adicionales, según la cotización de IME Consulting, la empresa unipersonal del País Vasco que se encargó de la compra de estos productos.

“El contrato investigado por sobreprecio por los respiradores era de 4.773.600 dólares. Llegaron a pagar 2.028.780 dólares del total a los españoles. He ordenado que no se pague un centavo más. Mi compromiso es recuperar el dinero de los bolivianos. Seguiremos investigando caiga quien caiga”, tuiteó este miércoles la presidenta Jeanine Añez, en una jornada marcada por este escándalo de aparente corrupción, que derivó en la destitución del ministro de Salud, Marcelo Navajas, y la detención de otros funcionarios.

Sin embargo, el gerente de la intermediaria IME Consulting, Ignacio Mazarrasa, dijo a Página Siete que el gobierno de Añez pagó 2.070.000 dólares, es decir 41.220 dólares más de lo que la Presidenta especificó en su tuit.

Después de estallado el escándalo en el país por el sobreprecio en la compra del respirador básico, la compañía fabricante GPA Innova anunció que la empresa intermediaria pagará la actualización del software y los accesorios. Esta actualización y los equipos complementarios cambiarán la versión del “Respirador básico” a uno “avanzado”.

¿Y cuánto cuesta el software y los accesorios que se adicionarán a la compra inicial? Estos son los precios que el intermediario puso a estos complementos: la actualización del Software advance, un total de 719.950 euros; las baterías externas, 224.213 euros; los carros soportes Respira, 102.850 euros; los Fio 02 (sensores de oxígeno), 70.180 euros . A estas cifras, la intermediaria le agrega 197.200 euros para la instalación de las baterías y del sistema Fio 02 (sensor de oxígeno), y para la actualización del software y el mantenimiento. Estos precios incluyen impuestos y demás gastos.

Todos estos equipos adicionales que la empresa fabricante anunció después del escándalo, “sin coste para el Estado boliviano” y para “mejorar el funcionamiento” del equipo, cuestan 1.314.393 euros, lo que equivalen a 1.440.454 dólares.

Este monto adicional, fijado por la intermediaria, representa casi el doble de lo que ella misma pagó a la compañía fabricante por la versión básica: 1.357.620 euros, que en dólares son 1.488.158, monto que incluye impuestos y otros gastos.

¿Quién miente?

Después de que Página Siete publicara los costos de cada uno de los 170 respiradores, la compañía fabricante, GPA Innova, aseguró que IME Consulting sólo compró la versión básica más un kit de accesorios que no incluía el Fio 02, que es el sensor de oxígeno. “La venta compone el Respira en su modelo básico y el kit de accesorios sin el Fio2. Esa fue la compra original, pero ahora entiendo que el intermediario está asumiendo la adquisición de otros implementos y accesorios”, informó a este diario el responsable de Comunicación de GPA Innova, Jaume Miras. Luego, el gerente general de esta empresa, Pau Pau Sarsaneda, también confirmó esta versión.

Pero este miércoles, también en entrevista con Página Siete, el gerente de la empresa unipersonal IME Consulting, Ignacio Mazarrasa, afirmó que la venta incluía la versión avanzada. Sin embargo, en el contrato con el Gobierno se confirma la compra del respirador en su versión básica.

La decisión del Gobierno de congelar el pago a IME Consulting del 50% restante deja dos interrogantes: ¿El Gobierno pagará los más de 1,4 millones de dólares que costará la actualización del software y los accesorios? Y si no lo hace, ¿qué hará con estos respiradores básicos?

Pagina Siete