Jeanine Añez sigue en huelga, recibe revés de juez y acoso del MAS

15

La expresidenta del Estado Jeanine Añez recibió ayer un nuevo revés de un juez que le negó una acción de libertad a su hija para que reciba visitas y atención, además de más actos de acoso de grupos de choque del MAS que se trasladaron hasta el penal de Miraflores, donde instalaron una vigilia para impedir su salida en caso de que lo necesitara.

Anoche, el juez de Instrucción Penal Sexto de La Paz, Douglas Borda Montaño, denegó la acción de libertad interpuesta por la hija de la exmandataria, Carolina Ribera, en contra de la directora del penal de Miraflores y Régimen Penitenciario, Stephanía Cervantes, para que le permitan la visita y asistencia a su madre durante la huelga de hambre que ella mantiene.

Ayer se cumplieron 12 días de la extrema medida tomada por Añez, quien ratificó que continuará con la huelga. Su hija Carolina había denunciado que su madre estaba “aislada”.

En la vista judicial, las autoridades del sistema carcelario negaron que se haya restringido las visitas a la exmandataria, contó el abogado de la defensa Luis Guillén.

“Régimen Penitenciario ha dicho, en todo caso, que las visitas no están restringidas por nadie en lo absoluto, es decir que cualquier persona puede visitar a la exmandataria el día de visitas y que jamás ha restringido a los abogados, que jamás ha restringido el acceso a sus familiares”, señaló a Página Siete.

No obstante, el sábado, Ribera y algunos familiares, además de sus abogados, intentaron visitar a Añez sin éxito. “En ese entender, ninguna visita a la exmandataria se encontraría restringida. Se invita a todo el mundo que quiere visitarla, que pueda hacerlo”, ironizó Guillén.

La defensa de la exmandataria pedirá, además, los videos del penal en la revisión del recurso en el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) para constatar lo sucedido el viernes, para establecer en qué circunstancias fue desalojada Ribera.

La expresidenta denunció en la audiencia que su hija fue sacada con engaños y cuando se enteró de la forma en que fue retirada sufrió una crisis.

Ribera manifestó ese día que fue sacada a empujones. El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) certificó seis días de impedimento. Tenía hematomas en el rostro. El Gobierno negó responsabilidad.

Añez tiene dificultades para hablar y tiembla cuando recuerda lo del viernes, cuando un juez había autorizado su salida a un hospital, aunque después retrocedió a pedido del Gobierno.

En la audiencia de ayer denunció que es víctima de violencia psicológica y sufre amedrentamiento constante.

A través un manuscrito que publicó en ese ínterin, afirmó que “queda claro que violadores y narcotraficantes tienen más derechos que una expresidenta que no ha cometido ningún delito y que es una presa política”. Hizo conocer que ingresaron a su habitación cinco personas para hacerle una valoración con “una actitud prepotente”.

“Vivo en estado de crisis nerviosa como lo estoy en este momento. Tomaron una actitud prepotente… de acuerdo a una nueva resolución del juez. Creo que no hicieron el traslado esperando la presión política ante el juzgado”, dijo.

Contó, además, que sus cuadros de crisis fueron presenciados por autoridades del penal. “Se me endurecen las mandíbulas, se me ponen rígidas las piernas, empiezo a temblar y creo que las autoridades saben porque también estaban acompañadas por los doctores de acá”, detalló.

Asedio

Al promediar el mediodía de ayer, un grupo de personas del MAS, del bloque Marcelo Quiroga Santa Cruz, llegó hasta la puerta de la cárcel de Miraflores, donde instaló una vigilia y protesta para impedir que Añez salga del recinto para ser trasladada a un centro hospitalario.

Los militantes masistas pensaron que la audiencia presentada contra la directora del penal era para dejarla libre.

Llegaron gritando “asesina” y con pancartas con el rótulo de “Añez asesina” y también decían que “quién reprime al pueblo, no tiene perdón” y advirtieron de procesos por el caso de los respiradores en su gestión.

Mediante grupos de WhatsApp se convocó a la vigilia y pidieron llevar huevos, tomates y otros objetos para arrojar a los abogados de la defensa. “Por si acaso seguimos en el penal. Hoy vendrán los abogados de Añez a las 14.00. Por favor los que estén cerca vengan con huevos, con tomates, con choclos”, se lee en una instructiva que después de unos minutos fue rectificada.

Pagina Siete.