“Arriba votaron por Andrónico y no son masistas, pero acá nos dicen traidores”

“Nuestra bancada no está dividida”, afirmó el diputado y exjefe de bancada de Creemos José Carlos Gutiérrez Vargas, en entrevista con Página Siete. Sin embargo, explicó el quiebre al interior de su partido como una diferencia entre un bloque ganador y otro perdedor en la elección de su representación interna. Cuenta, por ejemplo, que el apoyo de Creemos a la elección de Andrónico Rodríguez (MAS evista) como presidente del Senado no ha sido mal vista en su alianza, pero, en cambio, el apoyo a Jerges Mercado (MAS arcista) en Diputados ha sido calificado como una traición.

Atribuye el origen de las diferencias a la falta de inclusión de muchos diputados, titulares y suplentes, en las decisiones del comité político de la alianza Creemos. Negó que se deba al apoyo dado al diputado del MAS Jerges Mercado para su elección como presidente de la Cámara Baja, hecho por el que su bloque fue declarado como traidor.

Sumó a la molestia interna la presencia de Walter Chávez, exasesor de Evo Morales, como asesor del gobernador de Santa Cruz y líder de Creemos, Luis Fernando Camacho.

Sobre el conflicto por el censo, señala que Santa Cruz ganó el reconocimiento del país y el convencimiento de que se debe revisar su relación con el Estado.

La elección de Jerges Mercado como presidente de Diputados abrió una crisis no sólo en el MAS, también en Creemos, ¿en qué situación está su bancada? ¿Está dividida?

Nuestra bancada no está dividida, sólo que hay ganadores y perdedores. En este caso, al tratarse de una alianza nacional, para la elección interna se tomó en cuenta la participación de todos los parlamentarios de Pando, Beni y Santa Cruz.

Con el apoyo mayoritario, se declaró electo al diputado Leonardo Fabián Ayala, quien es uninominal de Beni. Los de Santa Cruz y otros apoyaron al diputado Óscar Michel. Pero no logró el apoyo necesario.

Como jefe de bancada, hice la representación ante la presidencia de la Cámara de Diputados y se logró el reconocimiento institucional interno de Creemos.

A partir de eso entramos a la elección de la directiva (de la Cámara Baja) en la que se reconoció al jefe de nuestra bancada y se recuperó institucionalmente la Cuarta Secretaría de Diputados, que –por reglamento– es de la minoría y estaba ocupada por un legislador disidente.

El aspecto de división se está malinterpretando en todos los sentidos, cuando lo que en realidad se necesita en Diputados es una representación de bloques en mayoría y minorías, pese a las diferencias que haya al interior de cada bancada.

Eso sucedió en el MAS, en Comunidad Ciudadana y también en Creemos. No es un hecho aislado. Lo real es que Creemos tiene parlamentarios que representan a la alianza a nivel nacional. Eso debe reflejarse en la directiva y también en las comisiones y los comités.

Estas diferencias entre lo que llama bloque ganador y bloque perdedor, ¿son a partir de la elección a Jerges Mercado o es algo anterior? Ya al inicio de la anterior gestión legislatura hubo disidentes.

La disidencia de UCS estuvo marcada por una negociación fáctica con Freddy Mamani (expresidente de la Cámara de Diputados), no tiene nada que ver con un problema interno que debemos resolver con los parlamentarios nacionales que representan a Beni, Pando y Santa Cruz en nuestra bancada.

Las diferencias vienen por un cansancio y desgaste al interior. Son por la falta de participación e inclusión de diputados –titulares y suplentes– dentro de la organización partidaria o el Comité Político. Esto se refleja en bloques que se reconocen a sí mismos para seguir trabajando por el país, por Santa Cruz, por la legislatura y por Creemos.

El otro bloque presentó a Michel como jefe de bancada, alega tener la aprobación del líder de Creemos y gobernador de Santa Cruz Luis Fernando Camacho ¿Qué sucedió?

No es así. Michel se reconoce a sí mismo. La jefatura de bancada sigue a la cabeza de Ayala.

Camacho no es jefe de la alianza. Dentro está Leopoldo Fernández, Marco Pumari, una representación de Panbol, de algunas agrupaciones del Beni y también está UCS. Entonces, no le compete esa decisión, ni tampoco la representación.

Camacho lo declaró traidor, junto a los legisladores que asumieron cargos en la nueva directiva, ¿hubo un pacto?

No se negoció absolutamente nada. Hemos recibido acusaciones internas de desprestigio en contra del bloque ganador a cargo de Leonardo Ayala. Nos tildaron de masistas, vendidos, traidores a Santa Cruz y otros calificativos, a los que no vale la pena darle importancia.

Lo que si constatamos es que se reconoció la representación del bloque perdedor en las comisiones y comités. Ahora nosotros preguntamos si negociaron con el MAS para tenerla.

La jefatura de bancada no está en discusión ni tampoco la Cuarta Secretaría. El reconocimiento es más bien a la amplitud que debemos tener todos en la representación –dentro de la directiva, comisiones y comités– como establece el reglamento.

¿Cómo tomó su bloque la decisión de apoyar a Mercado sobre Gualberto Arispe, candidato del ala evista del MAS?

El expresidente Mamani fue nefasto para el país y para la Cámara de Diputados. Violó la reglamentación, los derechos de los parlamentarios, ocupó disidentes en la directiva y por su puesto se dedicó a perseguir políticamente y a coartar la participación de la oposición sin posibilidad al debate. No era ni estaba en el equipo idóneo para llevar adelante la Cámara.

Arispe y Mamani son del mismo bloque, no son idóneos para administrar el bloque de mayoría. En todo caso, esa división es del MAS.

En la elección de jefe de bancada del MAS, ellos propusieron su propio bloque mayoritario, encabezado por Mercado. Pudo haberlo liderado otro diputado.

Nosotros respetamos la institucionalidad al interior de cada una de las bancadas. Por tanto, correspondía respetarlas y constituir una directiva de acuerdo al reglamento.

Con Mercado elegido con cierto consenso ¿el trabajo será más fácil?

Quiero hacer una analogía concreta. La bancada de Creemos en el Senado apoyó a Andrónico ¿qué diferencia podría haber para consensuar al interior de la Cámara Alta? En analogía es el mismo hecho, sólo que en el bloque de Senadores no hubo aspavientos ni denuncias internas.

Lo que sucedió en la Cámara Baja no es diferente. El consenso que se logró es, precisamente, con la idea de poder tener un mejor desarrollo legislativo, algo que tanto se necesita.

¿Quién es el traidor? ¿Los senadores que votaron por Andrónico? O los diputados que institucionalmente se reconocen a sí mismos, dentro de la institucionalidad de la directiva y el cumplimiento del reglamento.

Es importante que esa analogía se entienda. Allá Arriba, (senadores) votaron por Andrónico y no son masistas, pero acá nos acusan de traición.

Un MAS dividido podría quitarle la gobernabilidad a Arce, ¿qué papel va a jugar la oposición?

La oposición debe unirse en torno a reivindicaciones reales del país y de la población. Ahora, más que nunca, debe influir en el trabajo legislativo. Debe tener la capacidad de concertar y conciliar en temas fundamentales y estructurales. La Ley del Censo es una prueba de fuego que ya está en nuestra puerta.

Necesitamos conocer la voluntad del MAS y saber en qué se dividen y en qué se unen, no podemos ser ingenuos. No podemos creer que el MAS, que dice estar dividido, no se unirá para otros temas.

Siempre se unirá en contra de los Derechos Humanos, de la lucha contra la corrupción, del Estado, la democracia y el país.

En medio de esta polémica, salió a flote el nombre de Walter Chávez, ¿qué papel juega?

Ratificamos que es una mala influencia para el Gobernador de Santa Cruz (Camacho). Nosotros no vamos a trabajar bajo la lógica de una persona que le hizo daño al país y que trabajó con Evo Morales.

No olvidemos que Chávez participó de forma directa en los hechos de Porvenir, Pando. Fue el autor intelectual, junto a Morales, para perseguir políticamente a más de 2.000 personas en 2009. Estuvo detrás de Chaparina, La Calancha y posiblemente esté detrás de muchos otros actos terroristas y políticos.

Esa situación hace que nosotros no aceptemos su asesoría ni tampoco que trabaje con el Gobernador. Nuestro trabajo es hacerle saber que no estamos de acuerdo.

Seguiremos trabajando por y en Creemos, pero sin Chávez. Eso ya lo dijimos. Es una decisión que debe tomar Camacho.

Cuando Rolando Cuéllar denunció que Chávez era asesor de Camacho, usted indicó que eso no era posible

Fuimos muy claros. Quisimos tapar esto hasta donde se pudo. Por respeto al líder de Creemos, quisimos entender el porqué de la participación activa de Chávez en la campaña y en la gestión del Gobernador. Pero no logramos hacerlo.

Lo que sí constatamos es el daño que Chávez le hace a nuestro partido y el trabajo legislativo. Por eso nos apartamos y denunciamos. Llegó el punto en el que no había por qué guardar una realidad. Todo tiene un límite y llegó en este tiempo.

¿Cómo era la relación con Camacho antes de este impasse?

Él tiene una tarea administrativa dentro de la Gobernación de Santa Cruz, por lo que tampoco fue una relación o una coordinación muy fluida con los legisladores nacionales.

Hay un comité político, pero que también se dedica a atender asuntos de la gobernación cruceña. Ahí se generó la molestia de muchos diputados que pedían mayor y mejor coordinación. No se logró y el punto de quiebre fue la elección interna.

¿Cómo ve el rol de Camacho en el conflicto por el censo?

El gobernador estuvo suscrito al Comité Interinstitucional y se debe a esa coordinación. Su participación fue activa y de defensa permanente, igual que la del rector (Vicente Cuéllar) y del presidente del Comité Cívico (Rómulo Calvo), pese a su detención domiciliaria de 24 horas.

Obviamente, dentro de esta lógica, la participación y entrega que hay que destacar es la de la población que cumplió el paro.

¿Cuánto se ganó y perdió con el paro?

Santa Cruz ganó un reconocimiento de unidad por parte del resto del país. Se está sacrificando, como siempre lo hizo. Hemos comprendido, de una vez, que hay que definir nuestra relación con el Estado.

Eso lo mandó el Cabildo. Le encargó a una Comisión Constitucional, en el marco legal y democrático, que revise esa relación. Santa Cruz se dignificó con esta lucha y se reconoció como un elemento fundamental en lo político y en lo económico.

¿Qué rumbo se debe tomar?

El conflicto no puede durar para siempre. El Presidente debe entender que esta lucha no va a ser en vano. Debe recapacitar. Fue él y su cambio de decretos quien nos llevó a este conflicto. El Instituto Nacional de Estadísticas y el Ministerio de Planificación son responsables.

Se vio que los legisladores ingresaron tarde a la pelea por el censo, ¿fue así?

La brigada parlamentaria de Santa Cruz le hizo una nota al Presidente, reclamando por el censo, en enero de 2021. Tuvimos una respuesta cuando salió el decreto en junio de ese año. Desde entonces, hubo mesas técnicas en el Comité Cívico, en la brigada parlamentaria y en la Gobernación. Se desplazaron comisiones para obtener información sobre todo el proceso; de la boleta, la cartografía y todo lo que implicaba el censo que debía hacerse el 16 de noviembre de 2022.

Que haya habido desidia de parte de algunas autoridades del MAS, sobre la preocupación y la advertencia de Santa Cruz, es otro tema. La brigada cruceña, desde el día uno estaba pidiendo transparencia e información. Lo único que recibimos fue mentira, dilación y descalificación a todas nuestras iniciativas.

Hay varios proyectos de ley para el censo. ¿A cuál van a apoyar?

Todos los proyectos de ley presentados tienen que unificarse en la discusión de la comisión. La adhesión a las comisiones es libre, espontánea y posible. No es necesario ser parte de una para participar en la construcción de un solo proyecto que garantice: la realización del censo en 2023, la aplicación de los resultados en el primer semestre de 2024, condiciones administrativas y financieras, y que norme el carácter vinculante de los resultados en el saneamiento del padrón electoral y la retribución de escaños.

Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más