Universidad Loyola cumple 25 años al servicio de la educación superior

45

Este 20 de octubre, la Universidad Loyola cumple 25 años, con una impecable trayectoria de enseñanza, con los más altos estándares de calidad, bajo los valores Ignacianos que son el amor, la honestidad, la justicia, la paz, la sobriedad y la solidaridad.

La casa de estudios superiores, que hoy acoge a más de 2.000 estudiantes, nació con el sueño de ofrecer a Bolivia, profesionales de primer nivel, capacitados para trabajar en la mejora constante del país, con ideas fundadas en el respeto, el desarrollo permanente y el progreso.

En palabras del MSc. Ing. Humberto Mendizábal, presidente del Directorio de la Universidad Loyola, es “cumplir académicamente con excelencia, destacando que lo que se ofrece se cumple; muchos ofrecen carreras, laboratorios y grandes infraestructuras, pero en realidad no es así, en cambio nosotros tenemos lo que ofrecemos, y lo más importante, la excelencia que se construye todos los días mediante la capacitación”,

La Universidad Loyola se enfoca en el servicio a la comunidad, pretendiendo que la gente destaque en distintos ámbitos profesionales, complementó.

En 1995, acorde a lo dispuesto por la Resolución Ministerial N° 219/95 que autoriza la apertura y funcionamiento de la Universidad Loyola, se plasma un primer objetivo.

Inician las actividades en el ex Colegio San Francisco, ubicado en la avenida Illimani de la ciudad de La Paz. Aquel año, la Universidad impartía enseñanza en cinco carreras, Ingeniería Civil, Ingeniería de Sistemas, Ingeniería de Producción, Ingeniería Comercial y Administración de Empresas, todas ellas a nivel licenciatura.

Después crean el Centro Tecnológico Universitario y el Post Grado a nivel Maestría en Administración de Empresas, Planificación, Ingeniería Financiera e Ingeniería del Medio Ambiente.

Actualmente, la Universidad cuenta con 21 carreras, 4 maestrías y 12 diplomados. La infraestructura creció a la par de los sueños y metas de toda la familia Loyola.

En febrero de 1996, la casa de estudios superiores adquirió la infraestructura del Edificio El Sauce en la Avenida Busch, zona de Miraflores, que cuenta en sus cuatro plantas con 19 aulas, una biblioteca, un centro de computación y siete ambientes destinados al sector administrativo.

En 1999, se adquiera la gran infraestructura del Colegio Alexander Von Humboldt, predios que se encuentran en la zona de Bajo Següencoma, con una distribución de 32 aulas, un salón audiovisual, biblioteca, laboratorios de física, química, biología, mecánica y centro de computación con equipos de alta tecnología.

Además cuenta con talleres de alimentos y electricidad, salas de reuniones y sala de profesores, una sala destinada para isla de grabación de video, auditorio con capacidad para 80 personas, cafeterías y ambientes destinados a Administración.

En ese módulo también se cuenta con espacios verdes y deportivos para el esparcimiento de docentes y alumnos.

Con esa nueva ampliación de carreras, se implementa la Clínica Veterinaria Universitaria Loyola en el módulo de Bajo Següencoma.

Desde una visión familiar, a la cabeza del MSc. Ing. Humberto Mendizábal, la Universidad está en constante contacto con la sociedad a través de diferentes actividades, como conciertos a cargo de la Sinfónica, bajo la dirección de la Carrera de Música; campañas de vacunación, que promueve la Carrera de Veterinaria; campañas de cuidado al medio ambiente, desde la Facultad de Ciencias Naturales; investigación para el desarrollo, desde la facultad de Tecnología, que incluye a 8 ingenierías y la elaboración de material audiovisual, seminarios y conversatorios sobre la actual coyuntura y temas de interés nacional, organizados por la Carrera de Comunicación Social, con el objetivo permanente de aportar conocimiento, espacios de debate e intercambio de opinión, para los jóvenes de toda Bolivia.

Los primeros 25 años de la Universidad Loyola son el cumplimiento de sueños, metas y objetivos, pero representan, a la vez, nuevos retos y el fortalecimiento de una visión clara, “Seguir creciendo en dos puntos muy importantes: el crecimiento cuantitativo y cualitativo de la Universidad en la ciudad de La Paz y la otra es la apertura de una regional en la Ciudad de Santa Cruz”, destaca el Ing. Mendizábal.

Con las puertas siempre abiertas a los jóvenes en busca de conocimiento, hoy la Universidad festeja junto a toda Bolivia, el crecimiento y la mejora constante de la calidad educativa y el desarrollo para un mejor futuro.

El Diario.