FmBolivia
Radio FmBolivia

Justicia, el gran desafío para el próximo Gobierno depende de la gobernabilidad

4

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

La reforma de una justicia al borde del colapso, a través de la institucionalización, la municipalización y los juicios de responsabilidades es el principal reto para el próximo Gobierno, según el jurista Iván Lima. Señala que esto dependerá de la gobernabilidad y la conformación de la nueva Asamblea Plurinacional.

“La prioridad es la justicia que está al borde del colapso. Pero hay algo a tomar en cuenta, el próximo Gobierno no será con dos tercios de votos y cualquiera que sea la fuerza política que gane las elecciones -en primera o segunda vuelta- va a tener que llegar a acuerdos para hacer las reformas si no, habrá confrontación en la que el país no avanzará”, señaló a este medio el jurista y exmagistrado.

Es decir que el cambio necesario dependerá de la gobernabilidad con la que contará el Presidente electo. Y es que las tres labores urgentes en el Poder Judicial dependen de la Asamblea Legislativa Plurinacional, en la que se elige a los magistrados que serán electos por la población.

“Hay un reto de representatividad política. Estamos en una etapa de cambios y no sabemos cuál va a ser un desenlace que tendrá la elección ni cuál será la composición de la Asamblea Plurinacional ni el poder de resistencia y bloqueo entre oficialismo y oposición”, sostuvo el politólogo Fernando Mayorga.

Señaló que por la conformación de la Asamblea se pueden dar tres escenarios. El primero sería con consensos entre ambos poderes que ayudaría a avanzar en las reformas; el segundo tendría una oposición con capacidad de bloqueo legislativo que llevaría a un ambiente de confrontación; y el tercero será un escenario de ingobernabilidad.

Al borde del colapso

En enero de 2018, al cumplirse los 12 años del Gobierno en turno, se identificaron cinco desafíos para consolidar el desarrollo de Bolivia. Construir una justicia rápida, transparente y equilibrada fue el principal reto.

Días antes se posesionó a los nuevos magistrados electos por voto para el Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo de la Magistratura y del Tribunal Constitucional. Tenían la misión de transformar la justicia. Sin embargo, se ahondó la crisis con escándalos que van desde el fraude electoral hasta la violencia familiar, pasando por supuestos nexos con un narcotraficante y tráfico de influencias.

Este año dos casos coparon los titulares de la prensa. En ambos, una serie de audios comprometieron a un magistrado, Carlos Egüez del Tribunal Supremo de Justicia, y al decano del Consejo de la Magistratura Omar Michel. Ambos pasaron a la Asamblea Legislativa Plurinacional.

En el caso del Michel, el Ministerio Público de Tarija abrió en su contra un proceso por los delitos de uso indebido de influencias, beneficios en razón del cargo, asociación delictuosa, concusión y contribuciones y ventajas ilegítimas. Mientras que Egüez fue denunciado por influir en un juez de Beni para que emita una resolución en favor de una de las partes en un proceso por presunto fraude en las elecciones judiciales.

Y es que al parecer la designación de magistrados por voto sólo ahondó más la crisis. Hace unos meses, con mucha publicidad se anunció el giro a la justicia con la Ley 1173, que ya era modificada en la Asamblea antes de ser puesta en completa vigencia.

Ante el panorama, Lima ve tres tareas primordiales.

  1. La institucionalización

“La urgencia que tenemos en este momento en la justicia es la carrera judicial. Es parte de los tres temas que requieren ser resueltos de manera prioritaria porque en cualquier momento va a colapsar”, señaló Lima.

Indicó que hoy la carrera judicial está en una situación crítica. Aunque pareciera no ser visible hay una gran acefalía de jueces, secretarios y funcionarios que genera una conflicto agudo.

“Lamentablemente con los juicios que tiene el magistrado Omar Michel se ha dejado de designar a funcionarios. Es algo muy crítico y en general para mejorar esto es necesaria la carrera judicial, la institucionalización”, afirmó el jurista.

  1. Pacto para la justicia de paz

En los países de la región es parte de la cultura esperar que un tercero resuelva los conflictos entre dos partes, un sistema muy asociado a la mirada paternalista del Estado. Sin embargo, expertos en el tema de Justicia de Paz señalan que el sistema funciona mejor si la conciliación apoya la resolución de casos que -por la vía ordinaria- pueden tomar mucho tiempo sin resultados satisfactorios para las partes.

“Este es el segundo punto clave, generar un pacto y un acuerdo político sobre la justicia de paz. No vamos a avanzar más en el país -ya está todo estudiado y diagnosticado- si no llegamos a la municipalización de la justicia. Debemos entregar a las comunas un rol más activo”, sostuvo Lima.

  1. Juicios de responsabilidad

Para Lima el tercer tema que requerirá de un acuerdo político es el de la realización de los juicios de responsabilidades a las autoridades judiciales. Estos servirán para determinar quiénes se quedan y quiénes se van de la justicia. Citó como ejemplo los casos de Egüez y Michel .

“Pero no son los únicos, hay como 100 casos que están actualmente pendientes en la Asamblea y no creo que en lo que le queda de gestión pueda atenderlos, tampoco sería beneficioso que lo haga. Será una labor de la próxima Asamblea en la que los legisladores van a tener que llegar a un consenso de dos tercios para llevar a delante estos juicios, de lo contrario quedarán en la impunidad”, afirmó Lima.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas