FmBolivia
Radio FmBolivia

La alianza que conserva biodiversidad, bosques y pueblos del norte paceño

23

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

“Tenemos un Plan de Manejo y Plan de Vida con el que vamos a poder captar más recursos. Las comunidades indígenas hemos debatido y recibido capacitación. Hemos asumido mayor conciencia en el cuidado de las áreas protegidas y el manejo de los recursos naturales que están en nuestro territorio”, afirma Eloy Sarabia, expresidente del Consejo Regional T’simane Mosetenes de Pilón Lajas (CRTM).

En la elaboración de ese Plan de Manejo y Plan de Vida participaron 560 familias de 23 comunidades mosetenes, chimanes y tacanas que habitan en el área protegida de Pilón Lajas, en el norte paceño, y tuvieron el apoyo del Fondo de Alianzas para los Ecosistemas Críticos (CEPF por sus siglas en inglés).

Es uno de los varios proyectos que la CEPF impulsa con miras a la conservación de la biodiversidad, a través de capacitaciones, programas y proyectos en beneficio de las personas que habitan en los Andes tropicales con énfasis en las áreas protegidas de Madidi, Apolobamba, Cotapata y Pilón Lajas.

Los recursos del fondo también ayudaron a la conservación y mejoramiento de las áreas de recarga hídrica optimizando el acceso al agua, redujeron los impactos negativos de la explotación de minerales, impulsaron la creación de nuevas áreas protegidas municipales y promovieron el mantenimiento de bosques y la biodiversidad.

“CEPF se crea para que en áreas clave de biodiversidad se puedan llevar acciones, programas y proyectos de conservación con la sociedad civil. Es decir, este programa no financia a los gobiernos, financia a los actores locales como a ONG, organizaciones de base, pueblos indígenas. Se busca generar mayor conciencia sobre la pérdida de biodiversidad”, afirma el coordinador nacional del CEPF en Bolivia, Jorge Mariaca.

CEPF en Bolivia

Es un programa global que otorga subvenciones a la sociedad civil para que se involucre en la conservación de la biodiversidad en los hotspots o “áreas calientes” donde se concentra la diversidad biológica. En el mundo hay 36 hotspots y uno de ellos es el de los Andes tropicales –considerado el de mayor riqueza biológica del planeta- que involucra a Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Bolivia.

“En Bolivia tenemos una zona muy amenazada por actividades de minería del oro, la agricultura, a veces la prospección petrolera, que es la zona del norte de La Paz que va desde los Yungas de Coroico hasta la región de Apolo; es el corredor Madidi – Pilón Lajas – Cotapata y dentro de cada corredor hay áreas clave de biodiversidad con especies en peligro”, detalla Mariaca.

CEPF impulsa proyectos en el país hace más de 18 años, dividido en dos fases. La primera fue de 2001 a 2013 y la segunda de 2015 a 2020, en esta última invirtió 2,2 millones de dólares. En esta última etapa se ejecutaron 18 proyectos por 12 organizaciones y ONG que alcanzaron importantes resultados en beneficio de las áreas clave de biodiversidad del norte paceño.

Participación indígena

“Han participado todas las comunidades en los talleres. Hemos cumplido los objetivos como dueños de los territorios”, afirma Sarabia, del CRTM.

El Plan de Manejo y Plan de Vida de la reserva y territorio indígena Pilón Lajas ya están aprobados por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) lo que posibilita a los pueblos captar otras fuentes de financiamiento.

Para la ejecución se les subvencionó 140 mil dólares por tres años y también recibieron recursos para el fortalecimiento institucional del Consejo Regional T’simane Mosetene.

Contra impacto minero

Se estima que hasta 2019 se registraron más de 250 operaciones mineras – muchas ilegales- en el Madidi, Apolobamba, Cotapata y Pilón Lajas, por lo que se busca reducir y controlar los impactos al medioambiente a través del proyecto Buenas prácticas en las operaciones mineras, apoyado por CEPF, que estuvo a cargo de la Wildlife Conservation Society (WCS).

El coordinador de la WCS explica que el trabajo que realizaron en el corredor se dividió en cuatro ejes tras el análisis de alternativas para disminuir los efectos negativos en las zonas del Madidi, Cotapata, Apolobamba y Pilón Lajas.

El primer eje fue de rescate de “buenas prácticas” de tres cooperativas mineras. El segundo fue el fortalecimieto de programas de monitoreo integral y gestión ambiental para evaluar los impactos y desarrollar medidas de mitigación.

En la tercera etapa se fortalecieron alianzas entre instituciones y la sociedad civil. Empezaron con seis organizaciones y actualmente hay 16 comprometidas en el grupo interinstitucional Oro Responsable.

La última etapa consistió en reforzar las capacidades de los actores involucrados con las áreas protegidas. “Se dio capacitación teórica a diferentes actores como guardaparques, a comités de gestión, a líderes de organizaciones indígenas y también se aplicaron experiencias prácticas trabajando en cooperativas mineras. A partir de esas experiencias se hicieron las escuelas de campo que eran similares a cursos en las cooperativas en las que se habían aplicado mejores prácticas”, afirma Loayza.

Según el informe final del proyecto, se logró implementar mejores prácticas técnicas, ambientales y sociales en las cooperativas piloto Águilas de Oro, Rayo Rojo y Jesús del Gran Poder, las cuales están listas para consolidarse como Escuelas de Campo para la capacitación de minero a minero.

Más agua

“Como fundación apoyamos la institucionalidad local para que la conservación tenga una fuente de financiamiento, por lo que creamos fondos locales de agua en los municipios de Coroico, Yanacachi y Caranavi”, indica el responsable de Fundación Natura Bolivia, Henry Bloomfield que estuvo a cargo del proyecto Promoviendo acuerdos recíprocos del agua para la conservación de la biodiversidad en comunidades del Corredor de conservación Madidi-Pilón Lajas-Cotapata, con apoyo del CEPF.

Bloomfield destaca que gracias a esos fondos locales de agua, los gobiernos municipales pueden insertar en su POA la asignación de recursos destinados a la conservación de microcuencas y otros planes.

En los tres años del proyecto, Natura trabajó con 11 comunidades alcanzando 3.000 hectáreas de reservas de recarga hídrica en beneficio de más de 900 familias.

Nuevas áreas protegidas

Otro de los logros del proyecto, dice Bloomfield, fue la creación de tres nuevas áreas protegidas municipales con alto valor de biodiversidad en las regiones yungueñas de Coroico, Yanacachi y Caranavi.

Una parte de la cuenca Río Negro en Coroico fue consolidada como área protegida. También se impulsó la declaración de La reserva de agua y bosques montanos Chuñuuma del municipio de Coroico como área protegida.

En Caranavi se promovió que el sitio turístico Rincón del Tigre y Cajones –donde hay ríos cristalinos y cataratas- sea declarado, este 26 de abril, como área protegida municipal mediante Ley N° 017.

En total, con financiamiento del CEPF, se logró que 44.000 hectáreas de las tres regiones yungueñas estén protegidas legalmente como reservas.

El potencial de Cotapata

Otro Plan de Manejo subvencionado por el fondo es el del Parque nacional y área natural de manejo integrado Cotapata. Si bien aún no está aprobado por el Sernap, debido a factores coyunturales y la pandemia, estiman que se consolide en los siguientes meses.

“Está orientado a fortalecer las capacidades de gestión del Parque Cotapata. Se fortaleció con la actualización del Plan de Manejo en coordinación del comité de gestión, las subcentrales y las comunidades”, dijo Carlos de Ugarte, coordinador de la Asociación Boliviana para la Investigación y Conservación de Ecosistemas Andino Amazónicos (Aceaa), institución que apoyó la actualización del Plan de Manejo con fondos de CEPF.

Esta área protegida se caracteriza por sus diversos pisos ecológicos. Sus tierras son aprovechadas para el cultivo y pastoreo. El mayor potencial identificado mediante el Plan de Manejo es el ecoturismo.

Fcepf en Sudamérica

En la segunda fase, el fondo apoyó a 65 organizaciones a las que ayudó a mejorar la gestión de 2,9 millones de hectáreas y al establecimiento de 26 nuevas áreas de conservación para salvaguardar otras 763.901 hectáreas; además, casi 60.000 personas de comunidades indígenas y campesinas se beneficiaron con los esfuerzos de conservación de los Andes tropicales que involucró a Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Promoción del turismo

La Fundación Codespa promovió el turismo de naturaleza y cultural en el área clave de biodiversidad Bosque Polylepis de Taquesi, a través del desarrollo de capacidades locales. Se apoyó en la preparación de guías y mapas, y la promoción comercial. Esta donación también estuvo dirigida a aumentar la conciencia sobre la conservación de la biodiversidad y fortalecer la política municipal a favor de la conservación.

Anfibio endémico en riesgo

El Centro de Estudios en Biología Teórica y Aplicada realizó una evaluación del estado poblacional del anfibio endémico Pristimantis bisignatus, especie en peligro a nivel internacional. El estudio incluyó presencia, distribución y abundancia en el Parque Nacional Cotapata.

En los espacios de conservación del norte paceño también existen reptiles, aves, mamíferos, plantas y peces que están amenazados.

Organizaciones involucradas

Las organizaciones que trabajaron en la segunda fase de inversión son: el Centro de Estudios en Biología Teórica y Aplicada, Fundación Natura, CI Bolivia, Aceaa, Fundación para el Desarrollo de la Ecología, WCS, Conservation Strategy Found, Consejo Regional T’simane Mosetenes Pilón Lajas, Mancomunidad de Municipios del Norte Paceño, Fundación Codespa, Asociación Civil Armonia y Fundación Profin.

Capacitación a periodistas

La Asociación Boliviana para la Investigación y Conservación de Ecosistemas Andino Amazónicos (Aceaa) impulsó capacitaciones a periodistas de medios rurales y urbanos del país para que informen sobre la conservación de la biodiversidad en el corredor Madidi – Pilón Lajas – Cotapata. Los trabajadores de la prensa participaron en talleres, seminarios web y visitas a los proyectos del CEPF.

Más recursos para áreas de biodiversidad hasta 2026

Fuente: Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas