Escándalo por sobreprecios y 2 funcionarios son detenidos

La llegada de los 170 respiradores al aeropuerto de Viru Viru ha sido la buena noticia del día aquel jueves 14 de mayo, pero cinco días después, se ha convertido en uno de los mayores escándalos del gobierno de Jeanine Añez, por el sobreprecio en la compra de esos productos y por su poca utilidad para un país con escasas Unidades de Terapia Intensiva con respiradores profesionales.

“Cómo es posible que alguien intente robarle a los bolivianos en pleno sacrificio como el que estamos viviendo”, fue el mensaje en las redes sociales que la presidenta Añez lanzó anoche, horas después de pedir, a través de un tuiter, cárcel para los responsables. En el interín, dos altos funcionarios del Ministerio de Salud fueron detenidos.

“Cuando hay respiradores profesionales, sólo se necesita el respirador Básico”, dijo Pau Sarsaneda, gerente general de la compañía fabricante de los 170 ventiladores, GPA Innova. Esta afirmación confirma que en el país –con carencia de respiradores profesionales– esas máquinas no iban a tener mucha utilidad, como alertaron los médicos e intensivistas.

Después de que crecieran como una espiral los cuestionamientos sobre la verdadera utilidad de este producto, la empresa fabricante GPA Innova anunció que actualizará el software de los 170 respiradores “para su mejor funcionamiento”, con lo que los equipos pasarán de su versión básica a su versión “avanzada”.

Y, según su catálogo, y confirmado a Radio Fides por Sarsanedas, entre una versión y otra hay una diferencia de precio de 3.825 dólares (3.500 euros). El modelo básico –sin accesorios– cuesta 6.000 euros y el modelo avanzado –también sin accesorios–, 9.500 euros. Y la diferencia entre uno y otro es el software. Por lo tanto, la actualización del software de los 170 ventiladores anunciada por la fabricante costará más de 650 mil dólares, que serán pagados por la intermediaria del País Vasco IME Consulting, que es una empresa unipersonal, que para cerrar el negocio con el Ministerio de Salud, usó los ambientes y el internet del consulado de Bolivia en Barcelona, porque no tiene oficinas en esa región española.

Y Bolivia compró la versión básica con un kit de accesorios que no incluía el sensor de oxígeno. Y ese kit cuesta 654 dólares. Por lo tanto, el Gobierno boliviano adquirió unos respiradores que la empresa fabricante los vende en 7.194 dólares, que multiplicados por los 170 hacen un total de 1.222.980 dólares.

Empero, Bolivia pagó –según el contrato– 4.773.600 dólares (28.080 dólares por unidad), con una diferencia de más de 3,5 millones de dólares, que son casi cuatro veces más de lo que cuesta el producto en España.

Sin embargo, el monto que cobró la empresa intermediaria incluye la “verificación”, el transporte, los impuestos, los aranceles y los “gastos de seguro de los bienes a ser provistos, es decir, todos los costos que puedan tener incidencia en el precio final, hasta su entrega definitiva en el lugar o lugares de entrega convenidos”, dice el contrato.

“La venta compone el Respira en su modelo básico y el kit de accesorios sin el Fio2 (sensor de oxígeno). Esa fue la compra original, pero ahora entiendo que el intermediario está asumiendo la adquisición de otros implementos y accesorios”, informó el responsable de Estrategia, Marketing y Comunicación de GPA Innova, Jaume Miras, en contacto con Página Siete.

Aunque en el contrato se señala que junto al equipo, “en el interior del embalaje original”, vienen un “manual de instalación (guías mecánicas), y un manual de instrucciones para el usuario y el servicio de mantenimiento”. En el contrato no se hace referencia a kit alguno en forma específica.

Este martes también se conoció que la compañía fabricante enviará otros accesorios para la versión avanzada de los ventiladores, como baterías y sensores de oxígeno, que también serán pagados por la empresa intermediaria IME Consulting.

Estos detalles abren las siguientes interrogantes: ¿Por qué el Gobierno adquirió ventiladores en su versión básica, los que que sí sirven en países que cuentan con respiradores profesionales? ¿Por qué la empresa intermediaria va a asumir los costos de la actualización del software y los nuevos accesorios? ¿Acaso la empresa intermediaria no debía escudarse en el contrato antes de asumir ese costo adicional?

En el contrato está establecido que “los bienes adquiridos adicionalmente mediante contrato modificatorio serán pagados según los precios unitarios” por el comprador. La actualización del software y los accesorios a ser enviados “no tendrán coste” para Bolivia, dijo GPA Innova.

Este escándalo tiene su lado positivo, según se infiere de la explicación del gerente general de GPA Innova. Con el software, los ventiladores básicos pasarán a ser equipos de avanzada, que permitirán a los pacientes recibir una atención adecuada desde el “destete” hasta su “despertar”.

El BID afirma que facilitó la compra de los ventiladores

Página Siete / La Paz

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) emitió este martes un comunicado en el que afirma que esa entidad internacional facilitó la compra de los 170 ventiladores Respira, “en el marco de los esfuerzos del sistema de salud frente a la amenaza del coronavirus”.

“Estos equipos fueron considerados pertinentes para responder al incremento en la demanda de pacientes de Covid-19 que requerirán ventilación mecánica en municipios donde se carezca de servicios de terapia intensiva, y complementarán el conjunto de servicios y equipos médicos en hospitales de tercer nivel”, dice el documento del BID difundido en los medios.

Recuerda que fue el Ministerio de Salud de Bolivia el que identificó, con base en un análisis de acciones inmediatas y necesarias para atender la pandemia, los ventiladores que fueron adquiridos por el Gobierno.

“Tras la solicitud del Gobierno de Bolivia, el Banco Interamericano de Desarrollo facilitó la compra de estos equipos como parte de los recursos de financiamiento que por hasta 82 millones de dólares fueron reasignados a la atención de la pandemia. La contratación de bienes y servicios financiados por el BID la realizan las agencias ejecutoras que dependen de la entidad gubernamental encargada del proyecto, para lo cual llevan adelante la solicitud, recepción, y evaluación de ofertas y la adjudicación de contratos”, explica el BID.

Por su parte, dice el comunicado, el Banco examina los procedimientos de licitación y el contrato, con el objeto de observar que el proceso se lleva de acuerdo con los procedimientos convenidos. “Asimismo, junto a los organismos ejecutores, el Banco da seguimiento a los proyectos y efectúa revisiones y verificaciones posteriores, así como al resultado de estos esfuerzos y a la experiencia adquirida”.

El BID reiterá que siguió los conceptos mencionados, analizando la solicitud del organismo ejecutor, el contrato entre partes, las figuras legales y los argumentos técnicos del ejecutor, tras lo cual se dio la “no objeción al proceso”.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.