Pobreza y disfunción familiar razones de abandono escolar

8

Javier, un joven albañil, se arrepiente de haber dejado el colegio hace cuatro años. “Dejé mi colegio en quinto de secundaria porque mi esposa quedó embarazada y yo debía mantener a la familia. No teníamos dinero, por eso vine a La Paz para buscar trabajo y lo único que encontré es el de ayudante de albañil”, dijo.

Él asegura que “no se arrepiente de tener a su familia”, pero lamenta haber dejado de lado sus estudios. “A estas alturas hubiese estado en segundo año de mi carrera, quería estudiar mecánica automotriz”, dice aunque no descarta que retomará ese sueño y concluirá sus estudios en un Centro de Educación Alternativa (CEA).

Según datos del Ministerio de Educación el índice de deserción escolar en secundaria bajó de 7,8% que se reportó en 2005 a 3,8% que se registró en 2018.

Sin embargo, aún hay 38 de cada 100 niños que abandonan el colegio, por eso el Ministerio de Educación impulsó un estudio en el que estableció que entre el primer y quinto curso de secundaria están los picos más altos de la tasa de deserción escolar. Las razones para ello son la pobreza, la migración, la desintegración familiar y el embarazo.

El Ministro de Educación, Roberto Aguilar, explicó a Página Siete que el primer curso de secundaria que refiere al cambio de nivel, pero también de la vida, porque se pasa de la niñez a la adolescencia y es en la etapa en la que más índice de abandono escolar hay.

Acotó que la incidencia es más o menos similar en segundo de secundaria. “En tercero y cuarto curso baja y hay estabilidad, pero en quinto y sexto vuelve a subir la tasa de abandono”, manifestó.

Según Aguilar el estudio determinó cuatro factores principales para que los adolescentes abandonen sus estudios. El primero es la pobreza, porque si los alumnos tienen presión económica en la familia tienden a dejar el centro educativo para trabajar.

El segundo, está vinculado a la disfunción de la familia. “Cuando los padres se separan, o por temas laborales deben migrar y dejar por mucho tiempo la familia, también provoca el abandono del centro educativo”, sostuvo la autoridad.

Asimismo, Aguilar resaltó que los otros dos motivos tienen que ver con la problemática de la juventud, como el embarazo adolescente y el alcoholismo. “Aunque este factor último es menor, también incide”, puntualizó.

Un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) señala que Bolivia está entre los siete países con las mayores tasas de embarazo adolescente en América Latina ya que registra 88 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años, superior al promedio regional de 50 gestaciones por cada 1000 mujeres de ese grupo etáreo.

Estadísticas sólidas

El Ministerio de Educación tuvo que encarar el análisis sobre la deserción debido a que en un colegio de Cochabamba, se registró el abandono de 10 estudiantes. Los técnicos acudieron al lugar y establecieron las principales causas de este fenómeno.

“Ahora tenemos un sistema de estadísticas que permite identificar esos casos y trabajar de una forma más personalizada para evitar el abandono”, destacó el ministro Aguilar.

Acotó que pese a las elevadas tasas, la implementación de más escuelas y maestros de secundaria en el área rural y el Bono Juancito Pinto redujeron el índice de deserción en los últimos años.

Pagina Siete.