FmBolivia
Radio FmBolivia

Expresidentes condenan muerte de Marco Aramayo y cuestionan a la justicia

26

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Tras la muerte del exdirector del Fondo Indígena, Marco Antonio Aramayo, quien denunció un desfalco millonario en esta instancia, expresidentes calificaron su deceso como el efecto de una mafia política judicial que opera en el país hace más de 16 años, protegiendo la corrupción y persiguiendo a los que la denuncian.

Esta muerte desató el repudio de la ciudadanía y una crítica severa de los opositores y personalidades del ambiente político sobre el sistema de justicia nacional y sus operadores.

Desde las redes sociales, exmandatarios como Carlos Mesa Gisbert, Eduardo Rodríguez Veltzé y Jorge Quiroga Ramírez expresaron su repudio por las circunstancias que llevaron a provocar la muerte del exfuncionario, víctima de la manipulación política sobre la justicia.

“Suman y siguen las víctimas de una judicatura y Ministerio Público corrompidos por su parcialidad política, de la incapacidad del Gobierno para concertar con la oposición una reforma estructural”, lamentó el expresidente, Eduardo Rodríguez Veltzé, cuestionando la indolencia de autoridades frente a los reclamos de la ciudadanía.

Por su parte, el líder de la principal fuerza de oposición política, Carlos Mesa Gisbert, calificó la muerte de Aramayo como un asesinato que devela una mafia que controla la justicia boliviana dese hace 16 años, misma que se encargó de proteger la corrupción y perseguir a los que la denuncian.

Mesa cuestionó además que todo esto ocurra ante la pasividad de una sociedad que se muestra permisiva frente a estas irregularidades.

“El terrible y progresivo asesinato de Marco Aramayo es la evidencia de una mafia política judicial masista que por 16 años protegió la corrupción y persiguió hasta su eliminación a quienes la denunciaron, y una advertencia a la permisividad e inacción de toda la sociedad”, expresó.

En la misma línea el expresidente Jorge Quiroga recordó a otros bolivianos que sucumbieron ante la persecución judicial mientras los verdaderos responsables de afectar al Estado caminan impunemente disfrutando de la libertad.

Quiroga cuestionó el silencio de instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por no repudiar las irregularidades de una justicia controlada por el poder de turno.

“Como Bakovic hace unos años, Marco Aramayo fue amordazado con innumerables juicios, encarcelado mientras se atentaba contra su salud, y con los responsables impunes. Justicia cruel azul ante silencio cómplice de CIDH”, manifestó el exmandatario, deseando que el alma del extinto logre alcanzar la paz después de haber sufrido años de injusticia y maldad por su encierro.

En las últimas horas, el investigador señor de Human Rights Watch, Cesar Muñoz, calificó el deceso de Aramayo como evidencia de los estragos provocados por la ausencia de una justicia independiente en Bolivia.

«Nos entristece la muerte de Marco Aramayo. Hay alegaciones serias de violación al debido proceso e inadecuada atención médica en prisión. ¿Pero quién va a investigarlas? De nuevo se evidencian los estragos de la falta de una justicia independiente», publicó el representante de HRW.

Desde el Gobierno, el ministro de Justicia Iván Lima Magne, se refirió al hecho lamentando la falta de humanidad del actual sistema de justicia, aspecto que debe ser objeto de una reflexión profunda.

“Hay una justicia que no ha sido humana, que no ha tomado las medidas necesarias para preservar la vida y la salud de este exfuncionario, es una situación triste que merece evaluación y reflexión profunda”, manifestó la autoridad en declaraciones al canal estatal.

Fuente: El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas