OEA aprueba resolución que condena violencia contra indígenas en Bolivia

30

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó ayer una resolución que condena la violencia contra indígenas en Bolivia, además que critica la “intolerancia” hacia los símbolos indígenas.

“(El Consejo resuelve) condenar las violaciones a los derechos humanos y el uso de la violencia contra cualquier ciudadano de Bolivia, especialmente toda forma de violencia e intimidación contra los bolivianos de origen indígena”, se lee en la resolución Rechazo de la violencia y llamamiento al pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas en el Estado Plurinacional de Bolivia.

La resolución se aprobó por 18 votos a favor, cuatro en contra, 11 abstenciones y una ausencia.

La representación que planteó el texto fue de la misión permanente de Santa Lucía, en nombre de los Estados Miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom): Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belize, el Commonwealth de Dominica, Grenada, Guyana, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Trinidad y Tobago.

En esa resolución también se determinó condenar “la intolerancia hacia los símbolos, vestigios tradicionales y prácticas religiosas, así como cualquier aspecto de la civilización indígena que pueda ser objeto de trato o mención desigual”.

La representación de Bolivia intentó añadir “enmiendas” a la resolución, buscando -según la delegación nacional- “eliminar adjetivos de hechos que no fueron comprobados”. No obstante, a la hora de votar, la mayoría no aceptó las enmiendas.

Una de ellas fue incluir el siguiente párrafo como el punto uno: “(El Consejo resuelve) manifestar su solidaridad con el Estado Plurinacional de Bolivia en su lucha contra el uso de la violencia incluyendo toda forma de opresión e intimidación contra los bolivianos de origen indígena”.

Jaime Aparicio, embajador de Bolivia ante la OEA, antes de la votación de la resolución, afirmó que observaba “el tono” del proyecto de resolución planteado por Caricom. “Esperábamos un enfoque más constructivo, que contribuya al proceso de conciliación y pacificación que hay en este momento en Bolivia y no a alimentar las intenciones del expresidente Evo Morales de incendiar el país”, expresó el representante.

Luego de la aprobación, Aparicio lamentó que con la resolución no se haya aportado a la pacificación de Bolivia.

“Por eso esperamos que los representantes permanentes de todos los países comprendan y verifiquen muy pronto, cuando salgan los informes de peritos, informes verdaderamente técnicos, lo que ha ocurrido en Bolivia y se den cuenta de que no ha existido ninguna violencia racial, ha existido un fraude electoral, un delito y el delincuente que cometió ese delito electoral se escapó del país”, afirmó.

Tres intervenciones clave en la OEA

Venezuela La representación de Juan Guaidó subrayó que las enmiendas planteadas por Bolivia buscaban una “declaración equilibrada”, para que no se dejara duda en relación a la voluntad de respetar los derechos humanos, pero que tampoco abriera puertas a “maniobras políticas de escasa ética política”. Esa delegación consideró que los países que aprobaron la resolución, una vez que se conozca la verdad de lo sucedido “se darán cuenta de que fueron engañados”.
Colombia La representación de ese país indicó que Bolivia está en un “momento muy complejo” por el fraude electoral comprobado. Consideró, además, que el proyecto de resolución en su título (que hacía referencia en primera instancia a “violencia racial”) y resolutivos 1 el 2 “encierra una calificación muy seria”, y que para hacer ese tipo de calificaciones se requiere de evidencia concreta y real, porque se está hablando de personas y su condición étnica.
Uruguay La representación de ese país leyó pasajes del informe preliminar de la misión de la CIDH. El embajador de ese Estado expresó que su país “mantiene una diferencia respecto” a la redacción del párrafo operativo 2 de la resolución, cuando se menciona “símbolos, tradiciones y prácticas religiosas” por entender -subrayó el diplomático- que los sujetos de derechos pasibles de protección contra la violencia y discriminación son únicamente los seres humanos.

Pagina Siete.