Hay interminables filas en cuatro puntos de distribución de pollo

28

Ante el desabastecimiento de alimentos y en coordinación con la Alcaldía, el Gobierno habilitó cuatro puntos para la venta de pollo en la ciudad de La Paz. Miles de personas hicieron ayer filas interminables para adquirir este producto, cuya unidad se vendió a 35 bolivianos.

En los mercados de La Paz, ante la escasez, un pollo entero cuesta entre 80 y 100 bolivianos. Los cuatro puntos de distribución no dieron abasto para satisfacer la alta demanda.

“Nos informaron por las redes sociales que venderían el pollo desde las 8:30. Como vivo cerca estuve atenta y el camión llegó a las 10:00”, dijo Carminia Luna, una de las vecinas que hacía fila en la plaza Belzu de San Pedro.

A las 10:00 de ayer, la fila de personas para comprar pollo se extendía por cinco cuadras y llegaba hasta la calle Murillo, a unos pasos de la estación de la línea Morada del teleférico.

La subintendente del macrodistrito Cotahuma, Sofía Chávez, dijo que el camión llegó con 2.400 pollos que fueron enviados desde el oriente del país a través de un “puente aéreo”.

“Estamos vendiendo la unidad a 35 bolivianos, es de buen tamaño y sólo un producto por persona”, declaró la funcionaria edil que se hacía cargo de la distribución.

Con un marcador, los guardias municipales enumeraban a las personas para evitar conflictos. “Una vez que se acaben los pollos estaremos a la espera de que llegue (otra provisión). Dependerá de cómo bajen los camiones, considerando que hay muchos bloqueos en El Alto”, agregó la subintendente.
Un funcionario edil vende un pollo por persona y a Bs 35.
Foto:Marco Aguilar / Página Siete

Esta cantidad de pollo se agotó a las 13:00. Miles de personas se quedaron en la fila para aguardar la llegada de otro camión. “Nos dijeron que llegarán más pollos, pero que hasta el momento no arribó porque hay marchas en el centro paceño”, dijo un vecino.

La Alcaldía habilitó otros tres puntos de distribución: la plataforma del estadio Bolívar en Tembladerani, la plaza Villarroel y la calle 21 de San Miguel, en la zona Sur. En todos estos espacios, miles de personas realizaban largas filas.

Muchos de los vecinos lamentaron el alza de precios de este producto. En algunos sitios la unidad del alimento se vendía entre 80 y 100 bolivianos.

“No podemos dejar que ganen tanto, esto es especulación”, reclamó otra de las vecinas en el mercado Rodríguez. En este lugar sólo quedaban algunas comerciantes que vendían carne de res a precios altos. El kilo de pulpa antes valía 38 bolivianos, ahora cuesta 60 bolivianos. Y la costilla valía 24 bolivianos, ahora cuesta 50. El huevo triplicó su precio. Antes la unidad valía 70 centavos, ahora cuesta dos bolivianos.

“El maple de huevos (con 30 unidades) se vende entre 60 y 65 bolivianos. Antes costaba 24 bolivianos. No hay dinero para pagar esos precios. Intenté comprar 10 huevos y me querían cobrar 21 bolivianos, pero ya no tengo dinero”, dijo una vecina.

Las verduras también son escasas. La cuartilla de cebolla cuesta entre ocho y 12 bolivianos. La arroba de papa vale 80 y 90 bolivianos. La libra de pimentón cuesta seis bolivianos.

La Alcaldía controlará el peso, pero no el precio de alimentos

La Alcaldía de La Paz desplazó funcionarios a los mercados para verificar el peso de los alimentos, pero no el precio. La comuna alega que no puede controlar el costo porque en el país rige “la oferta y la demanda”.

“Si bien el gobierno municipal trabaja con los directorios de los mercados, se permitió que en estos días el alimento tenga un incremento mínimo considerando el alza del (costo del) transporte. Lastimosamente, este fenómeno comenzó el jueves”, dijo la intendenta edil, Velma Vargas.

En algunos mercados los precios de varios alimentos se duplicaron. Antes, una unidad de pollo valía 30, hoy cuesta entre 80 y 100 bolivianos.
Funcionarios ediles realizan controles en las filas.
Foto:Víctor Gutiérrez / Página Siete

Sofía Chávez, subintendente del macrodistrito Cotahuma, dijo que “en especial” realizan un control del peso. “El precio varía según la oferta y la demanda. No podemos controlar”, dijo la funcionaria. “Verificamos que los precios estén visibles porque no permitiremos tanta especulación. Trabajamos con las directivas de los mercados para evitar los incrementos”, precisó.

Luego de la renuncia de Evo Morales, el domingo, personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) iniciaron un bloqueo en la planta de distribución de combustibles de Senkata en El Alto, además de las rutas de acceso a Río Abajo, zona productora de legumbres, entre otros.

El ejecutivo de la Confederación de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol), Pedro Yujra, acusó ayer a los mayoristas de subir los precios del pollo y la carne de res pese al puente aéreo.

“El precio de la carne subió mucho y nosotros no somos los responsables. Los culpables son los intermediarios de carne, pese a la facilidad del puente aéreo. Hay unos cuantos que se aprovecharon y venden al precio que quieren”, dijo Yujra.

El dirigente pidió a la Alcaldía y al Viceministerio de Defensa del Consumidor realicen los controles respectivos y los precios de la carne no sean excesivos.

Pagina Siete.