Rosalba Vargas retorna a su pueblo y se estrella contra dirigentes de Adepcoca por no ayudarla

La dirigente cocalera Rosalba Vargas, que regresó a su pueblo en condición de detenida, fue recibida como heroína por la población de Irupana. Sin embargo, declaró sentirse “decepcionada” de la dirigencia de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) porque la dejaron sola cuando fue aprehendida, aunque adelantó que arreglará ese problema en reunión cerrada.

“Estos días (de detención), me he llevado una decepción de la (dirigencia) departamental. Voy a ser sincera, no me gusta ocultar las cosas, mis hijas han recibido 400 bolivianos, qué lamentable. Entre cuatro paredes vamos a arreglar eso, realmente nunca he pensado que van a tener esa actitud en la departamental”, declaró la dirigente a radio FM Bolivia.

Rosalba Vargas fue aprehendida la tarde del martes 11 de octubre y su audiencia cautelar se realizó recién el viernes. Ese día, el juez suplente Diamantino Pacheco dictó detención domiciliaria sin custodia policial, pero debía presentar dos garantes, presentación al sistema biométrico todos los lunes, la prohibición de acercarse a Adepcoca y comunicarse con cualquier persona vinculada al sector. Fueron ocho días que estuvo aprehendida sin que las autoridades hagan algún esfuerzo por cumplir una orden judicial.

Los campesinos cocaleros reclamaron a la dirigencia de Adepcoca que aún está vigente, pues solo el ejecutivo Freddy Machicado está detenido en el penal de San Pedro, hay un vicepresidente y 15 dirigentes de las centrales cocaleras que ejercen sus cargos en esta asociación.

Los reclamos fueron más notorios cuando afirmaron que ellos siguen pagando las cuotas que les corresponde por el uso de los ambientes del mercado de coca y ese dinero debiera ir a solventar el pago de abogados.

“Mi hija, decepcionada, me dijo me han dado esto (los 400 Bolivianos), yo le dije, bueno, a ver vamos analizar. Yo creo que la gente de Los Yungas va a saber analizar este tema, porque no es así de que pase algo y dejemos a la familia desprotegida, yo me sentido mal porque hice preocupar a mi familia”, declaró Vargas decepcionada.

Por el momento, la dirigente está prohibida de cercarse al mercado y menos sostener reuniones o tener contacto con las personas involucradas. Solamente puede salir los lunes desde su pueblo para el control biométrico de la Fiscalía y luego debe retornar a Irupana.
ANF

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más