Gobierno digital requiere personas, no más software

8

Los países latinoamericanos han estado implementando estrategias de gobierno digital durante aproximadamente dos décadas. Estas estrategias se han centrado en simplificar y digitalizar los servicios públicos, así como en crear canales digitales para que los ciudadanos interactúen con el Gobierno y participen en el devenir social, pero requiere talento humano, reflexiona María Isabel Mejía, ejecutiva Senior en Gobierno Digital, en la Dirección de Innovación Digital del Estado de CAF – banco de desarrollo de América Latina.

Esas estrategias han traído una mayor eficiencia en las administraciones públicas, los ciudadanos se han acercado a los gobiernos, se han alcanzado mayores niveles de transparencia y participación ciudadana, y millones de ciudadanos han podido ahorrar tiempo y dinero, señala.

Los gobiernos enfrentan mayores expectativas de los “nativos digitales”, que exigen nuevas formas de gobernanza, estados más ágiles, abiertos e innovadores #TransformaciónDigital

“Sin embargo, quedan muchos desafíos para canalizar la transformación digital: necesitamos actualizar las habilidades y la mentalidad de los funcionarios públicos para que puedan aprovechar al máximo las oportunidades digitales, pero también gestionar los riesgos que esta revolución digital trae consigo”, sostiene.

Al mismo tiempo, los gobiernos enfrentan mayores expectativas de los “nativos digitales”, ciudadanos del siglo XXI que exigen nuevas formas de gobernanza, estados más ágiles, abiertos e innovadores.

Gobierno electrónico

Para determinar el estado de la transformación digital en América Latina, CAF –banco de desarrollo de América Latina– encargó un estudio sobre el talento digital en la región.

En ese estudio se llegó a la conclusión de que un desafío clave para los gobiernos en su viaje de transformación digital es la falta de talento con conocimiento digital y el lento, pero necesario, proceso de actualización de sus conocimientos sobre nuevas tecnologías, que están creciendo exponencialmente.

“Se necesita talento humano especializado para aprovechar esas herramientas. Para el sector privado, la demanda de estos especialistas ya es tremendamente difícil de satisfacer, así que imagínense lo difícil que es para el sector público, donde los salarios suelen ser más bajos”, observa.

Como se recordará, Bolivia está en proceso de digitalizar todo el gobierno, en especial las instituciones públicas, para mejorar la atención y el servicio a la ciudadanía, que está a cargo de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic).

El Gobierno también necesita conocimientos y habilidades en áreas como innovación pública, ciencia de datos o análisis de big data, entre otras transformación digital

Talento

Los expertos especializados en TIC ya no son suficientes, como fue el caso durante la primera generación de reformas de gobierno electrónico en los años 90 y principios de los 2000. Ahora, el Gobierno también necesita conocimientos y habilidades en otras áreas de especialización, como innovación pública, ciencia de datos y tecnologías emergentes como Internet de las cosas, blockchain, análisis de big data e inteligencia artificial.

Para continuar el proceso de transformación es fundamental que los servidores públicos se mantengan actualizados sobre las nuevas tecnologías, desarrollen sus habilidades sociales y tengan la oportunidad de aprender y desarrollar sus habilidades continuamente.

Habilidades políticas digitales

Por otra parte, señala que se debe impulsar la transformación digital en el sector público no solo requiere habilidades técnicas digitales. Las habilidades políticas digitales también tienen una gran demanda.

Una lección de América Latina es que ya no es suficiente con invertir en las habilidades digitales de las oficinas de tecnologías de la información en las agencias públicas. Impulsar la transformación digital requiere de responsables políticos que sean conscientes del potencial de las soluciones digitales y de datos, acota.


El Diario.