FmBolivia
Radio FmBolivia

En el Bioparque Vesty Pakos, 70% de los animales son viejitos; 230 murieron desde 2021

23

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El 70% de los más de 500 animales del Bioparque Vesty Pakos de Mallasa son gerontes o se encuentran en la última etapa de su vida. La administración informó que entre 2021 y los primeros meses de este año fallecieron 230 a causa de su avanzada edad o porque fueron maltratados antes de llegar a este espacio.

“Alrededor del 70% de nuestros animales son gerontes, de una edad avanzada”, explicó a Página Siete la administradora de este espacio municipal, Geraldine Durán.

La vejez de los animales, según la funcionaria, fue uno de los factores que provocó la muerte de 50 animales en los primeros meses de este año. Entre ellos se encontraban los jaguares que formaban parte de la fauna del bioparque. “Ellos eran los más viejitos y gerontes. Tenemos los documentos de las necropsias. Tenían entre 23 y 20 años en cautiverio, lo que sobrepasa (su tiempo de vida) y era de esperarse”, afirmó.

La administradora añadió que otros animales -como parabas, y tejones- fallecieron “por la edad avanzada”. “Se realizaron las necropsias (sic) y las hicieron llegar a la Gobernación”, dijo.

La misma suerte corrió un pecarí, mamífero similar al jabalí, que sufrió un paro cardiorrespiratorio. “Era de edad avanzada y tenía enfermedades que arrastraba desde hace mucho tiempo atrás. No fue de la noche a la mañana que contrajo esos males: el útero, el riñón y el hígado ya tenían quistes. Estaban con infección y con un cuadro complicado”, advirtió.

Un segundo factor fue el maltrato que sufrieron estos animales antes de ingresar al bioparque. “En su mayoría, los decesos en fauna se produjeron porque ingresaron en malas condiciones para ser rehabilitados”, dijo.

Por ejemplo, el año pasado llegó una “gran cantidad” de lagartijas, canarios y periquitos. “Fueron decomisados en ferias con pésimas condiciones de cautiverio. Hubo un mal manejo en su traslado. No llegaron en buen estado. Les dimos la rehabilitación correspondiente, pero registramos decesos de estas especies”, dijo Durán y agregó que “no hubo mala praxis o negligencia” en la muerte de estos animales.

La noticia sobre el deceso de los animales llegó hasta el Ministerio Público y la Policía Forestal y de Protección al Medio Ambiente (Pofoma). Representantes de ambas instituciones se trasladaron el miércoles al bioparque para comprobar el estado de los animales. Luego de una inspección, según Durán, “comprobaron que no hay maltrato de animales” y que en el acta “dijeron que (la acusación de biocidio) es falsa”.

En cambio, Andrea Morales, vicepresidenta del Colegio de Biólogos de La Paz, advirtió que en el bioparque existe una “falta de capacidad o atención inmediata a fauna enferma o en estado crítico”.

La experta -que también estuvo cuatro años al frente de la administración del bioparque- aseguró que esas carencias provocaron la muerte de la fauna. “El problema fue contratar personal que no está calificado o entrenado, que no tiene experiencia en el manejo de fauna silvestre. Son veterinarios que no trabajaron con fauna, cuya atención es distinta a la de animales domésticos”, explicó.

Morales aseguró que este sitio “siempre” albergó a animales gerontes, pero deben recibir una atención especializada. “Requieren una dieta especial, medicamentos y alimentos. Los ambientes -donde son albergados los animales- deben ser más cómodos. No debemos pensar: ‘si son viejitos, quiere decir que se van a morir’. Se les puede dar una mejor calidad de vida hasta que suceda el deceso”, aseguró.

Además, la especialista explicó que si estos animales llegan maltratados, “la prioridad” del bioparque es buscar su salvación. Indicó que muchas veces es necesario quedarse toda la noche para atender a un animal porque necesita medicación cada dos horas o una dieta específica. “Tenemos la obligación de hacerlo”, aseguró.

El alcalde Iván Arias visitó ayer el bioparque y explicó que algunos animales fallecieron porque no pudieron adaptarse y por otras dificultades. “No se olviden que la mayoría de los animales vienen ya con problemas de salud, con patitas rotas y a veces sin cola. El proceso de adaptación es muy difícil”, dijo y agregó que Pofoma recupera a los animales y los lleva al bioparque, donde reciben atención médica, fármacos y alimentos. “Eso tiene que erogar la Alcaldía de La Paz”, añadió.

180 animales murieron en 2021

Durán dijo que el número de decesos de animales el año pasado “fue más elevado” en comparación con el mismo periodo de esta gestión.

Consultada sobre cuántos animales fallecieron en 2021, Durán indicó que fueron “alrededor de 180”.

Sostuvo que la Alcaldía trabaja en brindar una “mejor calidad de vida”.

Andrea Morales, exadministradora del espacio, indicó que el número de muertes no era tan elevado. “Manejábamos alrededor de 60 a 70 muertes al año como máximo. Esos decesos se producían por maltrato (cuando estaban en cautiverio) o casos especiales”, explicó. Recordó que en su gestión un león murió a sus 25 años, cuando su promedio de vida era de 20.

70% DE LOS ANIMALES del Bioparque Vesty Pakos de Mallasa tiene una edad muy avanzada.

Fuente: Pagina siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas