“La operación estaba en peligro” porque había otra oferta a “mitad de precio” (Lea cómo se gestionó en 5 días la compra de los respiradores)

412


La compra de los 170 respiradores a la española GPA Innova estuvo a punto de frustrarse porque había otra oferta de los mismos respiradores a “mitad de precio”, según un informe del Cónsul General de Bolivia en Barcelona, David Alberto Pareja Lozada.

El funcionario boliviano en España informó a la Canciller Karen Longaric que el pasado 7 de mayo recibió una llamada de Fernando Valenzuela, jefe de adquisiciones del Ministerio de Salud, para informarle que el señor Iñaqui García se contactaría con su persona el viernes 8 de mayo.

¿Cuál era el objetivo del contacto? Verificar la existencia de unos respiradores que el gobierno de Bolivia “estaría” comprando a la empresa GPA Innova a través de la empresa IME Consulting.

“El día viernes 8 de mayo a las 10:00 (hora de España), el señor Ignacio García (hermano y socio de Iñaqui) me pasó a buscar de las oficinas del Consulado General en Barcelona y fuimos al almacén de la empresa a realizar la inspección de los respiradores”, dice Pareja, en su informe.

Casi 12 horas después, a las 21:36 (hora de España) del mismo viernes 8 de mayo, Iñaqui García se comunicó con el Cónsul boliviano para advertirle que la operación estaba en riesgo de frustrarse.

“Se comunicó conmigo (…) para comentarme que la operación estaba en peligro debido a una supuesta oferta, por otra empresa, de los mismos respiradores a mitad de precio de venta”, indica Pareja.

Brújula Digital informó hoy que la empresa importadora de equipos médicos COSIN ofreció al gobierno la venta de 178 respiradores españoles Innova a un precio de 12.500 dólares cada uno, incluido transporte, pago de impuestos, instalación, garantía y capacitación al personal médico.

Según el contrato firmado entre el Estado Plurinacional de Bolivia y la empresa española IME Consulting Global Services S.L, cada ventilador pulmonar costó 28.080 dólares. Los 170 respiradores solicitados sumaron 4.773.600 dólares.

El director general de GPA Innova, Pau Sarsanedas, informó esta mañana, en radio Fides, que el respirador básico tiene el precio de 6.000 euros (6.553 dólares) y el advance 9.500 euros (10.376 dólares). Con los accesorios, cada respirador sube dos mil euros más respecto a su precio original. Es decir, el ventilador de 6.000 euros llega a costar 8.000 euros (8.791 dólares) y el de 9.500 sube a 11.500 euros (12561).

Contrato firmado y pago al filo del tiempo

Con el fin de salir de dudas respecto a otra empresa que ofrecía los mismos respiradores a mitad de precio, Pareja se comunicó esa misma noche del viernes con Fernando Valenzuela. Este le confirma que había llegado otra proforma de otra empresa.

“Y yo le informo que no podía garantizar la existencia de dicha empresa ni de existencia de dichos respiradores que se ofertaban, por lo que le aconsejaba prudencia en la toma de decisión en la adquisición”, cuenta Pareja, en su informe.

Al día siguiente, a las 18:01 (hora española) Valenzuela informó que ya estaba aceptada la compra a la empresa GPA Innova.

Pareja informó a Longaric que el Director General Ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), Giovanni Pacheco Fiorilo, le dijo el lunes 11 de mayo a las 04:31 (horas española) que el Estado boliviano ya había firmado el contrato con la empresa proveedora.

Siete horas más tarde de ese mismo lunes, a las 11:45 (hora española), justo cuando redactaba su informe a la Canciller, Pareja señaló que aún no se había concretado la transferencia.

El contrato estableció el pago del 50% del total de 4.773.600 dólares a la firma del documento, y el otro 50% tras la recepción definitiva de la totalidad de los bienes.

“Nos encontramos reunidos en las oficinas del consulado con el señor Iñaqui García e Ignacio García, socios de la empresa IME Consulting, aguardando la confirmación de la transferencia para poder comenzar a realizar las gestiones pertinentes de aduana y traslado de los respiradores”, indica el informe de Pareja.

Se supone que el Estado boliviano realizó los pagos a la empresa proveedora, según lo establecido en el Contrato, y los 170 respiradores llegaron a Bolivia el pasado jueves en un vuelo de BOA.

En la tarde de este martes, la Policía detuvo al director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, y al director general ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Giovanni Pacheco, por sospecha de sobreprecio en la compra de los 170 respiradores.

RimayPampa

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More