Bolivia pagó por cada respirador $us 27.683, cuando cuesta 7.194 en la fábrica

88

La compra original de los 170 equipos se hizo con base en un pedido que sumaba unos $us 1,2 millones. Pero el Estado pagó 4,7 millones por ellos.

El Gobierno boliviano pagó por cada respirador básico con accesorios la suma de 27.683 dólares, cuando el costo por unidad directamente de la fábrica es 7.194 dólares. En medio de la transacción para adquirir los productos hubo al menos un intermediario, es posible que fueran más. El monto pagado subió cuatro veces.

“La venta compone el RESPIRA en su modelo básico y el kit de accesorios sin el Fio2. Esa fue la compra original, pero ahora entiendo que el intermediario está asumiendo la adquisición de otros implementos y accesorios”, informó el responsable de Estrategia, Marketing y Comunicación de GPA Innova, Jaume Miras, en contacto con Página Siete.

GPA Innova es la compañía que fabrica los ventiladores RESPIRA. De acuerdo con la lista de precios el modelo básico cuesta 6.540 dólares y el kit de accesorios sin el Fio2 (que es un sensor de oxígeno) cuesta 654 dólares, lo que da un total de 7.194 dólares por cada unidad. Si multiplicamos eso por 170 ventiladores da un precio total de 1.222.980 dólares. Sin embargo, el Gobierno boliviano pagó 4.706.110 millones.

En un principio se informó que en realidad el costo, a través de un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), fue de 5 millones de dólares.

Se debe tener en cuenta que incluso adquiriendo el RESPIRA modelo advanced, más el kit de accesorios con el Fio2, el precio por unidad hubiera sido de 10.889 dólares.

Miras explicó que estos son los precios a los que se venden los productos; sin embargo estos no incluyen los costos que asumen los intermediarios como transporte, pago de impuestos, garantías y demás. En este caso se conoce que uno de los intermediarios fue la empresa IME Consulting, ubicada en el País Vasco.

El pedido original a GPA Innova fue de un modelo básico del ventilador. Sin embargo, este modelo básico no tiene la opción del “destete”, procedimiento mediante el cual el respirador se acomoda a un paciente que está comenzando a recobrar conciencia y a respirar por sí mismo. Esto significa que, con el modelo básico, al momento de comenzar a respirar por sí mismo, el paciente debía ser conectado rápidamente a un ventilador profesional de terapia intensiva.

En cambio, el modelo advanced se acomoda a la respiración del paciente y acompaña este proceso hasta el momento en que el individuo ya no necesita un respirador.

Debido a que en Bolivia no existen suficientes unidades de terapia intensiva, la compañía GPA Innova explicó que hubiera sido una mejor decisión adquirir el modelo advanced. Es por ello que de forma “gratuita” se actualizará el software de los 170 respiradores que ya llegaron para que tengan las funciones avanzadas.

Esta actualización hubiera demandado un costo de 3.815 dólares por cada unidad. Pero según explicó Miras el costo será asumido por parte del intermediario y del fabricante. Además de esto dijo que el intermediario también asumirá el costo del filtro Fio2 (que son 327 dólares la unidad aproximadamente) y una batería de estabilización en caso de caída de tensión (que cuesta 545 dólares aproximadamente).

Con ello, el intermediario, estaría asumiendo un costo de al menos 92.977 dólares, sin contar con la actualización del software advanced.

Página Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More