Autoridades temen explosión de casos por indisciplina en El Alto

La feria de la 16 de Julio, como otras barriales, de El Alto se realiza casi con normalidad con la consiguiente aglomeración  de personas que viola la cuarentena total. Ante la indisciplina, las autoridades temen una explosión de contagios los siguientes días en la urbe alteña. 

 “El periodo en que se puede presentar la enfermedad es de 14 días y prevemos que se incrementen los casos en El Alto en el transcurso de esta semana. Realmente (los alteños) se portaron muy mal; cuando otros países abren las puertas se van directo al contagio. Ellos (en El Alto) abrieron la puerta solitos”, declaró el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, René Sahonero. 

En Bolivia se registran más de 4.000 casos y casi el 60% de ellos se concentra en Santa Cruz. En el departamento de La Paz hay casi 400 y específicamente el municipio de El Alto, con un millón de habitantes, registra poco más de 120  casos positivos.  

El director del Sedes atribuye el que no se haya presentado una explosión de casos en El Alto  a cuatro factores. El primero es que al principio se respetó la cuarentena “mal que mal”; segundo, que se identificó a los contagiados y sus contactos para evitar la propagación del virus; tercero, que el 80% de los infectados son asintomáticos y “son los más peligrosos”. 

Como cuarto factor mencionó que algunos enfermos no acuden a servicios de salud. “Aunque tengan resfríos se ocultan. Hay miedo porque  cuando alguien reporta  hasta quieren incendiar su casa. Es un comportamiento errático de nuestra sociedad y hemos tenido varios casos. Incluso, en provincias no quieren saber (de la enfermedad) y quieren poner a los médicos en cuarentena porque dicen que ‘ellos contagian’”, lamentó.

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, alertó sobre la situación en El Alto. “El talón de Aquiles  son los grupos de presión que se creen superiores a Drácula”. 

Explicó que el modelo de atención en el departamento de La Paz parte de cuatro puntos: la Constitución de Equipos de Respuesta Rápida (ERRAs); constituir Centros de Aislamiento para  sospechosos o positivos asintomáticos; generar un sistema de hospitalización integrado entre sistema público, privado y de seguridad social; y controlar el cumplimiento de la cuarentena.

El director  de Salud de la Alcaldía de El Alto, José Luis Ríos, resaltó  los cordones sanitarios en algunas zonas, las brigadas que buscan casos y el aislamiento. “La campaña de prevención, el uso de elementos de bioseguridad,  como el barbijo, el distanciamiento  impiden un mayor contagio”, dijo.

No obstante, especialistas coinciden que el número de casos en El Alto responde al número reducido de pruebas en ese municipio.

“La vigilancia epidemiológica significa trabajo en campo. Si no hay pacientes que acudan a los centros médicos, hay que ir a buscarlo. Eso significa, hacer muestreos en  zonas donde la gente se está reuniendo”, afirmó  el presidente de la Sociedad Boliviana de Bioquímica, Álvaro Justiniano.

 “La gente no acude a los servicios de salud, esa es una deficiencia también en otros países. Además, hay un periodo de incubación  que varía de siete a 14 días y en los siguientes días se registrarán más casos”, resaltó el presidente de la Sociedad Boliviana de Neumologia, Antonio López.. Advirtió que “conforme se vayan eliminando las restricciones el contagio será exponencial”.

El director del Sedes dijo que  hay tests. “Podemos llegar hasta mil pacientes  y sus contactos; pero si se dispara no alcanzarán las pruebas ni  equipos”, precisó Sahonero. 
 

Sedes sumará 5 hospitales públicos y del seguro para Covid-19

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz alista dos hospitales públicos además de otros tres del seguro social para la atención de los pacientes con Covid-19. Se sumarán  dos centros de contención para casos que no requieran hospitalización o sean asintomáticos. 

“Tomamos varios recaudos ante un posible incremento de casos. Aún tenemos los hospitales de La Portada (La Paz) y El Norte (El Alto) que tienen una capacidad aceptable porque ahora están con baja cantidad de pacientes”, declaró el director del Sedes, René Sahonero.

Al integrar a la seguridad social se contará con  los hospitales de Santiago Segundo y Luis Uría de la Oliva dependientes de la Caja Nacional de Salud (CNS). “Ya se están haciendo los contratos para  los especialistas. La Caja Petrolera va a dar otros ambientes para la atención. De esta forma en  internación estaríamos cubiertos y esperemos que no lleguen miles”, añadió.

 Sahonero resaltó que el departamento ya cuenta con dos áreas de aislamiento. “Ahí tenemos al ex Radisson que tiene capacidad para 600 personas y ahora está con menos 100. Luego contamos con los ambientes de la Piscina Alto Obrajes. También tenemos el ofrecimiento de la exclínica Aranda y de otras para tener un círculo de prevención”, afirmó.

“Es prematuro hablar de la influencia de la altura”

El presidente de la Sociedad Boliviana de Neumología (SBN), Antonio López, consideró  “prematuro” hablar del factor de la altura en la Covid-19. Sostuvo que se realizan estudios en el país para comprobar o descartar hipótesis. 

“Se plantearon hipótesis, cuestionamientos y desarrollaron algunos estudios pero no hay nada confirmado. Es prematuro hablar de ello. La Sociedad Boliviana de Neumología y el Instituto Boliviano de la Altura están trabajando y ya van a presentar sus propuestas”, declaró el profesional.

El doctor Elmer Huerta ya explicó un estudio regional sobre el tema , que se publicó el 22 de abril. “Analizaron  Bolivia, Ecuador y la región autónoma del Tíbet y han comprobado enormes diferencias en lo que es la frecuencia de la enfermedad en las zonas de la altura, ciudades de la altura y en el llano. Se cree que es por los rayos ultravioleta, por la sequedad del medio ambiente y por los cambios  bruscos de temperatura de estas regiones”, declaró Huerta.

El presidente de la SBN comentó que la teoría que plantea que  los receptores de virus que se encuentran en la vía respiratoria, digestiva y corazón tendrían una regulación diferente en la altura. “La regulación es un sistema que permite al virus facilitar su ingreso, se vuelve más sensible al entrar a la célula y la altura podría influir en los habitantes  debido a la hipoxia o por  la presión barométrica distinta o por los rayos de luz ultravioleta”, dijo el doctor López. 

Recalcó que todas son hipótesis y que es preciso recolectar más datos para hacer aseveraciones concluyentes. “Sería muy irresponsable  decir que vivir en altura es un factor protector. Los habitantes en altura deben protegerse, no deben actuar  temerariamente”.
 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.