FmBolivia
Radio FmBolivia

Un tercio de países de bajos ingresos sufre desnutrición

2

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Más de uno de cada tres países de medianos y bajos ingresos del mundo tiene problemas de obesidad y desnutrición debido a cambios en los hábitos de alimentación con dietas poco saludables, según un nuevo estudio publicado en la revista The Lancet.

La investigación, llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló que se necesita aplicar un nuevo enfoque que ayude a reducir la desnutrición y la obesidad al mismo tiempo, ya que estos dos problemas se interconectan cada vez más debido a los rápidos cambios en los hábitos alimentarios de los países.

Los expertos, liderados por Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS, analizaron 123 países en la década de 1990 y 126 países en la década de 2010, particularmente en África subsahariana, Asia meridional y Asia oriental y el Pacífico y descubrieron que más de un tercio de ellos sufría obesidad o desnutrición.

“Estamos frente a una nueva realidad nutricional”, afirmó el profesor Branca, que indicó que ya no se puede “caracterizar a los países como de bajos ingresos y desnutridos, o de altos ingresos y solo preocupados por la obesidad”.

“Todas las formas de desnutrición tienen un denominador común: sistemas alimentarios que no proporcionan a todas las personas dietas saludables, seguras, asequibles y sostenibles”, destacó, y agregó que para cambiar esta situación es necesario implementar un conjunto de medidas en todos ellos.

Estas políticas pasan por realizar mejoras en la producción y el procesamiento, el comercio y la distribución, la fijación de precios, la comercialización y el etiquetado, y también en el consumo y el desperdicio que se produce.

La desnutrición y la obesidad pueden tener efectos entre generaciones, ya que ambas afecciones pueden impactar en la descendencia.

Además, los veloces cambios en las formas de alimentación implican que más personas están expuestas a ambas formas de desnutrición en diferentes momentos de sus vidas, lo que aumenta los efectos nocivos para su salud.

A nivel mundial, las estimaciones sugieren que casi 2.300 millones de niños y adultos tienen sobrepeso y más de 150 millones de niños tienen retraso en el crecimiento.

La situación se agrava en países de bajos y medianos ingresos, donde estos problemas se superponen en individuos, familias y comunidades.

El estudio explora las tendencias detrás de esta intersección, conocida como la “doble carga de la desnutrición”, en que ambos grupos de países con medianos y bajos ingresos sufren la doble presencia de obesidad y desnutrición.

Los autores señalaron los cambios sociales y del sistema alimentario que pueden estar causándola, su explicación biológica y sus efectos, así como las políticas que pueden ayudar a abordar la desnutrición en todos sus aspectos.

Para ello utilizaron datos de encuestas de países de ingresos bajos y medios entre los años 90 y 2010 para estimar cuáles enfrentaban una doble carga de desnutrición.

Descubrieron que más del 15 % de personas padecía debilitamiento, más del 30 % sufría retrasos en el crecimiento, más del 20 % de las mujeres tenía delgadez y más del 20 % de las personas sobrepeso. (EFE)

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas