Donald Trump respalda a gobierno de Jeanine Áñez

4

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter expresó su apoyo a la presidenta del Gobierno de transición, Jeanine Áñez, y advirtió de la violencia que provocan tanto en ese país “como desde lejos”.

“Apoyamos a Jeanine Áñez en Bolivia mientras trabaja para garantizar una transición democrática pacífica a través de elecciones libres”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Es la primera alusión directa que hace el presidente estadounidense a la su colega boliviana, que asumió el cargo pasado 12 de noviembre tras la renuncia de Evo Morales en medio de una convulsión social producto del fraude electoral mediante el cual pretendía gobernar Bolivia hasta 2025.

En ese marco, Donald Trump, también denunció “la violencia en curso y la que provocan tanto en Bolivia como desde lejos”.

“¡Estados Unidos apoya a la gente de la región por la paz y la democracia!”, concluyó, el presidente de una de las potencias más grandes del mundo.

En respuesta al mensaje de Trump, la presidente boliviana, Jeanine Áñez, a través del mismo medio agradeció el respaldo a su gobierno de transición y reiteró que su misión es pacificar el país y que se realicen nuevas elecciones.

“Agradecemos el respaldo del Presidente de los Estados Unidos, DonaldTrump. Nuestra labor es pacificar nuestra patria y convocar a elecciones, así como lo ha manifestado la ciudadanía”, escribió.

Al respecto, el expresidente y delegado especial de Bolivia ante la comunidad internacional, Jorge Quiroga, también agradeció el respaldo que expresó Trump, al Gobierno de la presidenta Añez y aseguró que, tras la renuncia de Evo Morales, Bolivia no será una nueva Cuba.

“Gracias presidente Donald Trump. En Bolivia Detuvimos un golpe de cámara lenta con un final grotescamente fraudulento. Evo (Morales) violó la constitución y el referéndum 21F para un tercer y luego cuarto mandato; en octubre trató descaradamente de robar las elecciones. Bolivia no será una nueva Cuba”, escribió en su cuenta en Twitter.

La agencia española EFE reportó que el pasado 11 de noviembre, el presidente estadounidense ya se había pronunció sobre la situación en Bolivia.

Un día antes, Morales había abandonado el poder forzado por las Fuerzas Armadas. La renuncia del mandatario ha sido calificada como un “golpe de Estado” por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos, mientras otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Áñez.

Trump advirtió entonces a los mandatarios de Venezuela y Nicaragua, Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente, que la salida del poder de Morales es una señal para ellos.

“Estos acontecimientos lanzan una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán”, aseguró Trump en su mensaje de noviembre.

Asimismo, elogió el papel de los militares, que forzaron la salida de Morales.

“Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una sola persona”, dijo el líder estadounidense.

En el comunicado, Trump también consideró que con la salida de Morales del poder se “preserva la democracia” en Bolivia.

“La renuncia ayer de Morales es un momento significativo para la democracia en el Hemisferio Occidental (…). Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental plenamente democrático, próspero y libre”, concluyó Trump.

Tanto Maduro como Ortega han denunciado la situación en Bolivia como un golpe de Estado y han mostrado su apoyo a Morales, tal y como también lo han hecho el mexicano Andrés Manuel López-Obrador, el cubano Miguel Díaz-Canel o el presidente electo argentino, Alberto Fernández.

En una entrevista con Efe en Washington, el ministro interino de Gobierno (Interior) de Bolivia, Arturo Murillo, anticipó este lunes que “en las próximas horas” saldrá una orden de detención contra Morales, quien permanece ahora en Argentina.

Ayer, Morales, que llegó a Argentina el jueves pasado y pidió ser acogido como refugiado, respondió que no tiene miedo a una posible “detención”, volvió a denunciar que fue víctima de un “golpe de Estado” y reiteró que no será “candidato” en las próximas elecciones de su país.

El Diario.