Fiscalía imputa por 5 delitos a Luis Revilla; ven que buscan anularlo en la política

Araíz de la denuncia del exdirigente vecinal y militante del MAS Jesús Vera, sospechoso de quemar 66 buses en 2019, la Fiscalía emitió la imputación formal contra el exalcalde de La Paz Luis Revilla por un presunto sobreprecio en la compra de 61 PumaKatari y pidió seis meses de detención preventiva en la cárcel de San Pedro, informó ayer el fiscal departamental, William Alave.

Los cinco delitos por los que se indaga al exalcalde son: uso indebido de influencias, resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica e incumplimiento de deberes. José Luis Bedregal, vocero de Sol.bo, la alianza del exalcalde, señaló que “intereses nacionales y locales” buscan anular políticamente al exburgomaestre.

Alave confirmó así la imputación de Revilla. “Durante la investigación se encontraron suficientes elementos de convicción de la probabilidad de autoría en contra del exalcalde (Revilla), como la licitación pública internacional para la adquisición en agosto de 2012, la minuta de contrato para la adquisición entre la exautoridad edil y el representante legal de Fabro Motors S.R.L, dos minutas de contrato modificatorio de 2012, entre otros indicios que hacen presumir que hubo un sobreprecio en el proceso de adquisición”, señaló Alave.

El 18 de octubre de 2021, Vera, militante del Movimiento Al Socialismo (MAS) y acusado por la quema de 66 buses PumaKatari en 2019, presentó una denuncia contra Revilla por presunto sobreprecio en la compra de buses.

Revilla, que está fuera del país, rechazó las acusaciones en enero ante la Fiscalía. “Ese proceso (de compra) ha sido absolutamente transparente (…) hubo una licitación pública y se ha adjudicado al precio más bajo de las cinco empresas que se han presentado, así que no hay ninguna posibilidad de sobreprecio”, dijo el exalcalde el 18 de enero.

El proceso de licitación de los buses

Según el fiscal anticorrupción Thomas Choque, el hecho sucedió entre 2012 y 2013, cuando la Alcaldía lanzó una licitación internacional para la adquisición de 61 buses para el transporte municipal, por 70.052.400 millones de bolivianos, luego se adjudicó la compra de los buses PumaKatari a la empresa Fabro Motors S.R.L. por un monto de 65 millones de bolivianos, de acuerdo con la Fiscalía.

La investigación determinó que la empresa que se adjudicó la compra “no tendría la experiencia mínima para la importación de ese tipo de vehículos, a diferencia de otras empresas importadoras”, por lo que se presume que la comisión calificadora benefició a la misma.

“Entre los elementos de investigación colectados se encuentran una de las pólizas de los buses que establece que cada bus Pumakatari tendría un costo real de 60.480 dólares, pero el municipio de La Paz habría pagado 153.099 dólares, con un presunto sobreprecio de 92.619 dólares por cada bus adquirido a la empresa Fabro Motors S.R.L., por ello se establece un aparente sobreprecio total de cerca de 26.722.157 bolivianos, que habría causado un daño económico al Estado”, complementó el fiscal Choque.

Agregó que la exautoridad edil no prestó su declaración informativa dentro del proceso y tampoco fue ubicado en su domicilio. Revilla se declaró el 29 de enero de 2022 en la clandestinidad y denunció ser víctima de una “persecución política”.

El 18 de agosto, un representante de Fabros Motors, que trajo los buses PumaKatari, fue aprehendido por la Fiscalía.

“Anularlo políticamente”

Tras la imputación de la Fiscalía en contra de Revilla, José Luis Bedregal, vocero de Sol.bo, la alianza del exalcalde paceño, señaló que “intereses nacionales y locales” buscan anular políticamente al exburgomaestre y que ni la Contraloría General del Estado y tampoco el Viceministerio de Transparencia pudieron demostrar “el más mínimo atisbo de cualquier corrupción”.

“La imputación es una consecuencia de todo este aluvión de procesos que soportó Luis Revilla durante su gestión, con más de 30 de procesos, y que ahora buscan como único objetivo el anularlo del escenario político nacional. La imputación muestra la manipulación de la justicia por parte de intereses políticos nacionales, incluso locales”, declaró Bedregal a Página Siete.

Añadió que la actual administración municipal “busca también, al parecer, entregar la cabeza de Luis Revilla seguramente a cambio de algunas dádivas del nivel central”, apuntó Bedregal.

Luego insistió en que en Bolivia no existe un “Estado Derecho, las instituciones no funcionan y el Poder Judicial perdió la más mínima de credibilidad”.

Este medio llamó ayer al exalcalde paceño Juan Del Granado, para conocer su opinión sobre la imputación en contra de Revilla. La exautoridad paceña se limitó a indicar: “Aún no tengo información al respecto, esperemos por favor”.

Vera, el impulsor

Militante • El exdirigente vecinal y militante del Movimiento Al Socialismo (MAS) Jesús Vera se benefició el 5 de agosto con tres años de cárcel por el destrozo de seis buses PumaKatari en el patio de Villa Salomé, en noviembre de 2019. En ese momento, la Alcaldía de La Paz dijo que iba a apelar la decisión para pedir seis años de cárcel. Mientras que el caso de la quema de los 66 buses en Chasquipampa aún sigue abierto en la Fiscalía.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más