Adiós a Bismarck Pinto, maestro del amor y de generaciones

La muerte del psicoterapeuta Bismarck Pinto, el maestro del amor y de varias generaciones, causó tristeza y mucho dolor.

“Cuando me enteré, no he podido respirar, me puse a temblar porque fue impactante saber que mi amigo había fallecido”, aseguró el psicólogo Carlos Velásquez.

Contó que si bien sabían que Pinto estaba muy delicado de salud, siempre guardaba la esperanza de que se recupere. “No lo logró, a pesar de los esfuerzos de los médicos”, lamentó.

Pinto nació el 25 de marzo de 1961 en La Paz. Estudió en el colegio La Salle y fue uno de los alumnos más destacados. Al concluir su bachillerato se fue a Brasil, donde decidió estudiar medicina, pero luego retornó a Bolivia, donde siguió la carrera de Psicología en la Universidad Católica Boliviana (UCB).

Luego fue docente de la carrera de Psicología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y docente a tiempo completo de la UCB.

Era un hombre multifacético porque también fue poeta, escritor y cantautor.

Escribió al menos 13 libros de psicoterapia, uno de ellos es Por qué no sé amarte de otra manera, en el que explica las formas en las cuales se relacionan las personas en sus círculos afectivos.

Velásquez explicó que Pinto fue considerado el terapeuta más importante de Bolivia y fue reconocido en varios países del mundo, como España, México, y Chile, entre otros.

“Bismarck fue querido por mucha gente”, ya que además de ser terapeuta, fue psicólogo en colegios y docente en varias universidades.

“Yo soy formada por él, (soy) su discípula”, relató Katherine Quint Soliz. Destacó que Pinto fue su tutor de tesis, de especialidad y de maestría. “(Él) me formó en psicoterapia con enfoque sistémico, además como docente”, sostuvo.

La especialista dijo que Pinto le salvó la vida porque cuando ella era joven tenía dificultades a nivel familiar. “Él reconoció un talento en mí que yo no conocía y me acompañó hasta ahora”, dijo entre lágrimas.

Velásquez y Quint recordaron que Pinto compartía una energía única y confianza especial en la gente. “Él siempre fue muy amoroso”, sostuvo.

Quint recordó todas las alegrías que contagiaba en las reuniones de terapia familiar. “Era muy carismático y gracioso”, dijo y evocó algunas frases de él. “Siempre decía que hay que ser respetuoso con el dolor de las personas”, indicó. El velorio se realiza en la funeraria Los Ángeles. La misa de cuerpo presente será hoy, a las 14:00.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más