FmBolivia
Radio FmBolivia

Familia entierra a joven torturado

6

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

La madre y cuñada del joven que perdió la vida en manos de sus torturadores no encuentran consuelo, cuando recuerdan que la Policía no actuó a tiempo y permitió que muriera en manos de sus captores ebrios.

Los familiares de Luis Quispe de 22 años no encuentran consuelo al tener que enterrar a su familiar, quien supuestamente fue secuestrado de la puerta de su vivienda y trasladado al domicilio de uno de los captores. Los dos choferes de acuerdo con las grabaciones pidieron dinero por la liberación del joven en la suma de 43 mil y luego 45 mil dólares y que vaya a una determinada dirección, donde la Policía no pudo realizar el allanamiento la noche del viernes, porque supuestamente no había ninguna orden judicial que así lo permita. Por lo que los responsables de su muerte luego de acabar con la vida del joven abandonaron su cuerpo en una zanja de alcantarillado en la misma zona de Bella Vista.

“Lo hemos buscado desde la madrugada del viernes cuando ha mandado el audio a eso de las 08.00 nos hemos enterado, porque en la grabación él decía ayúdame me están pidiendo 35.000 dólares”, recordó una de las familiares, mientras ella y la madre del joven todas cubiertas con velos negro no dejaron a llorar amargamente.

Walter Flores y Julio César fueron remitidos al penal de máxima seguridad de Chonchocoro y San Pedro, luego de su audiencia realizada por el juez 4to de Instrucción Penal luego de establecer las evidencias preliminares de estar presuntamente acusados de asesinar brutalmente a un joven de 22 años y dejar en terapia intensiva a otra persona.

Según las investigaciones, Walter Flores y Julio César Nina secuestraron el fin de semana al joven Luis Q. M., con quien habían tenido una trifulca en estado de ebriedad, para torturarlo, asesinarlo y lanzar su cuerpo a una alcantarilla. La otra víctima es un amigo de los agresores, que estaba consumiendo bebidas con ellos.

El fiscal Junio Flores indicó que, en las declaraciones, surgió la versión de una tercera persona quien habría participado en los hechos de sangre, lo cual está en investigación.

“Se ha establecido de que la víctima sufrió una secuencia de agresiones por parte de estas dos personas al interior de un inmueble, que es de propiedad de uno de los dos sindicados”, indicó Flores.

Señaló que se imputó a los agresores por asesinato y que la Fiscalía pedirá 30 años de cárcel, tomando en cuenta la magnitud de sus actos, puesto que tuvieron retenido al joven ocho horas para quitarle la vida y dejaron en terapia intensiva a la otra víctima.

El cuerpo de Luis Q. apareció en una alcantarilla. La segunda víctima también fue lanzada al mismo lugar, pero se salvó de morir, porque cayó encima del cadáver del joven.

Juan Carlos Fernández de 32 es otra de las víctimas de estos dos choferes, quien luego de compartir bebidas alcohólicas con ellos terminó siendo agredido y luego de quedar inconsciente corrió la misma suerte que la primera víctima al ser lanzado a la alcantarilla.

Luego de la primera víctima Juan. C. F. es quien logra sobrevivir porque cayó sobre el cuerpo de Luis, explicó el director de la Felcc, coronel Dante Uzquiano. La segunda víctima fue llevada al Hospital del Norte con graves heridas.

Solo en la noche del sábado, la instancia policial es que logra ingresar al interior del domicilio, donde se tenía la denuncia de una persona fallecida, pero grande fue la sorpresa que los dos choferes habían pretendido acabar con la vida de dos personas de sexo masculino, llegando a ser socorrido a uno de ellos, mientras que la primera víctima fue remitido a la morgue del Hospital de Clínicas.

Los responsables de estos dos hechos violentos fueron encontrados durmiendo pese a mantener un fuerte volumen en la música. Ambos estaban en un catre al interior de una habitación precaria, con su equipo de sonido en el velador. En el lugar se hallaron pertenencias de Luis y Juan con manchas de sangre.

Finalmente, los funcionarios de Homicidios llegaron al alcantarillado, donde encontraron los dos cuerpos de Luis (fallecido) y Juan (seriamente herido).

El coronel Uzquiano indicó que los detenidos no tienen antecedentes criminales y que este hecho se trata de un presunto “ajuste de cuentas”, porque los homicidas consideran que fueron robados por sus víctimas. Los choferes están acusados de homicidio y lesiones graves y gravísimas.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas