Jitler Neftalí Mamani, el policía que amenazó con una bomba a su pareja

5

Hace más de cinco años, el policía Jitler Neftalí Mamani conoció a Lidia A. La pareja enamoró y luego de un tiempo decidió casarse en el año 2016. “Al principio fue bueno conmigo, pero después cambió y comenzó a agredirme. Me golpeaba”, dijo ayer la mujer.

Los ataques y los golpes del policía contra su esposa eran cada vez más evidentes. La mujer denunció al uniformado en más tres ocasiones por violencia intrafamiliar e intento de feminicidio.

“Ya verás, te meteré una bomba a tu casa, me refiero (al material) que usan los mineros (…) Antes de irme, los haré desaparecer, esto no es chiste”, se lee en el mensaje de texto que envió a través de WhatsApp el uniformado a Lidia.

Luego de recibir la advertencia y asustada, Lidia decidió presentar como prueba este texto a las instancias policiales para pedir garantías. “Yo temo por mi vida y la de mi hijo. Tengo miedo por mis hermanos y mis padres. Todos vivimos en la misma casa”, indicó preocupada la mujer.

Según Lidia, la última vez que fue agredida por Jitler fue hace tres meses. Ella se armó de valor y presentó una denuncia por intento de feminicidio. “Ese día él había consumido bebidas alcohólicas y llegó a la casa borracho, comenzó a golpearme y de pronto sacó su pistola y quiso dispararme”, relató.

Al escuchar los gritos de la víctima, los vecinos auxiliaron a Lidia. “Ellos me han salvado la vida, ellos han pedido ayuda”, contó.

Fue entonces que Lidia decidió separarse definitivamente de su esposo. “Mañana (hoy) sale la sentencia de divorcio y no seré más su esposa”, dijo.

Contó que ya antes la golpeó, pero que él siempre la buscó para volver y reiniciar juntos otra vida. “Es muy celoso”, dijo. Recordó que cuando comenzó a convivir con Jitler, recibía agresiones constantemente. “Por eso hasta nos cambiamos de casa, porque al principio vivíamos en el inmueble de mis papás, luego nos fuimos a su vivienda, después nos fuimos solos”, comentó.

Ante los constantes abusos, la mujer indicó que lo denunció en tres ocasiones ante instancias policiales, pero siempre salía libre. “Es que tiene un hermano que tiene amigos en la Fiscalía y la Policía”, comentó.

El año pasado, Jitler también la golpeó y por este ataque fue enviado de forma preventiva al penal de San Pedro. “Yo lo perdoné, porque me dijo que cambió. Tenemos un niño de dos años y medio”, acotó Lidia en una entrevista con Página Siete.

Por esa razón, la pareja volvió a convivir desde hace tres meses. Pero él no cambió y siguió ejerciendo violencia contra la mujer. Ella decidió dejarlo para siempre.

Según Lidia, él trabajaba como investigador de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). Indicó que desde hace un tiempo, el uniformado ingresó a la Universidad Policial (Unipol), donde en la actualidad realiza un curso.

Ante la amenaza de muerte de Jitler, su esposa decidió colocar cámaras a su casa, ubicada en El Alto. Este medio tuvo acceso a uno de los videos y observó cómo el policía acusado espía y da vueltas en la calle donde se halla el inmueble de la víctima. Se ve además cómo el uniformado trepa la puerta e ingresa a la vivienda.

De acuerdo con el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Miguel Mercado, el policía fue aprehendido ayer a las 12:45 por efectivos de Inteligencia de la institución del verde olivo. “Fue puesto a disposición de la Fiscalía por un caso anterior de violencia”, dijo.

En los últimos siete días, este caso de violencia es el tercero que involucra a uniformados. El primero se reportó en Santa Cruz, donde dos policías del batallón de Seguridad Física mataron a una mujer que pedía asistencia familiar. Ambos interceptaron a Rigoberta Barrios (39) en un minibús. La asfixiaron y la asesinaron. Después escondieron el cadáver en un turril que fue enterrado y tapado con cemento.

El domingo un militar mató a su esposa en El Alto con un brutal golpe en la cabeza. El informe policial indica que usó una viga para acabar con la vida de la madre de sus tres hijos.

Las denuncias

Cifra Desde enero hasta la primera semana de junio de 2019, la Dirección del Área de Víctima de Atención Prioritaria registró 56 casos de feminicidios, informó el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa Ponce.
Reporte La mayor incidencia de hechos de feminicidios se registraron en el eje central del país, La Paz con 18 casos, Cochabamba con 14 y Santa Cruz con siete.
Agresores Según el Ministerio Público, en la mayoría de los casos de feminicidio se tiene a autores confesos, pero no se someten a un procedimiento abreviado. Ellos conocen que la pena privativa de libertad será de 30 años, sin derecho a indulto.

Pagina Siete.