Agencia ANF denuncia ataque para desacreditar su labor periodística

57

La católica Agencia de Noticias Fides (ANF) denunció que dos medios, Radio Kawsachum Coca y “Detrás de la verdad”,  iniciaron una campaña para desacreditar su imagen periodística, acción a la que calificó de calumnia.

Un editorial de la agencia fundada en 1964 por el sacerdote jesuita y periodista, José Gramunt, señala la responsabilidad de los medios citados de pretender vincular el financiamiento otorgado por la estadounidense National Endowment for Democracy (NED) para reportajes periodísticos con un supuesto plan de desestabilización al gobierno de Evo Morales (2006-2019).

“ANF, en apego estricto a sus principios y valores sostenidos durante más de medio siglo, expresa su absoluto rechazo y protesta ante tales aseveraciones que son carentes de todo fundamento, calumniosas, alejadas de la veracidad e infamantes, que lo único que buscan es dañar la imagen de este medio de comunicación, que siempre ha tenido el valor y la solidez moral para actuar con sentido crítico frente a todo poder e interés económico”, señala el pronunciamiento.

La versión difundida a través de redes sociales, y amplificada por seguidores del expresidente Morales, surgió después que medios independientes denunciaron que durante el gobierno anterior se favoreció con millonarios contratos publicitarios a diarios, revistas y semanarios desconocidos, mientras los medios tradicionales enfrentaban una asfixia financiera como sanción a su independencia.

Entre 2006 y 2019, los medios independientes, entre ellos la Agencia de Noticias Fides (ANF), quedaron marginados de la publicidad estatal, mientras se privilegiaba a medios impresos afines a las políticas de Morales.

Los datos ampliamente difundidos y basados en una reciente investigación del Ministerio de Comunicación muestran que varios medios de amplia tradición periodística quedaron al margen de la publicidad estatal y al mismo tiempo sufrían una persecución tributaria.

Desde 2010 y hasta 2019, los medios independientes fueron obligados a publicar avisos gratuitos. La medida provocó millonarias pérdidas a los diarios privados y las disposiciones que afectaron a la frágil economía de los impresos fueron derogadas en julio de 2019, tras denuncias permanentes realizadas por la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP-Diarios).

“Por ello, también es bueno que se enteren que para subsistir durante las últimas décadas la Agencia de Noticias Fides –que no ha percibido de parte del Estado, en promedio, más de seis mil bolivianos por mes, por suscripciones o publicidad- debe recurrir a financiamiento externo, postulando a proyectos, fondos concursables, junto al servicio de suscripción, con pocos clientes”, describe el editorial del medio.

“El financiamiento desde la cooperación internacional, fundaciones, entidades religiosas que ha venido recibiendo ANF es diverso, por lo que si pretenden ir “detrás de la verdad” deberían “investigar” para saber que son diversos los canales de ayuda y fondos de proyectos que permiten a la Agencia sobrevivir, literalmente sobrevivir. De otro modo, actuando como emisaria de los poderosos, gozaría de la bonanza económica que a algunos alcanzó”, se lee en el editorial de ANF.

“ANF no tienen nada que ocultar, nada que haga ‘por debajo’, y por ello puede preguntar con libertad de espíritu ¿en qué afectó los intereses de quienes hacen indisimulados señalamientos a ANF para que se decidan a apuntarnos con el dedo acusador? Tal vez en la respuesta se manifiesten claros esos oscuros y siniestros intereses”, expresa el medio afectado.