FmBolivia
Radio FmBolivia

Desde el inicio, Evo sentenció a Marco Aramayo y liberó de culpa a Achacollo

40

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Desde que se revelaron las irregularidades y corrupción en el Fondo Indígena, el expresidente Evo Morales sentenció a Marco Antonio Aramayo, quien denunció el hecho y en la actualidad es el único procesado, y liberó de toda responsabilidad a la exministra Nemesia Achacollo, que también era presidenta del directorio de la entidad.

En la actualidad, Aramayo, con siete años de detención preventiva, está en un coma diabético luchando por su vida.

“Si Aramayo sabía que ilegalmente estaban (proyectos en el Fondo Indígena), ¿por qué en ese momento no ha denunciado? Es doblemente delincuente el Aramayo”, afirmó Morales el 14 de enero de 2016.

El 27 de febrero de 2015, Morales en conferencia de prensa anticipaba la suerte de Aramayo, quien a principios de marzo de ese año fue detenido tras denunciar las irregularidades en la entidad que financiaba recursos públicos para proyectos de desarrollo rural.

“Caiga quien caiga. Sea del MAS (Movimiento Al Socialismo) o no, quienes recibieron estos fondos tienen que ser juzgados (…) Siento que gerentes y exgerentes del fondo han panfleteado la plata”, decía el exjefe de Estado.

Asimismo, Morales puso las manos al fuego por Achacollo. El 14 de febrero de 2016 dijo que la exautoridad no pudo haber depositado dinero de los proyectos a su cuenta bancaria.

“Yo siento que Nemesia nunca ha manejado un fondo en su proyecto, plata a su cuenta bancaria para administrar un proyecto”, aseguraba.

Algunas irregularidades

El discurso de Morales contra Aramayo fue totalmente distinto al de Achacollo, ya que entre las denuncias del exdirector, éste reveló que el dirigente Rodolfo Machaca le dijo que Morales instruyó la entrega de 300 mil bolivianos a cinco organizaciones sociales del MAS para costear el traslado de gente a la posesión de Morales, el 21 de enero del 2015. Las organizaciones recibieron ese dinero a título de “talleres de capacitación”.

Asimismo, se rebeló que Achacollo autorizó en 2014, que era año electoral, la erogación de 575 millones de bolivianos a cuentas personales a pesar que la entidad fue declarada en quiebra.

Morales rechazó la denuncia. “Dice que (el dinero) era para campaña, yo no he hecho campaña, sino para ciertos proyectos que tal vez han destinado para campaña”, insistió.

Investigación

El caso del Fondo Indígena se reveló en febrero de 2015, con base en una investigación realizada por el periódico Página Siete. Se calcula que el daño económico provocado al Estado por este caso supera los 170 millones de dólares.

La investigación comenzó en febrero de 2015, cuando la Contraloría reveló un daño económico al Estado de 71 millones de bolivianos por proyectos fantasma e irregulares.

La misma instancia estatal estableció que los dirigentes de las organizaciones sociales que formaron parte del directorio del Fondo Indígena, al igual que Achacollo, son responsables del desfalco millonario. Sin embargo, después de siete años, la única exautoridad con detención preventiva y con más de 250 procesos es Aramayo, quien denunció las irregularidades en la institución.

Defensa

El abogado de Aramayo, Héctor Castellón, recordó que su defendido en 2013 ya denunció las irregularidades ante el directorio del Fondo Indígena y dijo que “unos cuantos dirigentillos estaban robando a la gente”. Mencionó que hasta esa época se aprobaron 3.600 proyectos a solo nombre, sin ningún detalle específico de la ejecución de los supuestos proyectos.

“Son 153 procesos que él denuncia, trabaja con la Contraloría durante todo un año (2014). Logra determinar la existencia de muchos elementos irregulares. El 4 de marzo de 2015, Marco es llamado para declarar como testigo y denunciante, y el 5 de marzo en la madrugada lo detienen y es sometido a medidas cautelares”, relató Castellón.

A partir de ese año, le llueven los procesos hasta sumarse 126 procesos abiertos y activos y la Fiscalía impulsa el desdoblamiento de los procesos que superan los 250.

“Absolutamente todos los casos del Fondo Indígena desde 2009 al 2013 antes que él asuma la dirección, y desde el 2013 al 2015 son supuesta responsabilidad de Marco Aramayo”, afirmó Castellón.

Defensa: Son siete años de vía crucis y torturas
El calvario del cruceño Marco Antonio Aramayo empezó al revelar cientos de irregularidades en el manejo de los recursos públicos del Fondo Indígena.

En 2014, cuando presentó la denuncia y exigió a la Contraloría que investigue el destino del dinero, nunca se imaginó que pasaría de denunciante a ser sometido a una tortura sistemática física y psicológica durante los siete años que está con detención preventiva, afirmó su abogado Héctor Castellón.

“Los relatos son de no acabar. Por ejemplo, a Marco se lo trasladó desde La Paz hasta Santa Cruz, enmanillado, con las manos en la espalda. Estamos hablando de 17 horas de viaje. Otra forma de tortura contra Marco Aramayo fue cuando lo llevaron a Puerto Busch, Pando, hubo un motín, lo desnudaron, le echaron boca abajo y lo usaron como una alfombra humana o un camino, junto a otros presos”, relató el jurista.

En esa ocasión, Aramayo era llevado a una audiencia de un juicio en su contra, audiencia que al final se suspendió. Castellón también recordó las incontables veces que le despertaron a las cuatro de la madrugada para llevarlo a algun punto del país a una audiencia.

“En todas sus audiencias Marco les dijo a los jueces ‘condénenme, cumplan con sus órdenes, con su designio y en las noches suéñense con lo que están haciendo con este hombre’”, relató Castellón.

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas