Joker y Harley Quinn marcan la moda del Carnaval paceño

57

Los disfraces de Joker y Harley Quinn -la famosa pareja explosiva del cine- marcan la moda para las fiestas de Carnaval de la ciudad de La Paz. Según las comerciantes, los atuendos del filme protagonizado por Joaquin Phoenix son los más cotizados por los clientes. A la lista de ofertas se suman los trajes de la Capitana Marvel y La Monja.

En la calle Illampu de La Paz, esta semana se concentraron centenares de personas en busca de atuendos para las fiestas de Carnaval. En este lugar, las comerciantes ofrecen los disfraces más novedosos para este 2020. Venden la máscara blanca con sonrisa exagerada y el característico traje de Joker: el protagonista de la película que lleva el mismo nombre.

Anet Contreras oferta estas caretas desde 10 bolivianos. “La Monja, el Guasón y Momo son las novedades para este año”, dijo. En otro puesto de venta también se puede conseguir la máscara y el trabajo de este personaje. Hay disfraces para niños y adultos. El costo es de 75 bolivianos. El traje de Goku, de la serie Dragon Ball, se oferta por el mismo precio.

Momo, la imagen que forma parte de un reto en redes sociales, también es parte de las novedades de este Carnaval. Entre las películas que asustaron al público está La Monja y su atuendo forma parte de la oferta carnavalera.

“En disfraces tenemos La Sirenita y Mohana”, comentó. En otro puesto de venta, una artesana contó que ofrecen vestidos de la nueva película Frozen.

Para los niños, las comerciantes venden también los disfraces clásicos. “El Chavo y el Hombre Araña siempre son buscados por la gente”, explicó.

En otro puesto se ofrecen las máscaras de mamá Coco, Thanos e IT. Ahí las caretas de goma oscilan entre los 30 y 100 bolivianos.

En la tienda de Noemí Tarqui, se venden trajes de la Capitana Marvel y La Monja, en tallas pequeñas y grandes. Ahí también se ofrecen los disfraces de la pareja explosiva, Joker y Harley Quinn. El diseño de este último personaje se inspiró de las primeras series animadas en las que participa en 1992. En esa ocasión luce un traje en colores rojo y negro, incluye un antifaz.

Los precios de los trajes para adultos, explicó Tarqui, oscilan entre los 60 y 120 bolivianos, dependiendo el modelo. En cambio, los disfraces para niños tienen un costo de 35 a 100 bolivianos.

Algunas comerciantes comentaron que recién el miércoles próximo llegarán las novedades. Los vendedores indicaron que a partir de ese día la gente comienza a buscar disfraces para las fiestas carnavaleras.

Los nuevos diseños

Los trajes de pepinos, para el Carnaval, destacan por telas de tonos metalizados, contó María Coaquira. Aseguró que para este año elaboraron diversos y novedosos diseños.

Las bolsas que complementan el atuendo de los pepinos incluyen encajes dorados, plateados y cintas brillantes.

A un costado de su puesto descansa una enorme careta de arlequín. Esta figura es “de color plateado y lila metalizado”. En las puntas de la cabeza lleva campanitas y espejos y no dientes.

Coaquira explicó que trabaja con tres o cuatro meses de anticipación para cubrir la demanda de trajes de pepinos para las fiestas de Carnaval. El costo de este atuendo es de 150 bolivianos.

En el puesto de venta de Elba Sanjinés, las principales novedades para las fechas son los bolsones para pepinos con estampado de aguayo. Son sencillos y con telas delgadas, además de colores variados con líneas y figuras que se asemejan a los tradicionales tejidos andinos. “La docena cuesta 50 bolivianos”, comentó.

Sanjinés aseguró también que la elaboración de moldes es lo más complicado de este oficio. Contó que en su caso trabaja con dos semanas de anticipación; sin embargo, reconoció que otros artesanos comienzan dos o tres meses antes de las fiestas de Carnaval.

Los vendedores ambulantes también tienen diferentes ofertas de trajes de pepinos. Hay para todas las edades. Para los niños, los precios varían desde los 45 hasta los 75 bolivianos.

En cambio, los trajes de pepino para adultos se ofrecen desde los 120 hasta los 140 bolivianos. Las chuspas valen entre tres y cuatro bolivianos.

Pagina Siete.