DEA investiga a 2 exjefes antidroga de Evo que ocuparon altos cargos con Arce

48

La Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos tiene como principales investigados por narcotráfico y tráfico de armas a los coroneles de la Policía Boliviana Maximiliano Dávila Pérez y Alexander Rojas Echeverría. Ambos fueron directores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en el gobierno de Evo Morales; en el mandato de Jeanine Añez, los oficiales fueron relegados, pero seguían en funciones, y en la gestión de Luis Arce volvieron a ocupar altos cargos.

En la “acusación sustitutiva en el Caso N.º S8 19 Cr. 91 (DLC)”, emitida por el “gran jurado” de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, del 22 de septiembre de 2020, se lee lo siguiente: “Acusación formal sellada contra: Maximiliano Dávila Pérez alias Macho; Omar Rojas Echeverría; John Cahuana Barrientos, alias Peruvian J; Jheyson Montaño Fernández; Herland Montaño Fernández; Rómulo Ramírez Rodríguez, alias Pepe”.

Los datos son parte del fundamento que la Corte de Nueva York presentó ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia para solicitar la extradición del exmayor de la Policía Boliviana Omar Rojas, capturado en un operativo internacional, entre las fuerzas policiales de ese país el 9 de marzo de 2021. Por el mismo caso, esa misma fecha, pero en Perú, se detuvo a Jorge Roca Suárez, alias Techo de Paja.

Los documentos, que son parte de las publicaciones del medio colombiano Revista Semana, a los que tuvo acceso Página Siete, señalan: “La investigación reveló que el (ahora ex) director de la agencia antidroga de Bolivia, junto con otro exmiembro de alto rango de la misma agencia, Rojas Echeverría, utilizaron sus cargos oficiales y conexiones para obtener acceso a aeródromos bolivianos con el fin de facilitar los cargamentos de cocaína en grandes cantidades por parte de otros miembros de la ONT y para organizar la protección por parte de las fuerzas del orden de esos cargamentos de drogas”.

Dávila y Rojas son parte de la promoción 1989 de la Anapol, pasaron a la reserva activa en noviembre de 2021, luego de que sus compañeros de curso ascendieran a generales primeros: Jhonny Aguilera, Orlando Ponce y Álvaro Álvarez, para ocupar los cargos de comandante, subcomandante e inspector.

Dávila fue el director general de la Felcn en 2019, en la gestión de Evo Morales. Ese año, se filtró el audio de una llamada entre el policía y el comandante general, Rómulo Delgado, que le costó el cargo a éste, en el que se hacía referencia a nexos de policías con el narco Pedro Montenegro.

El 26 de octubre de 2019, en el Chapare, antes de la renuncia de Morales, Dávila y el sucesor de Delgado, Yuri Calderón, presentaron al mandatario cuatro tortas como homenaje por su cumpleaños. Calderón y Dávila fueron criticados por los uniformados, pues en esos días se vivían jornadas de represión contra quienes protestaban por denuncias del fraude electoral.

Un mes después, con Morales fuera del cargo y Arturo Murillo como ministro de Gobierno en el gobierno de Añez, Dávila olvidó su apoyo al “proceso de cambio” y reveló que 10 dirigentes cocaleros estaban procesados por narcotráfico y otros 50 eran investigados. El coronel fue varias veces cuestionado por extorsión y volteo de droga y relegado de cargos altos en 2020.

Ya en la gestión de Luis Arce, Dávila fue nombrado Comandante Departamental de la Policía de Cochabamba en noviembre de 2020; duró cinco meses.
Alexander Rojas (izq.) escoltó a Evo a su regreso, en 2020.

En cuanto al coronel Alexander Rojas Echeverría, al igual que Dávila, en 2019, fue señalado varias veces por hechos de corrupción cuando ocupó el cargo de comandante regional de Sacaba, Cochabamba, donde se registraron varios muertos tras la renuncia de Morales. En el gobierno transitorio lo relegaron de puestos importantes.

Luego, en la gestión de Luis Arce, Rojas fue nombrado como Director Nacional de Planeamiento y Operaciones en noviembre de 2020, luego pasó a Inspector de la Policía, el tercer cargo más importante de la institución.

Además, Alexander Rojas y el excomandante de la Policía Alfonso Mendoza (fallecido) actuaron como escoltas de Morales, cuando éste regresó de Argentina a su casa en Cochabamba.

Fue durante su gestión de Inspector, en marzo del año 2021, que se conoció la captura de su hermano Omar Rojas, en el país de Colombia, hecho por el cual no se conocieron informes sobre una investigación interna. El último destino de Omar Rojas fue Santa Cruz, en 2012, cuando su hermano Alexander era director departamental de la Felcn.

Cancillería pedirá un informe sobre Omar Rojas

Luego de conocerse que la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos investiga los nexos entre un grupo de policías involucrados en tráfico de drogas y armas hacia Estados Unidos, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, señaló que, por medio de la Cancillería, se solicitará un informe sobre la situación del exmayor de la Policía Boliviana Omar Rojas Echeverría, hermano del exinspector de la institución policial en su gestión.

“El Ministerio de Gobierno ha solicitado que se pida un informe a la DEA norteamericana, a través de los conductos correspondientes, para que podamos continuar las investigaciones de oficio dentro del territorio nacional”, dijo Del Castillo.

El expolicía Omar Rojas fue detenido en Bogotá, Colombia, el 9 de marzo de 2021, lo consideran el “Pablo Escobar boliviano” y la justicia norteamericana solicitó su extradición. Entre otros de los implicados está el exdirector de la Felcn Maximiliano Dávila, nombrado en ese cargo en 2019, en la gestión de Evo Morales. Del Castillo intentó responsabilizar de las operaciones del grupo delictivo al gobierno de Jeanine Añez, sin embargo, los documentos de la extradición precisan que la investigación de la DEA se inició en julio de 2019, los delitos continuaron en 2020 y finalmente se hizo la detención en marzo de 2021, cuatro meses después de que ya estaba en la presidencia Luis Arce.

Fuente: Pagina Siete