Los hombres marchan en La Paz y piden que paren los feminicidios

62

Por primera vez en Bolivia, un grupo de hombres protagonizó una marcha en contra de la violencia hacia la mujer y pidió a la sociedad y las autoridades que trabajen para impedir que ocurran más feminicidios en el país.

Erik Miranda, uno de los varones que fue parte de la movilización realizada en La Paz, pidió a los hombres de Bolivia que tomen conciencia sobre las acciones violentas que surgen a raíz de las creencias que “el macho tiene el poder sobre otras vidas”.

“No hay motivo de quitar la vida a otra persona o golpearla, todos somos humanos y todos nos necesitamos, a esos hombres les pido que reflexionen o piensen antes de cometer un crimen”, señaló Miranda.

La marcha estuvo organizada por las activistas de Mujeres Creando. Fue una actividad inédita en contra de la violencia hacia la mujer y actitudes machistas. La marcha recorrió ayer las calles de La Paz.

La movilización fue denominada “Primera Marcha Planetaria de Hombres Contra los Feminicidios y la Violencia Machista”. El punto de concentración fue la plaza del mercado Camacho. Allí los varones pelaron papas mientras decían a coro: “No más feminicidios”, “hombre no es macho”. El grupo comenzó su recorrido por diferentes calles de la sede de Gobierno hasta llegar a la plaza del Estudiante.

La líder de Mujeres Creando, María Galindo, explicó que el objetivo de esta actividad es romper la complicidad que hay entre varones cuando hay un hecho de sangre, además denunciar que en cualquier crimen sólo se escudriña la vida de la víctima, pero no la del agresor.

“El feminicida acaba con su propia vida” y “los feminazis son los que están matando mujeres”, fueron las frases que los hombres repitieron en la marcha.

Alejandro Canedo fue otro de los participantes. “Uno se cansa de ser hombre, me preguntó ¿cómo es posible que el hombre pueda generar ese tipo de violencia? Me duele mucho ser hombre y darme cuenta que somos violentos y feminicidas en potencia, todos sin excepción”, manifestó mientras marchaba.

Pagina Siete.