Votos en la ONU y lazo estrecho: Bolivia e Irán en el año de la despatriarcalización

Bolivia cierra un año en relación a Irán en el que no votó en contra de ese país en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y, al contrario, estrechó lazos. Ello en medio de los cuestionamientos internacionales de occidente hacia el régimen iraní, por la represión de las protestas que se originaron a raíz de la muerte de una joven que fue detenida por llevar mal puesto el velo.

El tema cobró vigencia a raíz de lo que ocurrió el miércoles, cuando Irán fue expulsado de la Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer, debido a la represión de las manifestaciones. Bolivia estuvo entre los países que rechazaron la expulsión.

Las movilizaciones en ese país se originarios después de que a mediados de septiembre Mahsa Amini, de 22 años, muriera tras ser detenida por la policía de la moral.

Bolivia tampoco votó en contra de Irán el 24 de noviembre, cuando el Consejo de Derechos Humanos de la ONU creó una misión para indagar las presuntas violaciones de los derechos humanos en Irán, relacionadas con las protestas. En esa oportunidad, la representación nacional se abstuvo de votar.

Cuando Ebrahim Raisi, actual presidente de Irán, asumió el cargo, el 5 de agosto de 2021, Cancillería, en representación del Ejecutivo , emitió un pronunciamiento en el que expresó “sus más sinceras felicitaciones” por la posesión y manifestó voluntad “para seguir profundizando las relaciones de hermandad”.

Pero no fue hasta septiembre de este año, cuando el presidente Luis Arce se reunión con Ebrahim Raisi, en Estados Unidos, donde hablaron de poner en marcha un “plan estratégico”.

“En Nueva York, EEUU, nos reunimos con el presidente de Irán, Ebrahim Raisi. Evaluamos el fortalecimiento del intercambio comercial en la reconstrucción pospandemia y un plan estratégico que incluye la salud, cultura, educación, agencia espacial, agro y telecomunicaciones”, tuiteó Arce el 20 de septiembre, cuando escalaban las protestas en Irán.

La diputada de Comunidad Ciudadana, Luciana Campero, indicó a este medio que Bolivia expresa su favoritismo y simpatía con países que tienen gobiernos autoritarios, y que el accionar de la representación nacional respecto a Irán es una muestra de aquello.

Bolivia muestra una vez más su favoritismo, su simpatía con países autoritarios y que no respetan el Estado de derecho ni el derecho de los ciudadanos en general. Nuestra representación internacional cada vez es más bochornosa. En este caso, estamos hablando de una mujer asesinada por un absurdo, por usar mal el velo”, lamentó.

En enero, a través de un decreto supremo, Arce declaró al 2022 como el “año de la revolución cultural para la despatriarcalización: por una vida libre de violencia contra las mujeres”.

En ese marco, Campero criticó la actuación de la representación nacional en la ONU en temas de género, y lamentó que en Bolivia se incida más en publicidad “para mostrar que en nuestro país hay despatriarcalización”, cuando la realidad muestra no hay avances.

En contacto con Página Siete, Andrés Flores, jefe de bancada del MAS en Diputados, manifestó que cada país tiene sus normas y leyes, y que por tanto Bolivia no puede inmiscuirse en cuestiones internas de otros estados.

“Yo creo que cada país tiene su norma, sus leyes. Yo creo que Bolivia no puede entrar a tomar decisiones de otro país. Por lo tanto, de acuerdo a su constitución de Irán, yo creo que ellos toman sus propias decisiones”, aseguró.

Francisco Xavier Solares, internacionalista, indicó a este medio que el lazo entre Bolivia e Irán no está tanto en función a cuestiones ideológicas, sino en torno a posturas antiimperialistas y a la intención de construir un nuevo orden mundial que relegue a occidente.

“El tema de la alianza de Bolivia con Irán está mucho en función a un tema no solamente ideológico de antiimperialismo, porque al final de cuentas no hay que olvidar que el Gobierno es socialista y el otro es un gobierno de tinte religioso musulmán. Ideológicamente son diferentes, pero lo que los une es el tema del antiimperialismo, como una forma de fortalecer ese nuevo orden mundial sin la presencia del mundo occidental”, explicó.

El analista sostuvo que el Gobierno al respaldar a regímenes autoritarios va a contrasentido de lo pregona dentro de las fronteras nacionales, en cuestiones como la descolonización y la propia despatriarcalización.

“Podemos decir que es un total contrasentido lo que Bolivia realiza a nivel internacional, dentro de los organismos internacionales de derechos humanos. No es la primera vez que vota a favor de Irán, pero evidentemente es un contrasentido porque en Bolivia se habla de la descolonización, de la despatriarcalización”, aseguró.

2021 es el año en que asumió Ebrahim Raisi como presidente de Irán. Arce se reunió con él este año.

Campero: “El Canciller debe pensar en restructurar nuestra representación internacional”

Luciana Campero, diputada de Comunidad Ciudadana, manifestó que el canciller Rogelio Mayta debe pensar en reestructurar a la representación nacional y su estrategia.

“El Canciller debe pensar en reestructurar nuestra representación internacional. Tiene que replantear nuestra representación internacional y también su estrategia porque estamos haciendo realmente un papelón internacional”, declaró Campero a Página Siete.

La legisladora anunció que por su parte realizarán una interpelación y formularán minutas de comunicación.

“Vamos a plantear y hacer esta presión con los sectores sociales, porque no nos olvidemos que la idea de estas embajadas, del trabajo que tiene que hacer la Cancillería es de fortalecer no sólo nuestra imagen a nivel internacional, sino también en este momento de crisis tratar de abrir oportunidades que mejoren nuestra economía”.

Fuente: Pagina Siete.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más