Intervienen fábrica clandestina de sidra

Efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de El Alto intervinieron un domicilio en el que funcionaba una fábrica clandestina de sidra y de otras bebidas. Como resultado de este caso, cinco personas fueron aprehendidas.

El jefe de la División Económico Financiero de la fuerza anticrimen alteña, mayor Rolando Espinoza, detalló que se realizaron dos operativos simultáneos; el primero, en una vivienda de la avenida Tarapacá y el segundo, en inmediaciones de la avenida Carlos Palenque.

A consecuencia de las intervenciones, “tenemos cinco personas arrestas del operativo simultáneo que se ha realizado”, aseguró el uniformado.

En la vivienda realizaban todo el procedimiento “casero” para la elaboración del producto. Por eso, las bebidas decomisadas no eran aptas para su consumo, por lo que se realizará un análisis del líquido que contenían.

“Se envasaba, etiquetaba y posteriormente se distribuía este producto (…) aparentemente la presentación es una sidra normal, sin embargo, el contenido como tal es lo que va estar sujeto a análisis”, sostuvo Espinoza.
Se sospecha que el contenido podría tratarse de una mezcla de alcohol con agua o una cantidad mínima de sidra “estirada” con otros líquidos.

Detalló que en esa intervención, al margen de las bebidas, se encontró distintas máquinas utilizadas para la producción, además de gran cantidad de botellas vacías que pretendían reusar para el envase y etiquetas.

Ahí, “se arrestaron a tres personas; una mujer y dos varones, quienes estaban al interior de este predio y que a la fecha también serán alcanzados (…) por delitos contra la salud pública”, sostuvo el subdirector de la Felcc La Paz, Juan José Donaire.

En el segundo operativo, realizado por inmediaciones de la avenida Carlos Palenque, se intervino un vehículo que distribuía los productos a negocios del sector y se arrestó a dos personas, además, del secuestro del motorizado y la mercadería.

Los afectados señalaron que contarían con la documentación respectiva para que funcione la fábrica.

SANCIÓN

En caso de comprobarse que los productos eran falsificados, autoridades policiales recordaron que el Código Penal sanciona de seis meses a tres años de cárcel a las personas que falsifiquen marcas, contraseñas o firmas oficialmente usadas para contrastar pesas o medidas, identificar cualquier objeto o certificar su calidad, cantidad o contenido, y a quienes apliquen a objetos distintos de aquellos a que debían ser aplicados.

Fuente: El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más