Oran y avanzan en pacificar el país

4

Después de una semana de enfrentamientos entre la Policía y afines a Evo Morales, tras el fraude electoral y el consiguiente asilo político que otorgó México, la ciudadanía ora por la paz y varios sectores avanzan, mediante el diálogo, para deponer acciones violentas para pacificar el país.

En la ciudad de La Paz un grupo de ciudadanos, en el atrio de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) oraron por la paz en el país, y lamentaron las muertes que provocaron los enfrentamientos por las movilizaciones.

Asimismo, se informó que la Defensoría del Pueblo, tras intensas negociaciones, fue testigo que dirigentes y concejales del municipio de Yapacaní y autoridades militares, acuerden la noche del viernes levantar el bloqueo de caminos y el repliegue simultáneo de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de pacificar la zona y volver a la normalidad.

La entidad participó como veedora del diálogo que fue convocado por el alcalde Vicente Flores Terrazas en el Concejo Municipal de Montero, donde participaron los diputados Juan Cala, Henry Cabrera, el Comandante Octava División, general José Luis Salazar, Comandante Departamental, el coronel Miguel Mercado, además la Gobernación Departamental de Santa Cruz, dirigentes y concejales del municipio de Yapacani, y la Delegación Defensorial de Santa Cruz como veedora, reporta Erbol.

En el encuentro se acordó, mediante acta, tres puntos para la pacificación y el levantamiento del bloqueo: coadyuvar en el desarrollo del debido proceso al caso de los seis detenidos preventivos en Yapacaní; repliegue de las FFAA a la localidad de Santa Fe hasta que el bloqueo en esta población se levante; y el compromiso de las autoridades y dirigentes de este municipio para coadyuvar en la recuperación de los equipos de la Policía Boliviana y que ésta, a su vez, brinde seguridad a la población de esa región.

Potosí

Horas previas en Potosí, tras una reunión con los pueblos originarios de este departamento, que se desarrolló durante toda la jornada del viernes, y en la que participaron la Delegación Defensorial, la Policía Boliviana, FFAA y Comcipo, se logró que la marcha que este sector había convocado, se realice de forma pacífica por el centro de la ciudad potosina.

De igual forma, a través de su oficina en Oruro, fue parte de otra reunión convocada por autoridades departamentales en la que participaron el Fiscal Departamental, Comando Departamental de Policía, el Obispo de la Diócesis de Oruro, Comité Cívico y autoridades originarias de la Marka Qaqachaca, logrando que este pueblo originario se comprometa a apoyar la pacificación del país, señala una nota de prensa de la entidad defensorial.

Deponer actitudes

Mientras tanto, la secretaría general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), ante los graves enfrentamientos del viernes en Sacaba, Cochabamba, en los que perdieron la vida ocho pobladores del Chapare, llamó al Gobierno a deponer acciones de violencia.

«Llamamos al Gobierno Nacional a deponer actitudes de violencia excesiva contra los sectores movilizados y a esclarecer rápidamente las responsabilidades de todas las muertes acaecidas en estas tres semanas», se lee en el comunicado de la institución religiosa.

Enfrentamientos entre manifestantes cocaleros y la fuerza policial y militar en Sacaba, terminaron con la vida de ocho productores y dejó 115 personas heridas.

La Iglesia señala que “los bolivianos debemos ser capaces de consensuar unas nuevas elecciones libres para que el pueblo decida su futuro”.

«Una vez más, condenamos estos hechos y hacemos un urgente llamado a deponer actitudes de violencia. La vida es un gran don de Dios y no podemos disponer de ella. Nadie es dueño de la vida», señala el comunicado de la CEB.

Asimismo, exhortó a los movimientos sociales a manifestar sus demandas sin violencia y sin amenazas a la vida de los demás y «a los que tienen autoridad sobre los grupos movilizados les llamamos a la responsabilidad con el país y a promover actitudes pacíficas».

EL ALTO

Mientras tanto, habitantes de la ciudad de El Alto se encuentran divididos, unos van por la pacificación y desconocen a la dirigencia ligada al MAS, y otros mantienen su protesta y amenazan a la gente que no marche.

A pesar de ello, algunas zonas de la urbe alteña optaron con no asistir a las marchas y apoyan la pacificación del país, y que las nuevas elecciones a ser convocadas se realicen de manera transparente.

El Diario.