Decreto autoriza a militares a responder ataques armados

13

“El personal de las Fuerzas Armadas que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno y estabilidad pública, estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones actúe en legítima defensa o estado de necesidad, en observancia de los principios de legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad, de conformidad con el artículo 11 y 12 del Código Penal, Ley 1760, y el Código de Procedimiento Penal”, señala el artículo 3 del decreto 4078 firmado el viernes por la presidenta Jeanine Áñez y su gabinete.

El contenido de este artículo generó un gran debate en las redes sociales, en las que el documento comenzó a circular desde ayer en la mañana, por partes.

En contacto con Página Siete, el ministro de Defensa, Fernando López, sostuvo: “Es lo correcto, estamos cumpliendo una función constitucional, nos estamos defendiendo de una agresión. Por qué tendríamos que ser procesados si estamos defendiendo la vida de los bolivianos. Lo complicado sería que no tuviéramos ese decreto”.

La autoridad explicó que la norma fue firmada considerando que en los enfrentamientos que protagonizan cocaleros y otros sectores afines a Evo Morales, se evidenció la presencia de personas extranjeras armadas. “Está probado que hay extranjeros con armamento letal, gente de afuera que viene a matar a bolivianos. Este es un decreto de excepción que no se lo daría en marco pacífico”, sostuvo.

López añadió que el decreto 4078 establece que las Fuerzas Armadas sólo responderán con armamento cuando se enfrenten a una agresión armada, guardando la proporcionalidad. En ese contexto, aseguró que la norma “no tiene nada contrario a lo que es la legítima defensa”.

“ El espíritu de este decreto es que nosotros respondemos sólo y tan sólo haya una agresión armada y de manera proporcional a lo que reciben las Fuerzas Armadas de la otra parte. Nosotros vamos de manera persuasiva a ver los conflictos, no de manera agresiva”, sostuvo la autoridad.

En ese contexto, insistió que ni en circunstancias como las que se vivieron en Sacaba el viernes, cuando cocaleros afines a Evo Morales protagonizaron un enfrentamientos con las Fuerzas Armadas, que dejaron al menos ocho muertos, los militares “no dispararon ni una sola bala”.

“No hemos disparado ni una bala. En este momento todo lo que tenemos son elementos persuasivos, gases lacrimógenos, hasta el momento no hemos utilizado ni un cartucho”, insistió.

“Se tiene que investigar cómo se dieron esos fallecimientos. Hay indicios, no lo estoy asegurando, porque falta la pericia, de que todos los proyectiles de guerra fueron disparados por atrás. Y todos los heridos tienen proyectiles en las nalgas y en las piernas; todo eso fue provocado por la gente que estaba detrás de nuestros hermanos bolivianos”, sostuvo López.

Desde el domingo 10, cuando Evo Morales renunció a la Presidencia de Bolivia, tras conocerse el informe de la OEA que estableció que en las elecciones del 20 de octubre se hizo fraude, los afines a Morales comenzaron a protagonizar enfrentamientos violentos contra la población que se movilizó en defensa del voto. En muchos casos se vio a personas armadas, entre ellas muchas extranjeras.

Extranjeros armados

Desde el martes Cuando los militares salieron a las calles y ejecutaron operativos conjuntos con los policías, fueron cayendo extranjeros en posesión de armas, grandes cantidades de dinero y explosivos. Cubanos y venezolanos fueron identificados por la Policía, además de un exguerrillero de las FARC. El MAS habría contratado a campesinos peruanos para entrenar a bolivianos.

Pagina Siete.