Justicia beneficia a feminicida pese a su mal comportamiento

Tadeo Terceros fue sentenciado en 2019 por el feminicidio de Abigail Q. y hace una semana escapó aprovechando un descuido de un educador. Registró -además- un mal comportamiento en el Centro de Terapia para Varones -donde cumplía su condena-. Pese a esa situación, la justicia benefició al joven de 19 años y lo envió al Centro de Rehabilitación de Calahúma, un reclusorio de menor seguridad.

“La dirección del Centro de Terapia para Varones -donde estaba internado Tadeo desde 2019 por el delito de feminicidio- ha informado que él era una persona bastante alterada”, dijo a Página Siete la coordinadora departamental La Paz del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (Sepdavi), Claudia Choque Chávez.

Explicó que ese reporte se suma a otros actos de indisciplina; por ejemplo, en junio pasado, autoridades de ese Centro le “pescaron con un equipo celular y él, para evadir la sanción, pidió a uno de sus compañeros que se culpe por la tenencia del equipo y a cambio le pagaría 250 bolivianos. Luego de conocer el hecho, él estaba bastante alterado e incluso quiso faltar el respeto al personal del Centro. Ese comportamiento fue catalogado como conducta grave”.

Este hecho fue reportado a una jueza y por eso se solicitó que Tadeo salga para recibir terapia con un profesional en psiquiatría. “Precisamente en esa salida se dio a la fuga, ya cumpliendo una sentencia”, añadió.

La semana pasada, la Policía informó que Tadeo escapó mientras su educador fue a comprar medicamentos. Se presume que recibió ayuda de su padre Vladimir T. Dos días después, el joven feminicida se entregó.

Por esos hechos -según Choque- ayer se realizaron dos audiencias contra Tadeo. La primera fue para solicitar el cambio de recinto penitenciario y se solicitó que sea trasladado al penal de Chonchocoro.

Estela Quintana, tía de la víctima, dijo que la dirección del Centro de Menores solicitó que “él ya no retorne al lugar”.

La jueza Ninfa Sillerico determinó que Tadeo sea trasladado al Centro de Rehabilitación de Qalahúma de Viacha.

“Pensamos que la jueza ha sido benevolente con esa determinación”, dijo la jurista. Añadió que Tadeo está a menos de un mes de cumplir 20 años y debería ir a otro recinto de mayor seguridad y no a Qalahúma.

Algo que llama la atención de Choque es que el juez Douglas Borda -que presidió la audiencia de Tadeo por el caso de evasión- también envió al feminicida a Qalahúma.

“Pedimos San Pedro porque en este caso Tadeo ya estaba con un proceso ordinario y cumpliendo la mayoría de edad. (Solicitamos) que no se debe tomar en cuenta la Ley 548, tal como se hizo en el primer caso, pues en ese tiempo el sentenciado tenía 17 años. Fue cuando cometió el feminicidio”, indicó.

Añadió que Borda dijo que estará en ese centro mientras dure la etapa preparatoria. “Apelamos esa resolución porque no estamos de acuerdo que Tadeo vaya a Qalahúma porque el crimen primigenio de feminicidio fue aberrante”, explicó.

Abigail desapareció en 2019. Su familia la buscó y fue hallada sin vida en Achumani cerca de la casa de Tadeo, quien era novio de la joven de 18 años. Su cuerpo tenía 22 puñaladas y el cráneo destrozado. Fue golpeada por Tadeo con martillo y piedras. Además, con un cuchillo, el agresor dibujó una estrella en la espalda de la víctima.

Luego de ese hecho, Tadeo fue sentenciado a seis años de prisión porque era menor de edad, pero al cumplir 18 años debía ser trasladado al penal de San Pedro.

La tía de la víctima lamentó que a estas alturas, el feminicida sentenciado siga recibiendo beneficios. Indicó que la familia de Abigail debe seguir peregrinando por justicia. “Queremos que termine esto y ahora debemos volver a empezar con este proceso”, dijo. Añadió que ahora Tadeo tiene tres procesos. El primero por feminicidio y en el que se busca que sea enviado a Chonchocoro. El segundo es por evasión por su fuga. El tercero contra su padre por complicidad.

El feminicidio

Joven Abigail Q. tenía 18 años y comenzó a salir con Tadeo, pero debido a que él era muy posesivo, ella lo dejó. Él no aceptó la ruptura de la relación y la buscó para asesinarla.

Pérdida Abigail fue a la iglesia y nunca más retornó a su casa. Su familia se movilizó para buscarla e incluso fueron a denunciar sobre su pérdida, pero la Policía no aceptó.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más