Empadronamiento en duda por denuncias

1

El senador Yerko Núñez dijo que las denuncias contra el empadronamiento electoral confirma el fraude que está armando desde el TSE, mientras que la directora regional del Serecí en Riberalta indicó que la “operadora” no es del municipio.

La ciudadana Alicia Melgar denunció ayer que algunos pandinos se inscribieron en el padrón electoral del municipio de Riberalta, Beni, a cambio de dinero. Las boletas de registro más el dinero para pago a los empadronados (Bs 7.300) se le cayeron al hombre que operaba tal gestión.

“Ahí están al pruebas siete mil trescientos bolivianos (Bs 7.300) hemos tumbado (sic) para llevar a las personas al municipio de Loma Alta, hemos tumbado para que luego no digan que no tenemos pruebas, nos han brincado y arañado al quitarles las pruebas”, dijo Alicia Melgar, según la identificó el senador Yerko Nuñez.

En imágenes difundidas por redes sociales se pudo ver en las manos de la denunciante un fajo de billetes, donde afirmó que era parte de lo que se le retuvo a un hombre que pagaba a ciudadanos que se inscriban como si fueran del municipio de Loma Alta perteneciente al departamento de Pando.

También afirmó que tiene un video del momento en que le quitaron la secretaria de la Corte Electoral las pruebas de registros en otras poblaciones, las mismas registradas en casas particulares, lo cual significa que existen “afanes del Gobierno porque están complotando contra Riberalta”, apuntó.

Al respecto, Nolvia Guzmán, directora regional del Servicio de Registro Cívico (Serecí), en Riberalta, presentó una denuncia ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para que investiguen a funcionarios del Serecí Pando, donde fueron filmadas inscribiendo ciudadanos en el padrón electoral en la provincia Vaca Diez del departamento de Beni, se lee en el Twitter.

“Quiero sentar denuncia formal contra a Gleizi Nakashima, quien tiene el cargo de operadora notario electoral de Pando, ya que el día sábado mediante un video que circula en las redes sociales (…) se encontraba en instalaciones del Hotel Campos, presuntamente realizando registros biométricos con una estación correspondiente a Loma Alta y Gonzalo Moreno”, suscribe la denuncia.

El Diario.