Crecen las dudas sobre respiradores e intensivistas se declaran en emergencia

42

El Gobierno defiende el uso de los aparatos para emergencias y traslados, pero los especialistas dicen que estos podrían empeorar la situación de los pacientes que requieran de respiración asistida.

Las dudas sobre el uso de los 170 respiradores importados por el Gobierno y distribuidos en los departamentos más afectados por la pandemia del Covid-19 crecen, mientras el Gobierno defiende su uso en el traslado de pacientes y terapia intermedia, los especialistas indican que podrían hacer más mal que bien.

Ayer, la ministra de Comunicación, Isabel Fernández, defendió la compra de los respiradores, señalando que estos “alivian la presión sobre nuestro sistema de salud y los operadores”, agregando que “estos respiradores son los que salvan vidas de inmediato. Son los que te salvan antes de llegar a la terapia intensiva. Son más necesarios y más urgentes”.

Fernández aseguró que en la adquisición de los equipos no se cometieron errores. “Acerca de las preguntas o cuestionamientos que se han hecho sobre la adquisición de los respiradores, el Gobierno nacional aclara que no hay error en la adquisición de los mismos”.

De la misma manera, el ministro de Salud, Marcelo Navajas, acotó que el uso de estos equipos requiere una preparación mínima, tanto que un personal de salud sin ser un terapista, puede operarlo mientras se cambie al paciente a un respirador convencional.

“Estos respiradores ayudarán a que el paciente pueda ser trasladado, si no lo haríamos así, ese tiempo en que el paciente no estaría conectado con el respirador, no duraría y fallecería”, indicó.

Navajas agregó que el uso de estos equipos también servirá para poder llevarlos a zonas alejadas, para que puedan ser utilizados para el traslado de pacientes.

Por su parte, la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, en un comunicado, señaló que los equipos GPA Innova Respira de fabricación española importados por el Gobierno, indicaron que los equipos no cumplen con las especificaciones técnicas para el tratamiento de los pacientes con Covid-19 que pudieran respiración asistida, por lo que el uso de estos podría convertirse en un peligro para el paciente.

“Si bien la ventilación mecánica es una intervención que puede salvar vidas, también puede empeorar la lesión pulmonar del paciente crítico, a través de la Lesión Inducida por el Ventilador, además de contribuir rápidamente a la falla multiorgánica y al fallecimiento en pacientes con complicaciones severas del Covid-19 con el mal uso.

De acuerdo con los intensivistas, posterior al análisis en relación al respirador mecánico Respira, de ninguna manera este se podría utilizar en la UTIs, Terapia Intermedia o incluso para el transporte del paciente crítico, ya que, de acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS), estos equipos no cumplen ni con el 10% de las especificaciones técnicas mínimas “pudiendo ser un peligro en el paciente crítico”.

Por esta razón, la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva indicó que los médicos intensivistas del país “no se harán responsables” de las complicaciones secundarias al uso de los ventiladores importados por el gobierno, “ni de la irresponsabilidad de algunos colegas incitando al uso de medicamentos milagrosos sin ningún nivel de evidencia y grado de recomendación que implique su eficacia, distorsionando y creando una falsa expectativa en la población (conociendo que el 80% no requerirá ningún tratamiento específico)”.

Críticas por el precio

En las redes sociales abundaron también las críticas por el precio al cual fueron comprados los equipos médicos, el cual asciende a aproximadamente 29 mil dólares.

De acuerdo con algunos usuarios de redes sociales, el Gobierno habría comprado los respiradores con sobreprecio, ya que, equipos similares, comprados por otros países tuvieron un costo inferior.

Por ejemplo, el ex senador Paulo Bravo indicó que respiradores de similares características fueron comprado en Brasil por 9.000 dólares aproximadamente, mientras que en Bolivia, estos costaron 29.000 dólares.

De la misma manera, otros usuarios indicaron que el precio de venta de los respiradores comprados por el gobierno no supera los 10.000 dólares.

Ante estas críticas, el Gobierno anunció la presentación de un informe oficial sobre la compra de los equipos para el día de hoy, mientras que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entodad que financió la compra de los equipos, indicó en un comunicado que no presentó objeciones al proceso de combra y coadyuvo con el traslado de las máquinas desde Barcelona.

De acuerdo con información de medios internacionales, la pandemia del Covid-19 ha disparado los precios de los insumos médicos hasta en un 300%, debido a la alta demanda de equipos de protección personal y aparatos médicos en el mundo.

Página Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More