En medio de acusaciones, el MAS unido aprueba el PGE

El ala dura y los renovadores del Movimiento Al Socialismo (MAS) se unieron en la Cámara de Diputados para aprobar en grande y en detalle el proyecto de Ley del Presupuesto General del Estado (PGE) 2023, y lo remitieron al Senado para su tratamiento. Este paso fue impulsado ante el rechazo de los legisladores de oposición, quienes calificaron este mecanismo como “un atropello” al reglamento interno.

“Seguro les duele como hoy hay unidad en el MAS y estamos aplastando a la derecha. La impotencia que sienten es lo que les hace gritar como una granja de pollos y van a seguir gritando. Por ello, en ese sentido apoyamos y respaldamos este proyecto de ley que respeta los derechos para Cochabamba. Asimismo, apoyamos y respaldamos el modelo económico que permitió sacar de la extrema pobreza a miles de bolivianos”, dijo el diputado Héctor Arce, del ala dura del partido de Gobierno en la sesión de la Cámara Baja.

La anterior semana se llevó adelante una sesión maratónica en la Cámara de Diputados, en ella se rechazó el proyecto de ley del PGE 2023 debido a la votación de la oposición y del ala “evista” del MAS. Ante este inesperado resultado, la directiva del hemiciclo declaró un cuarto intermedio que se suspendió en dos oportunidades.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, se reunió con este sector para “explicar” los alcances del proyecto de ley y los legisladores regresaron ayer a sesionar. “En una reunión de más de cinco horas con el ministro, asumió ciertos compromisos con Cochabamba para que los proyectos importantes, macros, se hagan respetar e incorporar (en el PGE). Por esta razón nosotros hemos tomado la decisión de incorporar y, de frente al pueblo, estamos apoyando y respaldando este proyecto”, agregó Arce.

Ayer se reinstaló la sesión alrededor de las 10:30 y de forma inmediata llamaron a una “comprobación” de la votación, que está contemplada en el reglamento interno de la Cámara de Diputados. Se obtuvo 68 votos a favor y así aprobaron el proyecto de ley en grande ante el rechazo, las silbatinas y los gritos de opositores.

Enrique Urquidi, jefe de bancada de Comunidad Ciudadana (CC), calificó esta acción como “un atropello” para dejar de lado al rechazo que se dio en la anterior sesión al proyecto de ley de PGE. “La comprobación del voto no se la realiza una semana después. Es un instrumento que se lo emplea de forma inmediata cuando se dictamina el voto para revisar el resultado de una determinada votación. Esta comprobación debió realizarse en la anterior sesión, cuando se rechazó el proyecto del PGE y no ahora”, cuestionó.

Urquidi dijo que debió irse por la reconsideración del PGE, pero este camino se dejó de lado porque el partido de Gobierno habría necesitado dos tercios de los presentes, una cantidad de votos con los que no cuenta el MAS. “De forma temeraria y dejando un antecedente nefasto hicieron una interpretación convenenciera. La mayoría del MAS –arcistas y evistas– atropellaron el reglamento y obtuvieron una comprobación ilegal del voto y se pasó a discutir en detalle el PGE”.

La aprobación, artículo por artículo, siguió hasta las 18:00 en medio de debates que cuestionaban la forma en que se estaba aprobando el proyecto de ley y no el fondo de cada una de las disposiciones. Tras debates de 20 a 30 minutos por cada punto los legisladores masistas declaraban “suficiente discusión” y procedían a la votación sin dar margen a la oposición.

Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más