Disputas entre facciones del MAS buscan control del poder político

Tras las negociaciones y acuerdos anunciados por el oficialismo para viabilizar la aprobación del Presupuesto General del Estado (PGE), el diputado por la alianza Creemos, Erwin Bazán, aseguró que las disputas al interior del oficialismo no tienen que ver con lo ideológico sino por el control del poder político y económico.
En conferencia de prensa, el parlamentario cruceño descartó que las pugnas al interior del oficialismo sean de carácter ideológico, como se señaló de forma reiterada por legisladores del ala “evista” en los últimos días.
A criterio de Bazán, ambos bloques del oficialismo comparten características que los unen, a pesar de sus supuestas diferencias en aspectos ideológicos. “En el Movimiento al Socialismo no hay una disputa ideológica, las dos alas del masismo son la misma cosa y tienen signos que los caracterizan, el autoritarismo, la autocracia, el abuso de poder, el estatismo y el centralismo, las dos alas son la misma cosa”, manifestó el legislador.
En este sentido, afirmó que las diferencias coyunturales en el oficialismo deben entenderse únicamente como disputas por la administración de mayor poder para cumplir con pactos y otro tipo de compromisos que nada tienen que ver con lo ideológico.
“Hoy están peleados en una pelea que parece ser irreversible, pero es básicamente una diputa por el control del poder político y otras actividades que les genera poder económico y político a su vez”, dijo.
Por ello, insistió en que las disputas entre las facciones del oficialismo son exclusivamente de ese tipo, “de poder”, hecho que impide avanzar en la profundización de un proceso democrático en el país o la implementación de políticas para reconducir la economía nacional de cara al futuro. “Solo les interesa seguir reproduciendo el poder en favor de una elite que maneja el partido azul”, indicó.
Bazán finalizó señalando que una muestra clara de sus cuestionamientos es la polémica desatada en un bloque del oficialismo por causa del corte al financiamiento partidario mediante los aportes de funcionarios públicos, hecho que fue denunciado con indignación por parte de parlamentarios del ala “evista”.
“Ahora es una disputa por dinero, una especie de presión y chantaje político” aseveró el asambleísta cuestionando que el origen de los recursos en cuestión salga del bolsillo de funcionarios públicos que trabajan para el Estado.
El miércoles, tras una reunión con el titular de Economía, asambleístas del MAS denominados “radicales” anunciaron que se apoyará la aprobación de la Ley Financial que, la semana pasada fue rechazada por opositores y oficialistas del ala “evista”.
“Nos hemos reunido más de seis horas y con esa aclaración, departamento por departamento, ahora tenemos conocimiento del PGE y sabemos que otros proyectos se van a incorporar próximamente”, manifestó el diputado Gualberto Arispe, negando un supuesto bloqueo a la norma.
“Señalan que los diputados radicales están obstaculizando el PGE. Decir que estamos perjudicando es totalmente falso”, dijo.
Por su parte, el diputado Héctor Arce, denunció que desde el Gobierno se instruyó cortar los aportes de funcionarios públicos a la dirección nacional del MAS. “Hay una instrucción de parte de autoridades del Ejecutivo”, afirmó.
Anteriormente, el diputado Andrés Romero, de Creemos, había adelantado que el Gobierno del presidente, Luis Arce Catacora, enfrentará un constante chantaje de sus propios parlamentarios hasta el final de su gestión, muestra de ello es el conflicto generado entre las facciones del MAS por la aprobación del Presupuesto General del Estado.

El Diario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más