“Quizás la vida en el cosmos sea más extrema”

6

El hallazgo, en la alta atmósfera de Venus, de una molécula de gas fosfina de posible origen orgánico, puede considerarse el descubrimiento del siglo en las investigaciones sobre las condiciones de vida en el sistema solar, y “quizás la vida sea más común y extrema en el cosmos de lo que pensamos”, dijo la coordinadora Nacional en Bolivia para la Unión Astronómica Internacional (UAI), Daniela Ochoa.

Los telescopios James Clerk Maxwell, de Hawai y Alma (por sus siglas en inglés), de Atacama, y detectaron fosfina (o fosfano) entre 48 y 60 kilómetros de altura sobre la superficie hirviente del planeta vecino. En planetas rocosos como Venus y la Tierra solo la vida, ya sea humana o microbiana, puede producir fosfina.

“Fue el primer astro del sistema solar en ser visitado por las sondas de las misiones espaciales entre las décadas de los sesenta y setenta, el primer aterrizaje en Venus lo hizo la sonda de la Unión Soviética Venera 7, la que confirmó las altísimas temperaturas en su superficie entre 457 y 474 grados centígrados”, aseveró Ochoa.

En estos días podemos observar a simple vista con dirección al Este al planeta vecino durante el amanecer que estará en conjunción con la Luna, agregó.

Otra sonda, la Venera 8 reveló que las nubes formaban una capa compacta que terminaba a unos 35 kilómetros sobre su superficie. “En estos mantos superiores de las nubes de Venus, las condiciones son realmente hospitalarias y casi similares a las de la Tierra”, propuso el científico y divulgador Carl Sagan en 1967.

VIDA EN LAS NUBES

Sagan planteó que podría “haber vida en las nubes de Venus”. Publicó un estudio en el que especuló que podría haber seres macroscópicos, del tamaño de pelotas de ping-pong. “Como si fueran medusas flotantes que vivirían entre los gases tóxicos”.

Ochoa considera que, aunque las nubes altas de Venus tienen agradables temperaturas muy similares a la Tierra de hasta 30 grados centígrados, son increíblemente ácidas (alrededor del 90 por ciento es ácido sulfúrico), lo que plantea problemas importantes para cualquier microbio que intente sobrevivir en ese entorno.(CienciaBolivia)

El Diario