El complejo hospitalario se declara en quiebra financiera

23

Los directores de los ocho hospitales del complejo de Miraflores se declararon en quiebra financiera porque el Estado les debe más de 60 millones de bolivianos por la atención a pacientes a través del Sistema Único de Salud (SUS). Los profesionales de salud indicaron que no tienen dinero para pagar ni los almuerzos. Ante esta situación, los galenos advirtieron que a partir de hoy sólo atenderán consultas externas y ya no internarán a más enfermos.

“Los hospitales de tercer nivel que están dentro del complejo (el de Clínicas, de la Mujer, del Niño, el Gastroenterológico, el Tórax, el Instituto Boliviano de Medicina Nuclear, el Oftalmológico y el Hemocentro) nos hemos declarado en quiebra financiera porque el Estado no ha pagado por la atención a los pacientes a través del SUS”, informó el director del Hospital del Tórax, Édgar Pozo.

El médico explicó que el Estado realiza el pago de forma trimestral, pero lastimosamente este año sólo canceló el primer trimestre, por lo que todavía el Gobierno adeuda el segundo trimestre y ya está por cumplirse el tercer trimestre. “A todo el complejo nos deben 60 millones de bolivianos y no hay cuándo nos paguen”, lamentó.

La crisis en los hospitales se registró – según los directores- desde abril, cuando comenzó el incremento de casos de coronavirus. Pero la situación se agudizó entre junio y julio porque la presencia de la pandemia provocó que los establecimientos destinen los pocos recursos en la compra de insumos de bioseguridad.

Luego de seis meses de la presencia de la pandemia en el país, los hospitales ya no cuentan con recursos. “Ya no tenemos dinero ni siquiera para comprar los alimentos de los pacientes. Tampoco tenemos plata para comprar medicamentos y menos para contratar personal”, indicó el director del Gastroenterológico, Juan Guerra. El profesional contó que por el momento los hospitales viven de la caridad y la donación de instituciones que ayudan a los hospitales.

Guerra dijo que a partir de hoy el Hospital Gastroenterológico no internará a los pacientes a cirugía o terapia intensiva “porque no se puede atender sólo con las manos”. “Se requieren de medicamentos e insumos, entre otros”, aseguró y precisó que “sólo se brindarán consultas externas”.

El galeno indicó que lastimosamente esta situación “repercute en una deficiente atención al paciente”, además dijo que “(el enfermo) es el más afectado por la falta de pago”.

El director del Hospital de Clínicas, Óscar Romero, explicó que el nosocomio que él dirige aún puede generar recursos “a diferencia de los establecimientos, como el de Hospital de la Mujer o del Niño”. Pero el galeno aseguró que es necesario el pago de la deuda porque pese a generar dinero, este monto no es suficiente para atender a los pacientes.

Los profesionales de salud salieron a reclamar el pago de esos recursos en el marco de la Ley 1152 que pone en vigencia al SUS. Esta norma establece que las prestaciones de salud a toda la población boliviana serán cubiertas por el Estado, además el financiamiento de los productos en salud correspondientes al tercer y cuarto nivel de atención serán cubiertos con recursos provenientes del Tesoro General de la Nación (TGN), conforme las políticas implementadas por el Estado Plurinacional.

Ayer, los directores de los hospitales acudieron al Palacio de Gobierno para dejar una nota dirigida a la presidenta Jeanine Añez. En la misiva, los profesionales de salud demandan a la autoridad atención inmediata.

“Hemos hecho una nota para hacerle conocer a la presidenta Añez sobre la situación dramática de los hospitales, la muerte de personalidades en la salud y de enfermeras”, informó Pozo. Aseguró que recurren a la mandataria como máxima autoridad del país porque ninguna autoridad del Ministerio de Economía o de Salud atendió su demanda. “Nosotros le hacemos conocer que si no se está cumpliendo la Ley (1152), iniciaremos un juicio de responsabilidades al Estado”, dijo.

Romero indicó que ayer no se pudo entregar la carta y aseguró que hoy se dejará la misiva porque urge el pago de la deuda.

En el complejo hay tres centros Covid

Los tres centros Covid del complejo hospitalario de Miraflores –los hospitales de Clínicas, de la Mujer y el Instituto Nacional del Tórax- ya comenzaron a atender a pacientes, pero todavía no reciben los insumos ni los contratos prometidos por las autoridades. Los galenos piden la atención a todas sus demandas para evitar un posible colapso.

Hace más de dos semanas, el Hospital de la Mujer arrancó como centro Covid y pese a las carencias, el personal del establecimiento comenzó a dar atención con la esperanza de recibir todas las promesas anunciadas.

La anterior semana, el director del nosocomio, Yuri Pérez, dijo que el mayor problema que se tiene en el hospital es la falta de regulación de los contratos de los 39 profesionales que desde hace siete días ya fueron a trabajar. “Ya hemos mandado la documentación. Esperemos que salgan para que (el personal) se encuentre tranquilo”, explicó el galeno

Pagina Siete