“Debió sustituirme un aymara o quechua”

4

El senador y excandidato a la vicepresidencia por Bolivia Dice No (BDN), Edwin Rodríguez, afirmó que esa alianza política debió reemplazarlo con una persona de origen aymara o quechua como es él, en cambio, fue sustituido por una legisladora representante de la ciudad de Cochabamba – Shirley Franco- lo que refleja racismo y un “complejo de superioridad” de los Demócratas.

“Por ese complejo de superioridad racial que gobierna en las cabezas de los Demócratas de Santa Cruz, no se ha elegido a Rafael. (.) Si usted se fija, todos los blanquitos están en la cúpula de Demócratas y obviamente prefieren a alguien afín a ese lineamiento”, afirmó a radio Erbol.

El senador potosino, criticó que no se haya elegido al diputado suplente y aliado de Ortiz, Rafael Quispe, como su sucesor y denunció que éste también fue víctima de racismo por parte de esa alianza política.

Sabía que no iban a elegirlo a Rafael porque no tienen un comportamiento equilibrado para incorporar gente indígena originario campesina, dijo y recalcó que precisamente uno de los problemas por los que se alejó de BDN fue que los Demócratas lo excluían y no lo dejaban participar de reuniones y/o actividades públicas.

“A Edwin Rodríguez no lo dejaban participar en las reuniones para ver las estrategias de campaña, no lo dejaban participar a Edwin Rodríguez para ver de dónde se recaudaban los fondos. Edwin Rodríguez no sabía nada ¿Por qué? Porque no confían en los pueblos indígenas originarios campesinos, ellos quieren usarnos”, manifestó.

El 14 de agosto, Oscar Ortiz, confirmó que la jefa de bancada de Unidad Demócrata (UD), Shirley Franco, será su acompañante en el binomio presidencial. La legisladora llegó al Parlamento en 2015 con Unidad Nacional de Samuel Doria Medina, partido del que se alejó.

Para los Demócratas, la presencia de Franco representa la participación de las mujeres y los jóvenes que buscan que nuevos líderes gobiernen Bolivia.

Para Franco su candidatura representa a la “generación del no” que rechaza los liderazgos mesiánicos y caudillistas que serán enfrentados por los jóvenes políticos.

El Diario